edición: 2413 , Viernes, 23 febrero 2018
Las familias limitan más el riesgo

Señales de inquietud por la `entrada en calor´ del mercado de la vivienda

logo Los inversores tratan de averiguar a qué distancia podrían encontrarse los actuales precios de otra nueva burbuja inmobiliaria

Juan José González
A vueltas con que si el inmobiliario español ya está en plena expansión de la burbuja o, si por el contrario, vive una situación normal, de recuperación razonable. Todo parece indicar que los españoles regresan al mercado de la vivienda con mayores recursos, con alegría pero con prudencia, con ahorro acumulado y menor crédito hipotecario, es decir, como parte de una decisión razonable, con la cabeza, con menor riesgo y menores cargas financieras. Las familias miran desde hace unos meses hacia el mercado de la vivienda, conscientes de que continúa en situación de sobrevaloración, alrededor del 18%, según los expertos, algo muy razonable si se compara con los históricos del 80% que registraba el sector allá por 2007. La cifra es indicativa y muy ilustrativa respecto a que el español no está considerado hoy día como uno de esos mercados de alto riesgo, lejos de otros mercados que sí lo son, como Suecia o Bélgica, por citar dos ejemplos. Lo cierto es que el sector vive la misma intensidad de la recuperación económica y las previsiones de que la expansión de la economía se mantendrá en niveles aceptables en los próximos tres ejercicios refuerza y da seguridad a las unidades familiares y a los inversores que deciden regresar al mercado de la vivienda. Aumenta la demanda de vivienda nueva y usada y se anima el mercado de alquiler, ambos a diferente ritmo e intensidad. Se mantiene estable el endeudamiento y el crédito hipotecario, muy controlado, muestra que la experiencia pasada ha servido para delimitar y situar los riesgos en su justa medida, lo que hace pensar que no hay burbuja inmobiliaria.
Leer más...

El aumento de los tipos de interés sofoca a las eléctricas estadounidenses y amenaza a las europeas

logo Los tipos de interés excepcionalmente bajos han generado inversiones insostenibles en las renovables

Carlos Schwartz
Los tipos de interés han subido en Estados Unidos en los últimos dos años realmente poco. Pero han subido. Por añadidura la expectativa es que suban más en el corto plazo. El temor a estos cambios ha forzado un aumento de la rentabilidad de la deuda pública y la renta fija en general, lo que determina un incremento de los costes financieros para las empresas. En Europa el fantasma de menos liquidez y tipos al alza todavía se despereza y nadie parece tomarlo muy en serio. En el sector de la energía esto se nota con claridad. El efecto combinado de tipos de interés más altos y una reducción del tipo fiscal del 35% al 21% ha sido una caída del índice S&P500 para el sector de las empresas de energía del 13% desde noviembre pasado. Una expresión de estas dificultades ha sido el anuncio de una de las mayores del sector Duke Energy que esperaba recaudar 2.000 millones de dólares este año con una ampliación de capital y que recortará su plan de inversiones a cinco años en 1.000 millones de dólares mientras el consejero delegado de la empresa afirmaba que la venta de acciones era necesaria para mantener la fortaleza de su balance. 
Leer más...

Toque de Tentenublo

¿Vigila la CNMV?

Una sociedad presenta resultados anuales o trimestrales positivos, muy buenos o superiores al consenso de analistas y los inversores castigan al valor o compran a la baja. Es un contrasentido, debería ser justo la decisión inversa pues, en la medida en que se han conseguido buenos resultados al mismo tiempo que sorprender a la comunidad analista, los inversores se deberían volcar en la sociedad. Pues nada.

Algo así, por no decir lo mismo, se acaba de vivir en Iberdrola: buenos resultados, mejores perspectivas, planes de futuro sólidos, confirmación de ganancias y de dividendo junto a un plan de inversiones ambicioso que asegurará la buena marcha futura de la eléctrica. Y tampoco, batacazo bursátil, seguramente a cargo de jugadores a la baja que hoy especulan más con las declaraciones y el futuro de las renovables que confían en los resultados obtenidos.

La práctica habitual, esto es, palo de ventas tras el anuncio de buenos resultados, se viene repitiendo con inusitada frecuencia en los últimos años y sin que el supervisor de los mercados, la CNMV, se haya pronunciado o emitido alguna opinión, razonamiento o explicación. Porque lo cierto es que se trata de un fenómeno -`contrafenómeno´ se diría- pues si hay algo en los mercados que siempre ha cotizado al alza esas han sido las buenas noticias.

Empero llama la atención que la práctica habitual en cuestión, y dejando a un lado la de Iberdrola, tiene lugar en situaciones de mercado donde el resto de variables que conforman el escenario, y que serían susceptibles de modificar el sentimiento inversor en el sentido de las ventas, no han registrado cambio alguno ni modificación sustancial que justifique el comportamiento inversor (de salida). Luego, cabe sospechar que los interesados en las posiciones bajistas se hayan dedicado a `calentar´, en este caso, la eléctrica, en las sesiones anteriores para asestar un mayor mazazo al valor y obtener mejores ganancias. La CNMV debería vigilar estas malas tretas.

Leer más...
Observatorios

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...