edición: 3052 , Miércoles, 23 septiembre 2020
En las quinielas sólo aparecen sumas, pero de problemas

Las grandes fusiones en España, en estricto sentido de negocio, ya están agotadas

logo Despejadas las potenciales aportaciones de los candidatos, las posibles fusiones que combinarían Santander, BBVA y Sabadell sólo sumarían problemas y carecerían de sentido estratégico. Y, por supuesto, nada de rentabilidad ni grandes beneficios

Juan José González
La música continúa sonando pero la pista de baile se ha quedado vacía. Y el público ha abandonado la sala. Los pretendientes, una vez valoradas sus posibilidades, no encuentran estímulos suficientes para el cortejo y se retiran. Lo cierto es que tras la primera pareja, Caixabank y Bankia, las opciones disponibles, o son complejas o resultan imposibles. Encaje difícil, se sospecha, a tenor de las hipótesis resultantes de sumas de entidades bancarias disponibles y dispuestas para conformar un futuro mapa bancario. Al menos, en el primer nivel, el local, terreno de juego (o pista de baile) donde se sustancia el espectáculo. Tras la fusión en marcha de Caixabank y Bankia los pretendientes, potenciales o aspirantes, o han perdido interés por los movimientos corporativos, o es que todos o casi todos tenían pensadas propuestas para Bankia. La realidad es que hoy la pista de baile está vacía, sin luces ni público a pesar de que la música continúe sonando. El mercado ha valorado positivamente la unión Caixabank-Bankia, con distintas cifras, como corresponde a sus particulares situaciones patrimoniales, pero la aceptación es buena y generalizada. El mercado consideraba que esta fusión sería la primera y que el resto vendría a continuación, también con grandes operaciones, entre los más grandes. Y grandes son Santander, BBVA, Sabadell y para de contar.
Leer más...

Deutsche Bank planifica el cierre de 100 de sus 400 oficinas con el objetivo de aumentar su ahorro

logo La empresa negocia con los sindicatos 18.000 despidos acordados en 2019 en su plan de reestructuración

Carlos Schwartz
El primer banco de Alemania, Deutsche Bank, que se encuentra en un proceso de reestructuración desde el año pasado tras fracasar un intento de fusión con Commerzbank impulsado desde el gobierno de coalición por el ministro de economía, el social demócrata Olaf Scholz, anunció una nueva reducción de sucursales. El banco dijo que va a cerrar el 25% de sus sucursales actuales que son apenas 400 en territorio alemán. Estas son las que quedaron de un proceso de cierre de sucursales de 700 a 500 en una decisión anterior. El banco informó en el contexto de esta noticia que durante el pico de la pandemia las visitas de los clientes a las sucursales cayeron a cero, pero que además la dependencia respecto de las sucursales había bajado de forma significativa tras la crisis sanitaria con lo cual el nivel de sucursales actual no estaba justificado. El banco informó que la medida tenía además como objetivo reducir costes, es decir producir ahorros. El ejemplo es curioso porque Alemania es un país de 80 millones de habitantes, es decir el doble que España, donde un banco como Caixabank tiene en torno a 4.000 sucursales y oficinas, una cifra en línea con las del Santander, mientras que Bankia está entre 1700 y 2000 según las fuentes.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Los March, en fuera de juego

No son buenos momentos para nadie. La crisis golpea sin preguntar nombre y apellidos. Los March, la familia March, viven una marejada virulenta -de virus- y las cuentas no salen como gustaría. El deterioro financiero del grupo (Corporación Financiera Alba y por ende Banca March) es notorio. Caen las cifras de Alba, la base que alimenta cerca del 75% del banco. Y cae también el interés por un banco que se autoexcluyó del sector bancario español pero que ahora se sitúa en un claro fuera de juego.

El mundo, el sistema financiero, los mercados y el movimiento de capitales transitan por momentos de cambio intenso, de mutación hacia nuevos instrumentos, instituciones, mecanismos, normativas, sectores, grupos, etc. a los que el sector bancario no es ajeno. Se mueven todos: acuerdos, fusiones, ceses o desaparición de actividades, cambios de negocio... todos se mueven menos los que no se mueven, los observadores de movimiento, pasivos. 

Hoy los petroleros venden energía eléctrica; las telecos se apuntan a la energía solar; el automóvil promociona seguros y se vuelca en el negocio del crédito. Son algunos ejemplos. Pero la banca se hace mayor, cada vez más, y crece a lo bestia. Las tecnológicas son ahora vendedoras de todo: préstamos, servicios, distribución... de todo lo que se pone a tiro, de todo lo que se financia y consume. Y los March con su Alba a cuestas (o Alba con sus March a rastras) en lo mismo, lo de siempre y perdiendo dinero.

En otro mundo, aislados (en su Mediterráneo) al margen de la banca que se mueve, perdiendo el ritmo de las tendencias de los mercados. Falla la estrategia, pierden dinero; casi un 40% en lo que va de pandemia; números rojos por doquier; cae el valor de sus activos y la Alba cotiza con descuentos de más del 44%. Invierte, cierto, pero no lo suficiente y se ve obligada a desinvertir para que la tesorería no desfallezca y porque hay que repartir dividendo como sea. Los March, genios y figuras, deberían pensar en un cambio de estrategia, o de negocio, o de gestores, pero cambio. Porque hoy están en fuera de juego.

Leer más...
Observatorios

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...