edición: 2391 , Miércoles, 24 enero 2018
Mientras tanto, Bankia se deja querer

Compás de espera en las fusiones bancarias por los resultados

logo Integrar a Bankia -en BBVA, Caixabank, Santander o Sabadell- convertiría a la nueva entidad en el líder del mercado español

Juan José González
Las conversaciones en marcha, pero a ritmo lento, entre las cuatro entidades financieras con intenciones y posibilidades de alcanzar acuerdos de fusión. Se han frenado en seco en la última quincena del pasado mes de diciembre como si fuera un tregua a la espera de que se retomen tras la presentación de resultados. Inmersos todos los bancos en los últimos retoques del cierre del ejercicio, mantienen, sin embargo, abiertas sus estrategias de negociaciones para un acuerdo final. Los contactos entre los equipos técnicos de las entidades financieras se han aplazado hasta nueva orden, hasta que sean presentadas en público las cuentas correspondientes al ejercicio cerrado de 2017 y, además, "hasta que sean `digeridas´ por el mercado", señala una fuente bancaria que participa en los contactos. De la misma forma que sigue adelante la digestión de la compra del Popular por el Banco Santander -al parecer "con menos inconvenientes de los previstos, si se dejan fuera los técnico-jurídicos", dice un directivo del banco- en el BBVA, por indicación directa del consejo de administración, "se ha decretado un `paro biológico´ en el proceso de maduración de una operación", comenta una fuente bancaria que no precisa la naturaleza de la misma. Los resultados de 2017 auguran sorpresas para todos, y no todas positivas, pues tanto Santander como Sabadell ofrecen dudas, Caixabank parece satisfecha con las primeras cifras, una vez descontados los acontecimientos en Cataluña, mientras BBVA no transmite buenas vibraciones tras los últimos episodios; deterioro en sus cuentas por la pérdida de su inversión (el 5%) en Telefónica, lo que no resta para que el banco pueda presentar un buen nivel de ganancias. 
Leer más...
Perspectivass de MAPFRE

Los ministros de la UE imponen a la unión bancaria condiciones generales que dificultan el progreso

logo El vicepresidente del BCE acusa a los dirigentes europeos de obstaculizar el camino del acuerdo

Carlos Schwartz
Los ministros de Economía de la Unión Europea (UE) dejaron en el ambiente político de Bruselas una sensación desagradable esta semana. Tras ventilar sus múltiples desavenencias para alcanzar un principio de acuerdo sobre una Unión Bancaria (UB) expresaron el deseo de que las diferencias queden solventadas para el verano próximo. En este contexto el mencionado deseo adquiere naturaleza de frustración inminente. Alemania por boca de su ministro Peter Altmaier, confidente de la primera ministro Angela Merkel, sigue exigiendo como condición previa al desarrollo de la UB que se alcance un acuerdo para la reducción del riesgo lo que dicho de otra forma es el establecimiento de plazos rígidos para que los bancos eliminen de sus balances los activos improductivos, es decir los créditos en mora, que suponen un lastre considerable para la banca europea en general y en particular para algunos países como Italia donde el peso de los créditos morosos tiene un volumen apabullante. Los ministros alemán y francés fueron los más firmes defensores de la necesidad de la Unión Bancaria pero este discurseo va adquiriendo la naturaleza de un jarabe de glucosa para abejas desfallecientes que no se sabe si encontrarán finalmente el camino al panal. Desde luego esta semana no lo tenían a la vista y erraron el camino. Parte del debate sobre las condiciones que se deben dar para progresar en la Unión Bancaria está alimentado por el objetivo de crear un fondo europeo de garantía de los depósitos que supone la concentración de recursos de los países miembros pero además supone la mutualización de las crisis bancarias.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Propósito de arreglo

Que los promotores del inmobiliario sitúen en su imagen (pésima, por supuesto) el mayor problema que padece el sector, una vez pasada la crisis que hundió muchas cosas más que su actividad y con ellas su reputación, es la mejor muestra que confirma el peor síntoma: que estos señores no se conforman con los daños ocasionados ni las ruinas provocadas en la sociedad, en la ciudadanía y en la economía, sino que confiesan un renovado propósito de enmienda. Así quieren regresar por sus fueros, mediante la recuperación acelerada de una imagen difícil de mejorar.

En su legítimo (y retardado) propósito parecen ir los inmobiliarios a por todas y, probablemente, a por todos, pues a juzgar por la intensidad que se le quiere imprimir al objetivo se muestran ahora, a buenas horas mangas verdes, afines a mejorar, nada más y nada menos que la transparencia, la honestidad, la confianza y la profesionalidad, capacidades que se tenían por obligatorias, exigidas y entendidas por defecto.
 
Pero no, la crisis inmobiliaria y demás fechorías, mostraron sus vergüenzas al público, dejando en evidencia que los inmobiliarios no practicaban ni cumplían las cualidades personales que decían acreditar con el resultado por todos conocido de pérdidas irrecuperables y derechos pisoteados de los consumidores, compradores efectivos a los que se les cargaban papeleos y gastos indebidos, numerosos abusos que se llevaron por delante dinero, ilusiones y proyectos de vida.

Llega ahora, muy tarde, un dudoso propósito de arreglo, una reconciliación con el mercado, con los consumidores o compradores de viviendas. Los inmobiliarios han perdido el crédito, que es la credibilidad. Pero los consumidores han perdido los créditos, los otros, los del dinero, y además han cargado con sus costes. Difícil recuperar la confianza perdida en los intermediarios. Aunque, al menos, sí parecen haber recuperado el mínimo sentido común (la decencia) para no solicitar a la Administración una ayuda financiera que les ayude en su proyecto de arreglo o auto-reparación de la imagen perdida. Lo que no significa que no lo hayan meditado. Cuidado.

Leer más...
Observatorios

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...