edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
20/12/2011

A la espera del ministro de Economía

Alfonso Pajuelo
Si nos atuviéramos a lo dicho por el postulante podríamos deducir que Rajoy no tiene muy claro qué va a hace y cómo, pero como eso no es posible habrá que concluir que Mariano Rajoy ha rebajado su nivel de compromiso en espera de acontecimientos y, sobre todo, ha tratado de no asustar a los ciudadanos sobre lo que les espera. Sea como sea, sí podríamos establecer que la figura del responsable del área económica del nuevo Gobierno adquiere, si cabe, mayor relevancia de lo previsto porque a él va a corresponder ponerle letra a la música esbozada por Rajoy en su partitura.

Las distintas intervenciones del candidato en la sesión de investidura fueron bastante armónicas y en todas ellas subyacía un mensaje de confianza muy de agradecer. Rajoy parece tener las ideas claras y las únicas dudas que mecen la cuna están referidas a las reformas puramente ideológicas so pretexto de que estamos en crisis, como son la sanidad y la educación.

A Rajoy le faltó concreción e incluso en algunos temas como el energético se fue por la tangente con una preocupante vaguedad que, en este caso sí, puede poner de manifiesto la falta de una estrategia, incluso de un programa de actuación. Si como parece el próximo 1 de enero el nuevo Gobierno congela la Tarifa de Último Recurso eléctrica, Rajoy habrá cumplido lo dicho al respecto en estos últimos meses pero engordará el problema en lugar de empezar a buscar soluciones. Estaríamos pues ante una decisión puramente política sin tener en cuenta una realidad sumamente inquietante, lo que no es un buen principio.

Hemos tenido que esperar un mes para conocer las propuestas del candidato, un silencio que aumentó las expectativas, y en ese contexto las intervenciones de Rajoy defraudaron un tanto; se esperaba mucho más. No obstante fue un buen discurso en el que se apuntaban bastantes direcciones, aun a falta de definir el sentido de estas.

En el ámbito financiero tampoco fue muy concreto pero se le entendió bastan bien (ver el tema principal de la presente edición de ICNr). Personalmente creo que debajo de sus palabras estaba manejando una idea sumamente importante, como es dudar sobre si las entidades financieras están cumpliendo el papel que les corresponde en una economía de mercado y por el que tienen encomendada una responsabilidad que justifica determinadas ventajas. Si es así, las consecuencias serán muy serias.

La idea de la recentralización administrativa también planeó sobre su discurso y eso sin duda agradará a los ciudadanos. Lo aclaró bastante bien en la búsqueda de una mayor eficiencia, uno de los males más acusados en nuestro país. Pero pudo contener las iras de las formaciones políticas nacionalistas con una dosis apropiada –esta vez sí- de vaguedad. No se trata tanto de restar como de unificar y a eso va a ser difícil resistirse.

Pero eso no fue todo en la sesión de investidura. Una sorpresa colateral fue la intervención de Alfredo Pérez Rubalcaba. El portavoz socialista acabó en pocos minutos con la crispación que se había instalado con el PP en la oposición. Pero hizo más. Rubalcaba definió una oposición que bajo su batuta va a compensar la penuria de un debate en el que una de las partes goza de mayoría aplastante. Rubalcaba va a ser un duro oponente y eso elevará la calidad del debate, lo que va a permitir a los ciudadanos tener la garantía de que la función de control al Gobierno va a ser muy precisa. O eso al menos es lo que esperamos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...