edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
24/12/2013
LA OREJA DE LARRAZ

A pesar de las medidas, en España se ha incrementado el paro de larga duración en un 40% sobre 2008

Javier Ardalán

En España, pero también en el  Reino Unido, Estados Unidos, Serbia y Bulgaria, el desempleo de larga duración se ha incrementado en un 40% o más en relación a 2008, según la nueva edición de los “Indicadores Clave del Mercado de Trabajo” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En España, el impacto de la actual crisis económica sobre los ingresos de los hogares ha sido muy importante. Así, el número de personas viviendo en hogares sin  ingresos laborales (salarios, prestaciones o subsidios por desempleo, o pensiones) es de 1,45 millones en el primer trimestre de 2013, 743 mil personas más que en el primer trimestre de 2007.

El número de trabajadores pobres sigue disminuyendo y una clase media está emergiendo a nivel mundial. En total, 822 millones de trabajadores del mundo en desarrollo viven en la pobreza, representando 30,6% de la fuerza laboral. La clase media de los países en desarrollo aumentó de 870 millones a partir de 1991. Actualmente, 32% de todos los empleados de los países en desarrollo pertenece a la clase media, casi el doble que a finales de los años 1990.

El desempleo afecta en especial a aquellos trabajadores más vulnerables, como los jóvenes y los inmigrantes. La tasa de desempleo juvenil (16 a 24 años) ascendió hasta situarse en el 57,2 por  ciento en el primer trimestre de 2013 y la correspondiente a trabajadores extranjeros llegó al 39,1  por ciento. Asimismo, el 46,8 por ciento de los des empleados han permanecido sin empleo  durante un periodo superior al año.

Las nuevas cifras muestran que en países con tasas de desempleo similares puede haber una diferencia substancial en las tendencias del mercado de trabajo. Mientras que Estados Unidos y Alemania tenían tasas de desempleo de alrededor 6,3% entre 1970 y 2013, los períodos de desempleo eran en promedio más breves en el mercado laboral de Estados Unidos que en Alemania. En Francia, donde las tasas de desempleo han sido alrededor de 30% más altas que en Alemania desde 1991, un trabajador desempleado suele necesitar menos tiempo para encontrar un trabajo que en Alemania.

Los datos muestran que, independientemente del nivel de desarrollo de un país, un nivel de educación y de competencias adecuado determina la diferencia entre el crecimiento inclusivo y un crecimiento que deja atrás a grandes segmentos de la sociedad.

Según el informe, el nivel de desajuste de competencias (las calificaciones que tienen los trabajadores comparadas con las que necesita el mercado) en las economías en desarrollo se situó en un promedio de 17,1% en 2012. Durante gran parte de la década pasada, el índice estaba muy por debajo de este nivel, sobre todo en las economías avanzadas.

El informe también muestra que la incidencia de la sobrecualificaciones tiende a aumentar con el tiempo. Esto se debe en parte a los niveles de instrucción cada vez más altos. En períodos de crisis económica, cuando las oportunidades de empleo son escasas y las tasas de desempleo son altas, el exceso de calificaciones tiende a aumentar.

De un total de 822 millones de trabajadores en situación de pobreza en el mundo en desarrollo, hay 361 millones de trabajadores que son extremadamente pobres, aunque que trabajan, y un potros 461 millones de trabajadores que se encuentran en situación de pobreza moderada. Esto representa un 30.6% de la fuerza laboral del mundo en desarrollo.

Existen otros 658 millones de trabajadores adicionales (casi el 25% de la fuerza de trabajo  de los países en desarrollo) que viven justo por encima de la línea de pobreza, muchos en riesgo importante de caer en la pobreza.

También hay cerca de 1.200 millones de trabajadores en el mundo desarrollado que conforman la clase  media, por encima de los 852 millones en los países en desarrollo y 352 millones con una capacidad de consumo en sus hogares igual o superior a Estados Unidos, 13 euros al día.

La mayor parte de los empleos creados en las economías emergentes no ha generado empleos formales que ofrezcan acceso a los derechos y los beneficios laborales ni a la seguridad social. Entre los desafíos también se encuentra el acceso inadecuado a la educación y la formación de calidad, lo cual está asociado al desajuste entre las competencias de los que buscan trabajo y las ofertas de empleo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...