edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
27/05/2011
Bruselas se prepara para recibir las pruebas de estrés

A pesar de estar en el buen camino, la banca española no tiene asegurada la solvencia por culpa de los ingresos

La CE y el BCE, más preocupados por la banca italiana (Unicredito), por la francesa (BNP Paribas) y por dos grandes alemanes (Deutsche Bank y Commerzbank)
Juan José González

Todo parece apuntar a que la próxima imagen de la banca española que vaya a salir de las pruebas de solvencia, a un mes vista, de la Unión Europea, mejore sustancialmente la de mediados de julio del año pasado. Entre otras razones porque los grupos de cajas fusionadas ya comienzan a definir –sólo a definir- estrategias de medio y largo plazo, porque, además, todos los bancos –excepto las cajas- han cogido al toro de la insolvencia –más capital- por los cuernos, y porque los resultados del primer trimestre –sin ser buenos- se pueden calificar de bastante aceptables. En suma, el peor escenario que pintaba la UE en aquel cuadro el verano pasado sobre la banca española (bancos más adelantados y cajas con retraso) ha evolucionado para bien, lo que no se traduce, necesariamente, en que las entidades financieras hayan logrado muchos avances en el frente inmobiliario –ya crónico- en la reducción de tamaño, y que las necesidades de capital sigan obligando a episodios de superdepósitos y cosas así para mantener el tipo. Por eso, aunque se haya cogido al toro por los cuernos, luego hay que sujetarlo.

Y en ello trabaja con prisas el gobernador del Banco de España y su equipo, que en las últimas semanas, día sí y día también, no pasan sin leer los reportes del departamento de entidades financieras, de comparar cómo marchan los mercados de renta variable –que cotizan las cuentas de la banca y los movimientos de capital-. La preocupación del supervisor guarda relación con la actual situación económica, que a los motivos propios de un desempleo récord y un déficit público en zonas de alto riesgo, debe sumar ahora la incertidumbre política del Ejecutivo. El momento es delicado puesto que varias entidades preparan su puesta de largo en la bolsa española, donde no estaría nada bien presentarse con un suspenso de la UE en la convocatoria de junio. Preocupa el cómo esta situación puede afectar a las entidades financieras que en poco menos de un mes recibirán la evaluación pública de la Unión Europea sobre el estado y posición de cada una de ellas.

En julio se cumplirá un año de aquel primer examen de solvencia realizado por la UE, y en el que las entidades españolas lograron un aprobado amplio, mientras una minoría de cinco cajas o grupos de cajas –CatalunyaCaixa, Unnim, Banca Cívica, CajaSur y CajaDuero-Caja España- suspendían la reválida. Para el resto de entidades, el resultado fue una prueba de confianza pública, y en el caso de los dos grandes, se superó con sobresaliente (Santander 10% de capital básico y BBVA el 9,3% en el peor de los escenarios) el 6% de capital básico, mínimo requerido por la Unión Europea.

Ahora, el Gobernador no quiere ni oír hablar sobre la posibilidad de que alguna de las entidades españolas no vaya a superar el corte de las pruebas por mucho que los escenarios que se contemplan supongan un obstáculo con mayores dificultades para los bancos, al tratarse de situaciones mucho más hostiles que los aplicados en julio de 2010.

Por su parte, las entidades financieras se han preocupado en esta ocasión de asegurarse de que la Unión Europea aplica el mismo rasero a todas las entidades financieras, para que no se repita la situación de las primeras pruebas, cuando la información aportada por los bancos centrales de los socios de UE, no seguía el mismo criterio. En aquella ocasión, mientras Alemania o Francia presentaban al examen el 30% de sus entidades –equivalente al 70% del sistema bancario de su respectivo país- España se retrataba con el 98% de sus entidades, siendo mayoría en el grupo de 91 entidades evaluadas, y, donde, casi se entiende que, de los siete suspensos, cinco hubieran correspondido a entidades españolas.

Aquella generosidad en enviar al examen europeo a la casi totalidad de los alumnos, no gustó a todos en el sector financiero español, sobre todo cuando pudieron comprobar que el resto de países no habían alcanzado el mismo nivel de 'streptease'. El gobernador se defendió entonces asegurando que si las comparaciones de los resultados de las entidades financieras eran odiosas, en este caso, se podían considerar inútiles. En esta ocasión, para el próximo examen, a finales de junio, parece que la igualdad esta asegurada, no así la nota, sobre la que ya se empiezan a avanzar algunas hipótesis.

La primera es que el grupo de entidades españolas se encuentran en el buen camino, es decir, se vienen reforzando en recursos propios y buscan financiación en los mercados internacionales. Otras entidades, optan por la inyección de fondos públicos, o bien trabajan en salir al mercado bursátil. Hay de todo, pero los deberes se van haciendo y la Comisión Europea y el Banco Central Europeo parecen haber apartado del punto de mira a la banca española, más preocupados por la banca italiana (Unicredito) por la francesa (BNP Paribas) y por dos grandes alemanes (Deutsche Bank y Commerzbank) candidatos, en principio, a no superar la próxima convocatoria de junio.

En esa hipótesis, en la que salvo los bancos suizos y el HSBC, nadie parece tener asegurado el aprobado, se encontrarían también los dos grandes bancos españoles, Banco Santander y BBVA que, a pesar de contar en la convocatoria con la mayor capacidad de absorber el deterioro del sector inmobiliario en sus cuentas, sin embargo, los riesgos contraídos con Grecia, Irlanda y, especialmente con Portugal, les resta puntos por el peso de estos riesgos. Pero donde el riesgo sigue generando mayor peligro es en el capítulo de los ingresos, donde el modelo de negocio, aunque asegure ingresos estables, estos siguen siendo insuficientes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...