edición: 2742 , Miércoles, 19 junio 2019

La extinción de las obras públicas pone contra las cuerdas a las grandes constructoras españolas

logo Las cuentas de resultados se alimentan como pueden de las oportunidades en el mercado exterior

Carlos Schwartz
“No hay obras públicas. En general… en España no se puede pensar en puertos ni aeropuertos. Virtualmente ya no se puede mover una piedra en esas infraestructuras. Habría que cerrar aeropuertos y los puertos tiene problemas para rentabilizar algunas de sus instalaciones. Las terminales de carga sufren por la caída del comercio internacional y no explotan todo el espacio disponible en los muelles. Hay concursos para ocupar superficies que se declaran desiertos. Esto hace que las grandes constructoras tengan serios problemas para rentabilizar su capital”, señala un consultor del sector de infraestructuras que asesora a fondos especialistas. Esta es una de las explicaciones del porqué los fondos de infraestructuras están de gira permanente y se pelean como fieras por entrar como socios en cualquier operación. El anuncio de un Plan de Inversión en Carreteras, el denominado PIC, o Plan Juncker, atrajo de inmediato en 2017 a los fondos de infraestructuras que se alinearon junto con las constructoras para un plan que tenía previsto un 40% de financiación de la Unión Europea (UE), un 40% público privado donde entraban constructoras y fondos de inversión y un 20% aportado por el Estado español. El plan desarrollado por el ministro de Fomento del Gobierno de Mariano Rajoy, Íñigo de la Serna, quedó en nada tras la moción de censura. 
Leer más...
El BCE, alarmado, en estado de alerta

El Banco de España envía a la banca un mensaje de riesgo elevado, de tormenta perfecta

logo El sermón del regulador al sector transmite nervios e intranquilidad por la desaceleración de la economía y no oculta su preocupación por la solvencia (insuficiente) y la rentabilidad (en riesgo)

Juan José González
Insiste el Gobernador del Banco de España en que el colchón de seguridad que le aportan los niveles de solvencia, por encima de los mínimos fijados por la regulación europea, han mejorado frente a los riesgos futuros que habían calculado los test de estrés. Y que, incluso, superaban la ratio de endeudamiento del promedio europeo. Si esto es así, sigue sorprendiendo la reiterada persistencia del regulador en apremiar a los bancos para que perseveren y aumenten sus niveles de solvencia, los cuales, a pesar de las alabanzas y elogios considera insuficientes. La comunicación que mantienen regulador y sector bancario es un juego que suele precisar traducción especializada para averiguar las verdaderas intenciones de los mensajes del primero. Y en este sentido, habría que interpretar que la petición machacona del regulador, que subraya el carácter relevante que tiene la ratio de solvencia, tiene que estar relacionado a la fuerza con la intuición o certeza del Gobernador del Banco de España sobre la existencia de un riesgo cierto, de unas cifras que presagian turbulencias o curvas para el sector bancario. Como bien asegura el Gobernador Pablo Hernández de Cos, la solvencia está en la primera línea de la defensa de los bancos frente a crisis sistémicas. Si la insistencia en el aumento de la solvencia responde al temor de un hecho cierto, previsible o esperado, es obvio que el regulador debería ser más directo y más claro, porque es probable que no esté llamando a los problemas por su nombre.
Leer más...

Belvedere

IAG a lo suyo… los intereses de Reino Unido

La sorpresa vino de IAG. Ya saben, la británica que dicen que española pero que no lo es y eso le crea serios problemas en el caso de un Brexit duro. Su peculiar presidente, Willie Walsh se sacó de repente una carta de intenciones para comprar 200 aviones 737 MAX, el fiasco de Boeing. Y Boeing es una empresa estadounidense en horas muy bajas. Y Trump estuvo por Londres hace unos días paseando su desquiciamiento habitual.

Leer más...

Toque de Tentenublo

BBVA, el banco de Villarejo

La escena, patética; el actor, un fracaso; la trama, el escándalo. Carlos Torres, presidente de BBVA, antes el banco de FG, ahora el de Villarejo, sigue enrocado en su tablero, atrincherado en la sede (`el huevo´) simulando distancia y ajeno a la investigación policial y de la Audiencia Nacional sobre el escándalo que ya ha teñido de oscuro (no de azul) el banco. Un banco que vive sin vivir en él, con imagen desconcertada fruto de la inseguridad interna y reflejo de un lider perdido.

Porque cada intervención pública de Torres se convierte en un espectáculo melodramático, un trago para el heredero de Francisco González. Suerte que no se prodiga, más bien, se esconde. Mala suerte que cuando le pillan (como el otro día en Santander) no pueda regatear las preguntas y, dada su carencia en el quiebro, el actor queda en evidencia -'déshabillé'- al descubierto porque son inevitables las preguntas e ineludible el asunto Villarejo. 

Su mandato se torna así oscuro, incómodo e infecundo desde que FG le pasara el testigo. Perdido entre resultados negativos, problemas externos e incertidumbres, la coyuntura le niega cualquier alegría. Sabe que los trabajos de la Justicia son lentos y que, en todo caso, no auguran buenas noticias, no se esperan excusas ni pretextos. Porque el caso Villarejo, en principio, la pena de muerte de FG en su día, le ha salpicado, saturado y colmado de la mala fama que expelen los escándalos cuando estos son graves y dañinos.

Como asegura Torres, la investigación sigue su curso. Claro que sí, pero el escándalo se ha llevado por delante la reputación del banco y se mantiene dentro como un virus corrosivo. Torres, impasible el ademán, sigue a lo suyo, como si el fiasco no tuviera nada que ver con el BBVA. El chasco del presunto espionaje y presuntos encargos y pagos, forman una densa, extensa y monumental sombra que cubre y supera las dimensiones del banco. Las autoridades de la SEC siguen el asunto Villarejo porque es el asunto BBVA. No parece que Torres y su equipo, como tampoco el espectro de su consejo de administración, le estén echando talento a tan viscosa materia como es el escándalo Villarejo-BBVA. Así se consume Torres y el BBVA.

Leer más...
Observatorios

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...