edición: 2410 , Martes, 20 febrero 2018
Más capacidad para liberar provisiones

La caída de la morosidad no elimina el riesgo potencial de 100.000 millones en impagos

logo El descenso en 2017 confirma la mejoría de los balances del sector financiero, aunque con menos volumen de crédito

Juan José González
Desciende la morosidad del sector financiero en 2017 tras un nuevo recorte en los créditos impagados por debajo, por primera vez en siete años, de los 100.000 millones de euros. Buenas noticias para la economía en tanto que disminuyen los impagos y la morosidad del sector, que se recupera desde aquel 13,6% de diciembre de 2013, su máximo histórico, hasta el 7,8% del cierre de 2017 que acaba de publicar el Banco de España. Se podría asegurar que si no fuera por la caída del crédito, que baja en este mismo ejercicio un 3%, la ratio de morosidad se presenta como uno de esos brotes verdes imprescindibles en cualquier recuperación económica que se precie. Pero en todo caso, la caída de la morosidad, una especie de enfermedad crónica del sistema financiero, con personalidad propia en el español, es una buena muestra de la capacidad de recuperación del sistema crediticio y, por tanto, de la actividad económica del país. Sería también un buen indicador para otros parámetros de la economía general, dada su correlación con el desempleo, la inversión, el mercado bursátil o el consumo privado. Sirva de ejemplo que; a un aumento del desempleo le corresponde en un 90% el aumento de la morosidad. Y que casi en la misma proporción (correlación) la morosidad se proyecta sobre la actividad económica y el consumo. Con todo, no hay que perder de vista el volumen de morosidad actual, un riesgo latente y potencial peligro para convertirse en impagos y fallidos.
Leer más...
LA OREJA DE LARRAZ

El interés de las petroleras en el gas está vinculado al futuro del automóvil y las energías renovables

logo Los grandes eventos internacionales del sector comienzan a programar jornadas monográficas

Carlos Schwartz
Los  grandes eventos internacionales de la energía han girado hasta ahora en torno a a estrella de las materias primas: el petróleo. El mercado de este producto supera en volumen y valor al conjunto del mercado del resto de las materias primas. Sin embargo la industria petrolera ha comenzado a ceder terreno al gas natural. La clave del incremento de la importancia de este combustible está directamente relacionada con el futuro del automóvil cuya existencia como medio de transporte universalizado en toda la superficie terrestre es uno de los principales consumidores de los productos del petróleo a escala global. Los fabricantes de automóviles por su parte han acelerado de forma difícil de prever hace cuatro años sus planes para la introducción de doble motorización en casi todos sus modelos en producción en un horizonte muy próximo. La adopción del motor eléctrico está destinada a transformar la industria del automóvil y al mismo tiempo su introducción supone una paulatina caída del consumo de combustibles fósiles en los motores a explosión interna. Algunas petroleras discrepan sobre la velocidad a la que el cambio se va a desarrollar, pero el grueso de la industria se ha mentalizado de forma creciente al cambio en ciernes. 
Leer más...

Toque de Tentenublo

Reinventar, ajustar... despedir no más

Juegan dos banqueros un juego nada original, ya visto: la reinvención. En la diversión vienen a converger los dos más divergentes; doña Ana Patricia y don Francisco, nada que ver la una con el otro y ni este con aquella, dos mundos, galaxias lejanas: un huevo y un plátano hallarían algún parecido. Ellos, ninguna. Y sin embargo, con sus cohortes, rodeados de activos y pasivos, amenazan con reinventar (inventar otra vez) la banca.

En el juego se adelantó don Francisco, tres años ha, cuando se empeñó en editar cuestiones de nuestro tiempo bajo la bandera "reinventar la empresa en la era digital". Quizá porque no le gustaba la empresa y menos el banco, al que nunca le ha cogido las vueltas. Sus editores -una planta más abajo- se temieron lo peor: "éste nos va a fumigar". Visionarios: la plantilla comenzó a menguar. Quiso explicar que reinventaba para que la gente entendiera las poderosas fuerzas que cambiarían todo. Y todo fue en vano.

Al juego se suma ahora, desfasada, doña Ana Patricia, con igual martingala: reinventar la banca -dice- para subirse al carro del desafío global. Ella se lanza al reinvento tras fumigar a una parte de los suyos y en plena indigestión de un banco regalado. Algunos de los suyos -en privado, claro- sospechan que se ha confundido de verbo, que no era reinventar, sino reciclar. Se temen, como los visionarios de don Francisco, que habrá una segunda fumigación.

Una y otro, muñidores de una pretendida reinvención de la banca, acaban mostrando que no se trata de una idea original ni mucho menos innovadora, sino que es algo así como pretender reinventar la rueda, la pólvora o la misma gaseosa. Su reinvención no tiene que ver con el negocio bancario sino con los ajustes de personal. Y en esto don Francisco es pionero, con 6.000 trabajadores menos en tres años, cifra que ella pretende superar por la vía de la reinvención.

Leer más...
Observatorios

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...