edición: 3002 , Viernes, 3 julio 2020
Sin Presupuestos de crisis hasta 2021

La subida de impuestos obliga al Gobierno a garantizar compromisos con la sociedad

logo Sin margen fiscal, desbordado por la coyuntura y a la espera de conocer el volumen y los plazos de las ayudas europeas, el Ejecutivo, también sin Presupuestos, se enfrenta a la necesidad de ofrecer garantías de compromisos con la ciudadanía y las empresas

Juan José González
El Gobierno afirma que aún no ha comenzado a elaborar los presupuestos. Se refiere a los de 2021, por supuesto, una vez certificado que las cuentas para el presente son imposibles de acordar siquiera con los actuales apoyos de legislatura. Funciona el país con las cuentas heredadas, y ajustadas según la coyuntura a los problemas puntuales. En realidad no hay cifras; solamente disposiciones de crédito, gastos a discreción, dinero que sale de la caja. Es la dinámica similar a una caja al uso en las tiendas de ultramarinos de antaño. La contabilidad nacional se mueve hoy en términos caseros y con criterio de urgencia, y de conveniencia. Los empresarios no están muy preocupados: intuyen que la caja deberá esperar a las recargas europeas, el rescate millonario aún sin acuerdo que pretende ser el primer éxito de gestión de la nueva presidencia de la Unión Europea, este semestre a cargo de Alemania y su Canciller Angela Merkel como colofón y cierre a una carrera política que dejará huella. El Gobierno utiliza una coartada política para justificar la renuncia a la elaboración presupuestaria en la existencia de multitud de incógnitas. Por un lado, las internas, con una evidente imposibilidad de evaluar el impacto económico del golpe de la pandemia. Y por otro, la incertidumbre sobre el cuánto y el cuándo de las ayudas europeas.
Leer más...

La mayoría de las navieras de la UE dicen que suspenderán las inversiones para reducir emisiones

logo El sector marítimo estima que no habrá una recuperación rápida del tráfico mercantil pos pandemia

Carlos Schwartz
La Asociación de Propietarios de Barcos de la Comunidad Europea (ECSA, por sus siglas en inglés), una cámara empresarial de propietarios de naves que controla más de la mitad de la flota mundial, ha efectuado una encuesta entre sus miembros sobre el efecto de la pandemia sobre la actividad de las navieras. En el estudio se destaca el hecho que el 44% de las navieras considera que las inversiones para reducir las emisiones de los motores marinos se cancelarán de forma definitiva por la imposibilidad financiera de hacerles frente. Un 30% de los encuestados dijo que con el tiempo se volverá a los trabajos para ajustar la industria a las nuevas normas de emisiones marinas pero en menor medida que lo previsto, y un 26% considera que se reanudarán las inversiones tal como estaba previsto. Esto sugiere que dos tercios de los propietarios de barcos ponen en cuestión el volumen de inversión para la reducción de emisiones. Respecto del tráfico marítimo un 74% de los encuestados considera que no se recuperará la normalidad en el 2020. Y respecto del empleo el 66% de los encuestados opina que se volverá a tener la misma plantilla de marinos que antes de la pandemia y el 56% que lo mismo ocurrirá con el personal administrativo. En enero este año entró en vigor el acuerdo internacional para la reducción de emisiones en la flota internacional tras varios años de debate sobre las normas de emisión de los motores marinos que utilizan un combustible con mucho contenido en azufre.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Reconstrucción o construcción

La salida de empresas industriales de la geografía española ya no es una sucesión puntual de cambios estratégicos que solían responder años atrás a factores de costes o de simple logística. Ahora casi se podría hablar, apurando un poco el término, de éxodo industrial. Así cabe interpretar el desfile de grandes empresas multinacionales que han decidido cambiar de escenario, de mercado, de país. Se fueron Siemens-Gamesa, se va Nissan y con ella Alcoa mientras preparan la maleta otros gigantes como Airbus, con medio pie en el aire.

Una primera respuesta oficial a ese éxodo industrial habla de la oportunidad de reconstrucción del roto provocado por la crisis reindustrializando y cubriendo los espacios ahora abandonados por las empresas multinacionales que, todo hay que decirlo, salvo excepciones, eran industrias tan maduras que ya estaban muy cerca de la obsolescencia. En este sentido, si un constructor de automóviles abandona su producción en España, la reindustrialización debería centrarse en invertir en, por ejemplo, baterías eléctricas para los futuros vehículos, algunos que ya están en el mercado, y otros que vendrán en poco tiempo.

Pero reindustrializar sale caro, es costoso y sus resultados, para bien o para mal, tardan en llegar. Luego es una apuesta de futuro, una decisión arriesgada que toman los Gobiernos. El caso de Argentina nos trae a la memoria que la apuesta tiene un precio, y muy alto, si la decisión no cuenta con la planificación adecuada. En el caso español, industrializar de nuevo, supone aumentar el peso del sector industrial en el PIB, lo cual, seguramente, restará recursos y peso en la generación de riqueza nacional a la agricultura, los servicios o la construcción.

Invertir en nuevas industrias en 2020 y siguientes supone contar con investigación potente, con tecnologías punta y con recursos considerables que, probablemente no estén disponibles para nuevas aventuras industriales en los próximos años. Apostar por reindustrializar es una opción arriesgada, como siempre ha sido y obliga a endeudarse aún más. El Gobierno está obligado a elegir ya entre industrializar ahora o esperar a que escampe. Si elegir significa renunciar, la decisión más urgente que deberá tomar el Gobierno estará orientada a crear puestos de trabajo, algo que no suele producir efectos inmediatos en la industria. Así que seguramente la reindustrialización española consistirá en construir viviendas, algo que a largo plazo no suele ser la mejor opción. Pero es lo que hay.

Leer más...
Observatorios

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...