edición: 2109 , Viernes, 2 diciembre 2016
29/09/2008

A la banca española le cuesta mucho decidirse a comprar

Juan José González

Aprovechando que el Pisuerga para por donde pasa, la banca española examina con tensión el mapa mundi comiéndose las uñas mientras medita: comprar o no comprar, esa es la cuestión, porque las oportunidades sólo pasan una vez y en estos días que corren nunca ha habido pescado tan fresco ni a tan buen precio. “A la banca no le hace falta observar cada día cómo entran en quiebra entidades de las grandes; si quiere y puede, compra, y punto”, comenta una fuente del sector. Lo cierto es que tal y como están los mercados, no se sabe si es el momento de plantearse esa opción de comprar o no comprar, o mejor será cuestionarse cómo sobrevivir a la que está cayendo. Si echamos una mirada a nuestro mapa local bancario, podemos comprobar que en la liga de la banca española sólo hay tres jugadores: el Santander, el BBVA, y la banca mediana, formada por Popular, Sabadell, Bankinter, Banesto, Pastor y Guipuzcoano. Los tres tienen situaciones distintas, problemas diferentes y objetivos dispares. “Ahora el tamaño cuenta más que nunca, aunque tras la tempestad es posible que se reduzca, y si los dos grandes bancos estudian cómo y con quién crecer para hacerse más grandes, los pequeños ya deberían haber comenzado a hablar”, apunta un analista de Morningstar.

Pero embarcarse ahora mismo en una operación de compra obliga a remangarse demasiado, es decir, a coger mucho riesgo y obligaciones de pago, deudas y más deudas. Una de las principales inquietudes que atenaza a las entidades financieras estos días, son los temores y las dudas del público, de los inversores, de los depositantes: se teme la reacción del público. Estos miran y vigilan su dinero, siguen la marcha de sus inversiones, calculan cómo va el fondo, el plan, el depósito y, como no, las acciones de Bolsa. Y la natural inclinación a retirar el dinero (vender) de una sociedad cuando su cotización pierde, es eso, instinto natural que se convierte automáticamente en comportamiento racional. Si esto es así, detrás de la venta de las acciones va la retirada de depósitos y fondos... y la catástrofe.

Esta forma de actuar no es la que más le conviene al banco, pero una bajada de cotización es lo que le sucederá al Santander o al BBVA si se deciden por la aventura de cobrar una pieza en esta crisis. No así a los bancos del tercer grupo que ahora puede que estén pasando la crisis en tierra de nadie. Tanto Santander como BBVA han cedido pocas posiciones con el revés propinado en los últimos doce meses, salvo que sus capitalizaciones se han visto rebajadas (unos 20.000 millones el BBVA y 18.000 millones Santander) en el tercer trimestre del presente ejercicio. Pero se encuentran en buena posición de comprar, uno más que otro.

Y ¿qué opinarán los reguladores? Es posible que hace un año la comunicación entre bancos y Banco de España, entre presidentes y Gobernador, fuera fluida en la mayoría de los temas que afectan a la actividad bancaria, pero respecto a las cuestiones estratégicas, ya no lo es tanto. Si Santander quiere Bradford & Bingley y puede pagar el precio, es improbable, por no decir imposible, que el Banco de España recomiende lo contrario, por mucho que invocara necesidad nacional, riesgo sistémico…etc. En todo caso, poco o nada podrá aportar Gobierno ni Banco de España a las operaciones actualmente en marcha, más pendientes de los ‘macronúmeros’ políticos que de la ‘microbanca’ financiera.

Los consejos de administración de la banca, hacen horas extras. Hay reuniones extraordinarias que no estaban programadas en la agenda, muchos consejeros se encuentran localizados en Madrid, no están de viaje, como es habitual. Los fines de semana hay movimiento en los despachos y actividad febril en las principales sedes. El presidente necesita consejo, soluciones y despejar dudas. “El Consejo justifica estos días sus haberes con creces” dice uno de ellos, que ha tenido que suspender temporalmente otra de sus actividades; la docencia.

Los consejeros más agresivos animan a comprar y en el fragor de la batalla cuesta resistirse a ver cómo pasan Wachovia, Bradford & Bingley, ambos candidatos a consolidar en un futuro, en el balance del Santander que aún no se ha puesto a digerir la última adquisición; Alliance & Leiscenter. Los observadores vuelven su mirada hacia BBVA: González no se decide a disparar. Tiene entidades de 10.000 millones de balance a tiro, y fácil. Pero no se decide tras la adquisición del Citic de China. Los otros, los consejeros más conservadores, prefieren observar los toros desde la barrera. Esperan más limpieza, quieren ver el terreno más despejado y evitan ser los primeros en comprar.

“Todo lo que se esta mirando ahora mismo, pertenece al nuevo modelo de banca”, dice un experto de Banco Espírito Santo. “Si el criterio fuera crecer por balance, por clientes o por geografía, todos hubiesen comprado ya una entidad”, añade. Según esta fuente, las entidades financieras trabajan ahora en dos frentes: asegurar depósitos, fidelizar clientes, ahorros de costes y apretar un poco más en el cobro de comisiones de cuentas de ahorro. El otro frente, el estratégico, tiene que ver con la banca del futuro, un trabajo que se lleva a cabo en las plantas superiores, donde hay moqueta.

La banca quiere aprovechar la crisis para limpiar, además del balance, departamentos con exceso de personal, se busca ‘outsourcing’ para la mayoría de los servicios de apoyo al negocio principal, lo que abarata los costes, se quiere aumentar la diversificación para diluir el riesgo, se ha dado la orden para centrarse en el público, en la banca comercial. Y el resultado tiene que ser una entidad con mayor capital, con más recursos pero con un balance más pequeño. “Algunos entidades financieras ya han elegido como criterio de actuación el eje riesgo/liquidez; esa es la banca del futuro, que estará obligada a operar en un nuevo marco legislativo que comenzará con la reconstrucción de un nuevo orden financiero internacional”, apunta el experto de Banco Espírito Santo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...