edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
29/12/2008

A FG se le enturbia el resguardo latinoamericano

Javier Aldecoa

Juega al ‘no pasa nada’ y  promete cerrar en 2008 su mejor temporada en una región en la que pesca el 44% de sus beneficios. O eso, al menos, es lo que pretende Goirigonzarri. Pero la nacionalización en Argentina y Bolivia, las tensiones financieras en Venezuela y en la tierra de los Kirchner y las amenazas a sus pensiones al sur del Río Grande le afean las previsiones y quitan oxígeno a su invernadero. Su retirada de Brasil y su dimensión de segundón en Colombia y Chile dejan a BBVA al frente de un ajedrez desigual, muy dependiente de México -donde Bancomer tiene en sus manos un tercio del crédito- y de Venezuela, la más rentable de sus plazas, con una subida del 41% en sus beneficios, pero también la más insegura, ahora que Chávez ha puesto el ojo en el Banco Provincial y hace de él la pieza favorita de su nuevo ‘zoológico financiero’. La maldición azteca envenena ya los créditos, el consumo, las remesas y la morosidad del primer banco del país y amenaza con secar la fuente de la bancarización mexicana. Pero es en Argentina, donde el “bien gracias” del BBVA ya no se entona tan alto. Y en el ‘Triángulo de las Bermudas’ financiero -Caracas, La Paz y Quito- donde el BBVA sufre en silencio las espinas de un jardín del que no encuentra ni la salida.

Consuela sus galones de líder de fondos de pensiones latinoamericanos con una 'excusatio non petita': Goirigolzarri prometió desde octubre que no habría más sustos para BBVA como el de los AFJP de Argentina. Pero el presidente Evo Morales se ha encargado de chafarle el horizonte de su optimismo y demostrarle que  la ‘fiebre de los Kirchner’ es contagiosa.  En Bolivia, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria paga ya el peaje de su supervivencia. Hasta ahora FG se había pertrechado en el silencio de la trinchera. No se daba por enterado de las amenazas andinas: mientras nadie les eche -siguen prometiendo los directivos de Previsión- seguirán en Bolivia. Pero en el BBVA saben que todo se andará y que, para empezar, incluso la versión más benévola de la Ley de Pensiones que acaba de dar  a luz el Congreso andino -el nacimiento inminente de nuevas entidades públicas que compitan con las privadas- ya hace inviable la subsistencia de ‘Previsión BBVA’  en un mercado tan estrecho como el boliviano, en el que las Administradoras reciben la comisión más baja del mundo. Más aún ahora que las nuevas gestoras de los recursos de jubilación deberán otorgar una rentabilidad superior el 8,2% que alcanzaron las actuales Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), bajar la comisión de administración y mejorar la cobertura del sistema. Sólo tienen garantizado el control total de los recursos durante seis meses mientras dura el periodo de transición al nuevo esquema, en el que tendrán que competir- en el mejor de los casos- con la mano del Estado.

El presidente boliviano le busca las vueltas a Francisco González. Por mucho que en BBVA se consuelen pensando que ese mercado sólo aporta el 0,01% de los beneficios del banco, Evo Morales le ha puesto la intención a los 3.228.5 millones de dólares que controla el sistema privado de pensiones -la española ´Previsión´ del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y la suiza ´Futuro´ de Zúrich Financial Service- y por la ventana de emergencia. Un golpe de efecto populista para hoy a cambio de problemas que otro heredará a partir de 2012, cuando haya que cumplir los vencimientos de la deuda. Poco le importa al bombardeo del Palacio Quemado que las Administradoras de Fondos de Pensiones tengan un contrato de concesión estatal que les permite operar sine die en el país; menos aún que estén obligadas a invertir el 70% de sus recursos en bonos y letras del TGN. Poco, que los peores de sus males - la cobertura insuficiente, las inversiones concentradas en valores del Tesoro y las dificultades de inversión- seguirán siendo crónicos.

La crisis financiera tiene a los fondos de pensiones de toda la región bajo el fuego cruzado de los resultados y la estatalización. En Ecuador, donde  Rafael Correa promete no tardar en seguirle las huellas a Cristina Fernández. En Chile, Perú, Colombia y México, las zozobras financieras llegan donde la mano nacionalizadora no se atreve, para regocijo de los que buscan excusas que abran paso a las ansias públicas. Ahora que el racionamiento del crediticio global ha restringido las fuentes externas de capitales, el negocio de las pensiones pliega algunas velas en toda la región. Ha comenzado a sentirlo, antes que nadie, BBVA, el más expuesto con los galones de primera aseguradora en los 7 países en los que está presente al Sur del Río Grande: Colombia, Perú, Chile y Ecuador. Mientras su negocio bancario en Sudamérica le aportó en el último semestre 514 millones de euros, (un 20,1% más), la actividad de pensiones y seguros allegó 46 millones, un 43% menos. Las alarmas brillan ya en Ecuador y la República Dominicana, donde perdió un total de 20 millones de euros, un 40,9% más que un año antes.

EL TANGO ARREBATADO

Ya no baila el tango a dos con los Kirchner, advierte, para empezar, que en 2010 habrá recesión en Argentina, no sólo en Venezuela. FG encajó en silencio el castigo bursátil, el azote del miedo de los depositantes y el látigo de la nacionalización de su aseguradora Consolidar. Porque hasta ahora, el Banco Francés le servía en bandeja el refugio de los resultados y un mercado en auge en consumo y créditos. Pero es mucho más que el 0,01% de los beneficios del BBVA lo que cercenan los Kirchner. La cuadratura de su círculo, abocado al 'default', la paga, para empezar, el sistema financiero. La fuga de capitales, la desconfianza que frena el proceso de bancarización, las zozobras del consumo y el crédito -en los que el banco es uno de los primeros del país- le cortan el oxígeno y le oxidan la corona al BBVA La Casa Rosada le pone una música al tango del capital y la inversión. Pero los pesos, los dólares y los euros ponen su propia letra. Y no coinciden.

Para disgusto del sistema bancario, los argentinos bailan el tango de ‘coge el dinero y corre’ con más velocidad que nunca desde 2001. Sólo en el tercer trimestre escaparon más de 5.800 millones caminito del vecino Uruguay y de las arcas del sistema bancario brasileño, casi el 50% de lo que Cristina Fernández esperaba tocar con la nacionalización de las AFJP. La Casa Rosada busca atraer de nuevo a los capitales espantados con el señuelo del perdón legal para el ‘blanqueo’ y el aliciente fiscal, del 8% al 2% en impuestos. Ni la obligación de que los capitales repatriados se mantengan por dos años depositados en un banco consuela al sistema financiero argentino. Menos aún al parqué bonaerense, que metaboliza el miedo del dinero, sobre todo en las carnes de los valores bancarios. Los planes de salvamento del mercado de los Kirchner quizá consigan atraer de vuelta a algunos capitales, pero dejan al sector bancario a dos velas. Hasta los cálculos más optimistas no esperan un retorno superior al 10% de los 150.000 millones de dólares que siguen fuera del país. La ecuación se dibuja desde la Casa Rosada lista para favorecer el blanqueo sin retorno y, en todo caso, la inyección de liquidez a sus planes de infraestructura: quienes declaren sus capitales sin traerlos al país, pagarán el 8% de los impuestos que gravan el capital. Quienes traigan los capitales pagarán el 6%, quienes lo inviertan en títulos de deuda del el 3% y quienes lo inviertan en sectores como las infraestructuras, inmobiliario, o la actividad agrícola, el 1%.

Las nuevas condiciones impositivas y el marco legal que cocina ya Cristina Kirchner, incluso de espaldas a su marido pueden ser el colofón a su tango ‘cuesta abajo’. Los que le agüen la sonrisa argentina que FG congeló ya desde octubre. Y es que  el puño de los Kichner sobre las AFPJ anima a las denuncias y a la congelación de fondos que el juez Griesa ya ha comenzado en EE UU. Es mucho más que la compañía obligatoria del Estado como accionista minoritario con el 6,6% del Banco Francés lo que constriñe los planes de FG y Goiri. Cristina Fernández tira ya de la cartera de las pensiones.  Para empezar, promete echar mano de aportes jubilatorios para financiar obras públicas. Además, las nuevas gestoras de administración de los recursos de jubilación deberán otorgar una rentabilidad superior el 8,2 por ciento que alcanzaron las actuales Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP); además tendrán que bajar la comisión de administración y mejorar la cobertura del sistema, que son algunos aspectos que motivaron la sustitución de las AFP. La línea de créditos a pymes financiada con aportes jubilatorios se abaratará en 40 puntos básicos en los próximos días, al caer su costo final del 14,2 al 13,8% anual, para los bancos -entre ellos el Francés- que han resultado adjudicatarios de los fondos licitados por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

APUROS VENEZOLANOS

Hugo Chávez ejerce con las presiones lo que no puede con el regateo. Presiona al Banco Santander y promete dejar como rehén de su nuevo planeta financiero a BBVA. La reforma a la Ley de Bancos con la que vuelve a la carga, la venta obligatoria de las notas estructuradas, la supervisión y restricción de los créditos, la presión de las denuncias del Indecu, la nueva regulación de las tarjetas y la avalancha de leyes habilitantes, le marcan a BBVA -y sus compañeros del sector- los límites de un jardín en el que sus paseos cada vez le salen más caros. En el caso de los servicios sin fines de lucro y organizaciones como Mercal, Pdval y similares, la banca ya está obligada a hacer sus operaciones de forma gratuita.
Chávez añade nuevos muros a su laberinto financiero, unos predios en los que busca limitar las expectativas de los grandes bancos privados, aún a costa de deshilachar el sistema bancario -que ya registró en el primer semestre una caída de 6,5%, frente a la subida del 24,5% en 2007- y dejar al Estado abocado a ser el cancerbero del miedo de los consumidores.

El Gobierno venezolano azota a los bancos con el látigo de las restricciones operativas, las cargas fiscales, la zozobra monetaria y las amenazas de nacionalización; los liga a los efectos negativos de su socialismo y les ha obligado a la venta de 5.600 millones de dólares en bonos para tratar de secar el mercado de dólares, aún a riesgo de agitar más las aguas inflacionarias y dar el golpe de gracia bancario, que cobrará la zozobra de los papeles públicos a mitad de precio de adquisición y en bolívares. Un jardín en el que llueve sobre mojado para las grandes instituciones financieras. Y para los talones de Aquiles del BBVA Banco Provincial de Venezuela, que en el primer semestre registró un beneficio atribuido de 94 millones de euros, un 61,5% más que en 2007, pero sólo gracias a que al margen de intermediación (+55,6%), el aumento de las comisiones y los resultados por operaciones financieras permitieron compensar el elevado incremento de los gastos de administración, influidos por el alto nivel de inflación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...