edición: 2740 , Lunes, 17 junio 2019
Un plan estratégico que limpia personal, directivos y fortunas

Banca March sufre en el cambio generacional, pierde directivos, clientes y reputación

logo Los resultados de la estrategia del joven Juan March no cumplen las expectativas del consejo de la entidad, lo que hace sospechar una profunda reflexión en el grupo

Juan José González
Aquellos viejos tiempos de beneficios, prestigio y futuro industrial cuando a Carlos March se le ocurrió la idea de aglutinar las participaciones familiares en un holding de nombre Corporación Financiera Alba que lanzaría al mercado con activos superiores a los 4.300 millones de euros. Pero el negocio bancario ha dado un giro copernicano desde mediados de la década de los ochenta. El giro estratégico del junior familiar Juan March de la Lastra no funciona, y el grupo financiero familiar vive momentos de indecisión, incertidumbre y problemas que se están llevando por delante clientes, que reintegran su patrimonio de la Sicav y otros productos, directivos con talento y de siempre, que huyen a otras sociedades de inversión y, finalmente, prestigio: el comentario más reciente en el mercado de la banca privada ("March ya no es lo que era") ilustra en sentido estricto el ambiente y la pérdida del prestigio al que hoy llaman en todas partes "reputación". El grupo es hoy una suerte de queso Gruyère que trata de recuperar la clientela perdida a golpe de compras de cartera a terceros, fichar joven talento (inexperto) para cubrir las numerosas salidas del banco y recuperar el prestigio y reputación de la que March presumía décadas pasadas.
Leer más...

Los inversores hacen caso omiso de la exorbitante valoración de las plataformas digitales

logo La salida a bolsa de tecnológicas con pérdidas recuerda la burbuja punto com de hace 20 años

Carlos Schwartz
Este año se cumplen 20 de un mercado que invertía de forma desaforada en compañías innovadoras del sector tecnológico vinculadas a los albores de la actividad mercantil en Internet. En 1999 esas empresas tocaron máximos en el mercado bursátil estadounidense, a pesar de que muchas de ellas lo único que habían logrado, desde el punto de vista de sus balances, era acumular pérdidas. El mercado este año sigue ávido de las plataformas tecnológicas que buscan obtener por la vía de una salida a bolsa capital para hacer frente a su desarrollo. Pero lo cierto es que pocas, entre las que se presentan al regulador para obtener el visto bueno para su venta inicial de acciones a los inversores en los mercados oficiales, tienen beneficios. La norma son las pérdidas. El mes pasado la plataforma Uber, base de los vehículos turismo con conductor (VTC), salió a bolsa logrando una capitalización de 80.000 millones de dólares pese a proyectar pérdidas para 2019 del orden de los 5.400 millones de dólares. Con el telón de fondo de serios obstáculos con reguladores en algunos países del mundo, una empresa que en general requiere de licencias administrativas y puede tropezar todavía con impedimentos significativos a su desarrollo entre otros en la esfera laboral, se ha convertido en el paradigma de las valoraciones superlativas.
Leer más...
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

La desaceleración española se materializa a un ritmo más lento

Servicio de Estudios de CaixaBank
Fruto del desvanecimiento de los vientos de cola que apoyaron el fuerte crecimiento de los últimos años, la economía española encara una transición hacia ritmos de avance más suaves y acordes con la madurez del ciclo. La moderación del crecimiento, sin embargo, se está produciendo algo más lentamente de lo esperado. Por ejemplo, en el 1T el PIB avanzó un 0,7% intertrimestral (2,4% interanual), un ritmo 0,1 p. p. superior al del trimestre anterior.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Alimento para cotillas

La publicación del patrimonio, bienes e intereses de los parlamentarios recién elegidos en las urnas, se ha convertido en materia de chismorreo y habladuría nacional, en alimento balsámico eficaz para tertulias, conversaciones en bares y demás lugares públicos y privados. El morbo que exhala información y conocimiento tan personal y privado, callado y discreto, para envidiosos y cotillas es de tal intensidad que observado por la psiquiatría tradicional convendría en certificar que se trata de una enfermedad crónica, en algo propio del ADN cultural de la raza hispana.

Según parece, y sea todo en aras de la mayor transparencia de quienes son o serán nuestros representantes políticos, las declaraciones de bienes de sus Señorías vienen a quebrar la intimidad personal o a provocar la debilidad de la misma justificada también (no sólo en la transparencia) por la presunción de evitar malignas y perversas tentaciones hacia prácticas corruptas o inapropiadas, es decir, al robo, al tráfico de influencias y otras maldades de malas artes así consideradas por el Código Penal.

Dejando a un lado que la negación de la transparencia no constituye un acto de reconocimiento explícito de anomalías o singularidades en el patrimonio personal, lo que claramente ha provocado el rechazo de numerosos personajes tentados por los partidos políticos para ocupar cargos públicos, la transparencia total y absoluta de los bienes, derechos e intereses personales se convierte en un arma arrojadiza, en elemento bélico de destrucción y ataque al servicio del enemigo si, llegado el momento, fuera necesario su uso.

La declaración de intereses es, por tanto, el paño, la materia prima ideal para clasificar, señalar, encasillar, catalogar y marginar a quienes por razón y obligación del cargo público al que aspiran, deben observar su cumplimiento. Un sistema de transparencia, al tiempo que destrucción de la privacidad, injusto y que para evitar sus efectos perniciosos debería contar con una regulación más inteligente, protectora y prudente. Eliminaría las enfermizas pasiones del fisgoteo y con ellas a los cotillas, especie de fuerte arraigo en la sociedad española y, de paso, se ganaría en intimidad y discreción, virtudes tan escasas como abundantes los hurones.

Leer más...

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...