edición: 2306 , Martes, 19 septiembre 2017
28/10/2008

A Vodafone se le sumerge el refugio de las emergentes

Prometió dejar de tirar la caña en los mercados tradicionales y las operaciones clásicas, a la vista de la zozobra ibérica y la ‘epidemia inglesa’. Y, durante dos años, ha hecho germinar a golpe de inversión y compras –del 52% en Hutchison Essar por 10,7 millones de dólares a la turca Telsim Mobil por 4,5 millones en 2006- su invernadero en los mercados emergentes, con un crecimiento del 45%. Pero a Vittorio Colao, de refugio en refugio, todos sus oasis se le desvanecen en espejismos. A la vista de la recesión y el descenso del consumo, el mercado descuenta que vienen curvas en Europa del Este, donde la venta de móviles ha bajado ya un 16%. Las demoras en el 3G al que -con el iPhone en ristre- apostó todo en India (el motor de su crecimiento junto con Turquía desde 2007); la pérdida de peso en  China Mobile y la dilución de su 3,3% tras la revolución móvil asiática; las dificultades para poner en el mercado un 15% de su filial qatarí -que necesita vender ya- y las líneas rojas a su ‘safari’ africano demarcan un territorio emergente en el que las debilidades de la primera operadora móvil del mundo por clientes vuelven a quedar a descubierto, a la espera de que Vittorio Colao desbroce algún nuevo refugio.

El mercado se lo ha empezado a cobrar, con un descuento del 40% en lo que va de año. Es el preludio de unos resultados que -Colao reconoce- pueden empezar a mostrar la erosión del oasis emergente, el mismo ‘Emapa’ (Europa del Este, Oriente Próximo, Africa, Asia y el Pacífico) que ha reorganizado desde su llegada a la cúpula de Vodafone. Se aplica la vacuna: en España menospreció el efecto del descenso del consumo y los problemas del mercado inmigrante. Ahora previene a los inversores y los usuarios. Todo con tal de no volver, de nuevo, a transitar los predios del ´profit warning´.

Y es que sus ruegos al Departamento de Telecomunicaciones en la India para demorar hasta 2009 el concurso de licencias 3G han caído en el saco roto de las autoridades, no han hecho más que despertar a los fantasmas del miedo entre inversores y mercados, que castigan a la operadora con su cotización más baja en marzo de 2003. Con las confesiones de su afectación por la crisis, pone en duda su capacidad financiera para hacer frente al despliegue de las redes y mancha el horizonte de Essar -el tercer operador móvil del país y sus 1,87 millones de usuarios- en pleno pulso con la asiática Zte: la china desarrollará la expansión GSM india de Maxis Malasia. Su subsidiaria india Aircel, privada, es una de las cinco principales operadoras de telefonía móvil en India, cuyo mercado se disputan también Bharti Airtel, Reliance, BSNL, MTNL y Vodafone. Son las mismas nubes que ensombrecen el cielo qatarí, donde Vodafone, que en mayo pagó 2,1 millones de euros por la segunda licencia móvil,  restrasa la OPV de su filial qatarí y trata de congelar la adquisición de una nueva licencia. 

Es el propio Colao el primero en reconocer que le corresponde guiar a la compañía en la tormenta de las telecos europeas y aplicar la cirugía de urgencia para una epidemia que carcome al ‘corazón’ operativo del gigante de las comunicaciones, que sigue estando en el Viejo Continente, sobre todo en Gran Bretaña y España. Desde su desembarco en la primera operadora de telefonía móvil en el mundo por ingresos, Vittorio Colao supo que lo que le esperaba no era un paseo. Recibió de manos de Arun Sarin la compañía en unas condiciones muy diferentes a las que el indio la encontró en 2003, cuando apostó por la creación de un grupo global con intereses en economías pujantes como India, con la compra de Hutchison Essar; Rumanía, Turquía y la República Checa, los mismos que ahora comienzan a darle disgustos.

Además de tratar de darle ánimos a sus acciones con el plan de recompra por 1.000 millones de libras, no tendrá más remedio que concentrar sus esfuerzos en reducir los costes para conseguir que el beneficio de explotación se sitúe entre 13.851 y 14.481 millones de euros. Oveja negra de las zozobras de las telecos europeas, la operadora necesita liberarse de su dependencia del mercado de la telefonía celular en España -que lidera con una cuota del 31,2%- minimizar la proyección de su ´profit warning´ español y afinar los anzuelos de la portabilidad y la banda ancha, para que no abran las puertas a la sangría de clientes.

Telefónica y Telmex se lo ponen difícil a Vodafone en América. En el coto europeo -dependiente del móvil y en plena crisis de consumo- empiezan a escasear las piezas y la confianza de los inversores: en Gran Bretaña redujo su margen bruto del 30,8% al 26,6%; en Alemania, las ventas se contrajeron un 6%. Colao apunta a África, ya cuenta con el 50% del capital de Vodacom y el beneplácito del gobierno sudafricano. En un mercado bicéfalo, en el que la cacería de las telecos indias y chinas obtiene cada día mejores trofeos, no tiene más opciones si quiere pescar en los 400 milones de celulares que se venderán hasta 2013, ahora que su asalto sobre MTN ha resultado estéril. Pero el safari tiene sus riesgos en unos mercados ya saturados, con tasas de penetración móvil superiores al 100% en Sudáfrica y con un coto continental en el que la mitad de los países están en manos de seis multinacionales: el holandés Celtel, el saudí Etoisalat, el sudafricano MTN, Orange, el egipcio Orascom y el americano Millicom-Tigo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...