A Moncloa se le complica la estrategia de Garoña al
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
28/05/2009
Central de Santa María de Garoña

A Moncloa se le complica la estrategia de Garoña al convertirla en una decisión "política"

El CSN, la CNE, Nuclenor, los análisis técnicos y los cálculos de efectos de un cierre se lo ponen difícil a Zapatero
Ana Zarzuela

Intenta sostener erguido el “nucleares no” que enarboló en todas las campañas, se salta las promesas de Sebastián, cumplir con el informe preeliminar que el CSN presentará en diez días y silencia el debate sobre la renovación del permiso de Garoña. Pero los argumentos del Foro Nuclear, el sector y la CNE han hecho mella en mucho más que el blindaje socialista del Congreso. A Zapatero le duele ya la cuenta atrás hacia el informe del regulador nuclear. Sus ‘buenas notas’ en todos los exámenes técnicos, más de 370 millones de inversiones, la sintonía con todos los requisitos del CSN y el visto bueno de la AIEA allanan el camino de la renovación a Garoña. Y ni la subida de la producción nuclear, ni el cálculo del precio del desmantelamiento y un 10% adicional en la factura energética -ahora que Sebastián cruza los dedos para que no se estropee la foto con las eléctricas- ni la demanda por lucro cesante que Nuclenor ejecutaría, ni el precio del incremento compensatorio en otras centrales obran a favor de las tesis del cierre que Moncloa trata de defender. Le obligarían a hacer valer lo que De la Vega  llama su “decisión política”. El desencuentro entre los socialistas lo trató de zanjar con el mantra -cerrar Garoña sí o si- de Jesús Caldera, pero no halla con qué taponar los sables técnicos que se le acumulan sobre la mesa.

Rodríguez Zapatero se ha enfundado durante meses la chichonera antinuclear, sostenía bajo la mesa el ‘melón’ de Garoña para no abrir el debate. Ahora las pistas técnicas obran a favor de la permanencia de la central. Para el sector, lo son la resolución del déficit tarifario y el mayor control de las instalaciones fotovoltaicas por parte del Ministerio de Industria. El 'lobby' atómico confía en el 'sí' a Garoña. La CNE y el CSN dan signos de haberlo descontado también. Nuclenor -la sociedad propietaria- ni el Foro Nuclear barajan un plan B. Nunca lo hubo, no hacía falta a pesar de los discursos de Moncloa; pero la novedad es que, por primera vez, Zapatero comienza a tener a la vista la procesión de informes y argumentos técnicos que ahogan sus expectativas de echarle el candado a Garoña. Al menos, de hacerlo con el respaldo del CSN y de la comunidad científica. Lo sabe el presidente, tanto que se piensa soluciones alternativas para su cuadratura del círculo: taponar la vía electoral de las elecciones europeas y hacer frente a las necesidades energéticas sin facturas adicionales, aunque sea con una  prórroga menor para salvar el impasse.

Las centrales nucleares han sido la fuente de electricidad que más horas han funcionado a lo largo de 2008. La mayor disponibilidad ha permitido que los ocho reactores que funcionan en España hayan producido en 2008 un total de 58.997 millones de kWh, lo cual supone el 18,29% de la electricidad consumida -con tal sólo un 8,14% de la potencia instalada- y un incremento del 6,6% respecto a la producción eléctrica de 2007. Sólo el cierre de Garoña obligaría a subir las tarifas eléctricas un 10%. Incluso, si se cierra Garoña y su producción se sustituye por fotovoltaica –tres plantas por central al menos- el recibo subiría un 10%, gracias al pago de las indemnizaciones por inversiones realizadas y los costes de la energía de sustitución.

Las compañías eléctricas podrían exigir al Gobierno la compensación de las inversiones realizadas y pendientes de amortizaciones, así como la pérdida del flujo de caja generada por la planta en la próxima década, más de 1.000 millones de euros. Por contra, mantener la operación de Santa María de Garoña por un periodo adicional de 10 años supondría la producción de 38.000 millones de kilovatios hora, cifra equivalente al 11,8% del consumo eléctrico anual y a 25 millones de barriles de petróleo. Además, implicaría un ahorro de al menos 2.000 millones de euros en energía de sustitución, un ahorro muy superior si la sustitución fuera mediante la tecnología solar fotovoltaica. Aparte, se evitaría la compra de 550 millones de derechos de emisiones, según datos de diversas publicaciones de Unesa.

Es verdad que, con 466 megavatios (MW) instalados, Garoña es la central nuclear más pequeña de las que funcionan en España y que según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), las centrales nucleares tienen un margen de mejora de su rendimiento de entre el 12% y el 20% respecto a su diseño inicial en función del tipo de planta y hasta ahora sólo se ha cubierto en torno a un 9,2% mediante sucesivas mejoras. Pero el margen teórico que -según algunos de los analistas consultados por Moncloa- las eléctricas podrían tener para compensar el cierre de Garoña repotenciando el resto de la siete centrales españolas es un proceso tan caro y lento que no sería efectivo, al menos a corto plazo.

Iberdrola, la primera eléctrica española, ha pedido permiso al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para incrementar en 120 megavatios (MW) la potencia de los dos grupos de la central de Almaraz, de la que es el primer accionista, con el 53%, pero el resto de las eléctricas no tienen planes similares para los otros seis reactores en activo. Iberdrola, tampoco. Lo advierte REE a Público: las repotenciaciones no se hacen de un mes para otro, la eventual pérdida de Garoña "no podría compensarse de inmediato", elevaría el precio de la luz (el coste de operación de esta central, ya amortizada, es muy bajo) y reduciría los intercambios de electricidad con Francia. Obligaría a una vuelta de tuerca a contracorriente a Endesa e Iberdrola, que son también los dueños de Trillo, la más moderna de las centrales (se inauguró en 1987) y la planta que más podría aumentar su rendimiento mediante upgrading. Y a Moncloa, la pondría a los pies de los caballos de sus propias contradicciones, obligando a Industria a reordenar un sudoku nuclear que se niega a sacar del baúl de los tabúes y a planificar a largo plazo.

LOS REGULADORES, A FAVOR

El ministro de Industria prometió -para disgusto de Rodríguez Zapatero- seguir su recomendación, pero trató sin éxito de moverle las sillas e imponer el sello socialista en el Consejo de Seguridad Nuclear. Ahora, la presencia del consejero pronuclear de CIU Antonio Gurgui se lo deja claro. El CSN recordaba en la revista Alfa, que "mantener el funcionamiento de las centrales más allá del periodo inicialmente previsto en su diseño es compatible con la legislación española en vigor": la moratoria terminó en 1997 con la ley del sector eléctrico. Es el propio regulador el que le recordaba hace tan sólo semanas a Moncloa que no debe confundir la vida útil de Garoña con la vida de diseño -40 años- que sus fabricantes le dieron a la central, en previsión de situaciones extremas que no ha sufrido. Además, a pesar de la presión de algunos consejeros de la CNE, hasta ahora no ha acelerado el cambio de precios nucleares. Sólo ha ganado tiempo, como mucho, hasta el próximo semestre para el veredicto de continuidad o cierre de Garoña y hasta 2010 para el examen de Almaraz I, Almaraz II y Vandellós II.

El CSN recordaba en la revista Alfa que "mantener el funcionamiento de las centrales más allá del periodo inicialmente previsto en su diseño es compatible con la legislación española en vigor": la moratoria terminó en 1997 con la ley del sector eléctrico. Además, a pesar de la presión de algunos consejeros de la CNE, hasta ahora no ha acelerado el cambio de precios nucleares. La CNE tampoco se lo pone fácil a la fiebre antinuclear de Moncloa. Hasta Maite Costa  reconoce que no se puede prescindir de la nuclear en el mix energético. Su preocupación 'es el suministro', que también se puede garantizar sin necesidad de incrementar el parque nuclear, pero no cerrando las actuales centrales. El informe anual del CNE de previsiones sobre la evolución de la demanda de energía eléctrica y gas hasta 2012 descuenta que no habrá rebaja de la producción atómica y que Garoña no se cierra por ahora.  Se lo ha dejado claro a Sebastián. Y a las certezas de Nuclenor, la propietaria de Garoña, que ha aprobado un paquete de inversiones de 52 millones de euros para el periodo 2009-2011 y acaba de desembolsar 15 millones de euros para completar una recarga de combustible de uranio a comienzos de marzo, suficiente para operar hasta 2011. Además Garoña ocupó el cuarto puesto en eficiencia de su reactor nuclear en el continente, después de Almaraz-2, la rusa Balakovo-4 y la alemana Isar-1.

Nuclenor hace ondear los informes, los antecedentes, el fantasma de Zorita -que borró de un plumazo la mayor parte de la actividad empresarial de la zona- las urgencias del mix nuclear, las inversiones y la sintonía técnica con el CSN y la CNE. Endesa e Iberdrola como dueños de Garoña no esperan problemas para una central con un 93% de factor de carga, que está muy por encima de la media de las centrales del mundo. Han invertido más de 370 millones de euros en los últimos años en 2.500 modificaciones sobre el diseño actual y en poner a punto a la instalación para dar ninguna coartada al equipo técnico del CSN. Y hay otro plan de inversión de 50 millones hasta 2011. En un contexto mucho más exigente que el de Estados Unidos- ha cumplido con los criterios internacionales, con las exigencias adicionales del Consejo de Seguridad Nuclear y con las auditorías voluntarias a la que ha sido sometido. Es más, a modo de mensaje al Gobierno, la central lleva sometiéndose voluntariamente a evaluaciones de organismos internacionales desde 1996. 

Las tres últimas han sido realizadas por la Organización Internacional para la Energía Atómica -dependiente de Naciones Unidas- entre 2002 y 2003 con la misión OSART; posteriormente en 2005 con la misión PROSPER y de nuevo en 2007 con la misión SCART. Todas ellas acabaron emitiendo conclusiones positivas acerca del estado de la central, lo que ha servido a Garoña para convertirse en una de las referencias internacionales en conservación de centrales de primera generación. Es la AIEA la que recuerda que en el mundo hay 25 instalaciones operativas similares a la de Garoña y que, a pesar de su antigüedad, la española es la número 31 de las 50 mejores de entre las 438 que funcionan en el planeta. Y si mira a la Casa Blanca, a Moncloa se le nubla el argumento nuclear a Zapatero: en EE UU 52 plantas como Garoña ya han recibido permiso para operar hasta los 60 años. A lo peor tiene razón Manuel Lozano Leyva, catedrático de física nuclear. Cambiará de opinión cuando Obama diga sí a las nucleares, y esto ocurrirá cuando él quiera. Ningún periodista le ha sacado una sola palabra sobre ese asunto, pero hay sobre su mesa 23 licencias de centrales pendientes de apertura.

Los planes del ministro -un millón de vehículos eléctricos para 2014- requerirían según las empresas del sector al menos dos nuevas centrales nucleares para sostenerse, con un aumento de producción de energía eléctrica en más de 17.000 millones de kilovatios por hora. Por eso  le hacen cuña al Sebastián en sus propias lagunas. Pero a falta de un Pacto de Estado de la Energía con Industria, se conforman, por ahora, con abrir un debate nuclear en España y atender la ecuación energética para despejar la incógnita de la dependencia europea. La CEOE le pone cifras: el sistema eléctrico español debe contar con un tercio de la potencia de origen nuclear (11.000 megavatios nuevos), frente al 17% actual, para converger con el mix energético de la UE. Y eso pasa por crear una decena de centrales nuevas, que aportarían un 3% del PIB.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...