edición: 3024 , Miércoles, 5 agosto 2020
21/12/2017

La ESMA da un respiro a los operadores de los mercados y retrasa algunos aspectos de MIFID II

A menos de dos semanas de entrar en vigor el regulador admite que debe abrir un periodo de adaptación
Carlos Schwartz
La Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA, por sus siglas en inglés) ha decidido poner al ralentí aspectos del complejo paquete legislativo a menos de dos semanas de su entrada en vigor. El motivo es que algunos operadores del mercado admitieron que el tiempo no les daba para poner en práctica algunos de los requisitos del conjunto de normas conocido como MIFID II que es la directiva MIFID corregida tras la crisis financiera. Este paquete regula todos los aspectos de los mercados de inversión oficiales, sus activos y las normas de operación de las infraestructuras de mercados y los agentes que operan en los mercados. De acuerdo con las normas modificadas los mercados deben disponer de un registro de identificación de personas jurídicas (LEI, por sus siglas en inglés) que se utiliza para identificar a cada una de las partes en una operación regida por este ordenamiento jurídico y a cada uno de los emisores de activos para su negociación. El LEI debe ser comunicado a diario al Sistema de Referencia de Datos de Instrumentos Financieros (FIRDS) cuando se centraliza el resultado de las operaciones de los mercados en esa base de datos.
En semanas recientes la ESMA y las autoridades nacionales competentes  -en especial los reguladores de los mercados de valores- han recibido comunicaciones de las empresas de inversión que operan en los mercados europeos en las que se informaba de retrasos en la obtención del código LEI de sus clientes lo que implicaba que para el 3 de enero de 2018, que es cuando debería entrar en vigor la normativa, no todas las empresas de inversión tendrían un código disponible para identificar a todos sus clientes. El mismo problema se podría producir en el caso de emisores no europeos que negocian sus instrumentos financieros en mercados y plataformas europeas.

Para evitar este cuello de botella la ESMA “con el objetivo de lograr una implantación de los códigos de referencia sin incidentes ha decidido crear un periodo de adaptación de seis meses” durante los cuales las empresas de inversión podrán emitir a sus clientes un servicio que desencadene la obligación de asignarles esa referencia en los casos en los que no haya recibido de previamente de esos clientes el código LEI, a condición de que antes de proveer dicho servicio la empresa de inversión obtenga del cliente la documentación necesaria para gestionar el código LEI en su representación.

Por otra parte, los mercados en los que se registran operaciones deberán asignar su propio código LEI a los emisores no europeos que carezcan de dicho código. El martes pasado la ESMA también actualizó los parámetros que deben utilizar los mercados para suspender la cotización y transacciones de instrumentos financieros de acuerdo con las autoridades nacionales que son competentes en este procedimiento. La decisión de la ESMA es una modificación de su posición de acuerdo con la cual la ausencia del LEI implicaba la imposibilidad de cotizar y hacer operaciones. Hace una semana los grandes bancos que operan en los mercados de valores europeos estimaron que hasta un 20% de sus clientes carecía de código de referencia para operar.

La entrada en vigor del paquete estrella del regulador europeo en estas condiciones implicaría un verdadero revés. La posibilidad de que un número considerable de corporaciones se quedarán fuera de los mercados por la falta de un código de referencia es lo que ha hecho retroceder al regulador del criterio anterior. De acuerdo con fuentes del mercado hay colas institucionales de entidades que están a la espera de su LEI. A medida que se acercaba la fecha de aplicación de la MIFID II los bancos y mercados oficiales y plataformas iniciaron su presión sobre la ESMA para lograr una introducción “blanda” del paquete reformado con un periodo de adaptación que facilitara el rodaje del sistema.

El paquete que compone la directiva es sumamente ambicioso y prácticamente cubre todos los mercados y plataformas así como todos los instrumentos financieros. Su puesta en marcha ha dejado fuera de juego a algunos partícipes del mercado que no han logrado adaptar a tiempo sus infraestructuras  e incluso ha dejado fuera de juego a algunos Gobiernos que no han logrado trasponer a tiempo el conjunto de la directiva. De acuerdo con las normas adoptadas para cerrar una transacción es necesario que el vendedor, el comprador y el emisor estén identificado por su LEI. Este es un código alfanumérico de 20 dígitos. La ESMA ya autorizó que se mantengan las operaciones en los 17 países que no han traspuesto la MIFID II por completo.

De acuerdo con la CNMV “La ESMA y las autoridades nacionales competentes (NCA) son conscientes de que obtener los códigos LEI en nombre de los clientes por parte de las empresas de servicios financieros puede suponer retrasos a la hora de comunicar las operaciones de manera completa y detallada respecto a los plazos establecidos. Por esta razón, esta práctica será aceptada solo de manera temporal y las NCA supervisarán de cerca que los informes sobre operaciones remitidos sean puntuales, exactos y completos.

Esta situación obligará también a las autoridades nacionales competentes a modificar de manera temporal una regla de validación en sus sistemas de reporte de datos para permitir que acepten la comunicación de operaciones en las que la fecha de emisión del LEI sea posterior a la fecha de ejecución de la operación. Las empresas de servicios de inversión podrán contactar con su NCA para los detalles específicos de estos ajustes”. El regulador español ha señalado además que “Para agilizar la emisión de códigos LEI, la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF) – el organismo que los regula- ha creado la figura del Agente de Registro. Un Agente de Registro ayuda a las personas jurídicas a acceder a la plataforma de organizaciones responsables de emisión de códigos LEI que llevan a cabo la emisión del código y los servicios relacionados”.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...