edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
20/05/2011
ISR al alcance de todos

Abandonar el estatus de nicho; un reto necesario para la ISR

Beatriz Lorenzo

La Inversión Socialmente Responsable parece ser, claramente, una tendencia de inversión que ha llegado para quedarse, el objetivo hacia el que apuntan las apuestas de futuro, indudablemente afincadas en el desarrollo sostenible como meta más deseable. La ISR es el resultado de incorporar criterios sociales, ambientales y de buen gobierno en alguna de las etapas del proceso de inversión, y suele identificarse con una familia o conjunto de productos de los llamados “éticos”.

Esto realmente no es así, ya que existen productos financieros que aplican filtros éticos o ambientales sin publicitarse como tales. En el panorama europeo, la Inversión Socialmente Responsable representa una de las áreas de mayor crecimiento en los últimos años.  Sin embargo en España todavía existe una brecha en relación a la ISR que sigue reducida al estatus de nicho. Con el afán de contrarrestar esta situación, Telefónica, la UNED y Economistas sin Fronteras han creado recientemente un Laboratorio de Fondos ISR para acercar el concepto a la sociedad en general y difundir las investigaciones en la materia.

MÁS DIFUSIÓN

Precisamente la ISR es uno de los temas abordados- junto con Responsabilidad Social Corporativa, Responsabilidad Social en las Administraciones Públicas, Responsabilidad Social Universitaria- en el recientemente inaugurado espacio virtual de la Cátedra Uned- Telefónica de Responsabilidad Social Corporativa, que pretende erigirse como un espacio de diálogo abierto para compartir conocimiento en Responsabilidad Social y transmitir los avances que desde el mundo académico se están realizando en el conocimiento, fundamentos y valor generados por la Responsabilidad Social.

En estrecha relación con la Inversión Socialmente Responsable se encuentran conceptos tales como el “retorno social sobre la inversión”, mecanismo que esboza una comparación entre el valor social generado por una iniciativa y la inversión necesaria para lograr es impacto. Otros conceptos, como los precios sombra y la tasa social de descuento, se adentran también de forma incipiente en los todavía inexplorados territorios del retorno de la inversión social. La importancia de medir la inversión social va mucho más allá del afán por convencer a los últimos – pero robustos- reductos de accionistas incrédulos. Es, de hecho, la forma en que las buenas prácticas se conviertan en políticas empresariales, se enraícen en el ADN empresarial, pasan de ser conceptos filosóficos a realidades tangibles.

Muy ligados también con el concepto de la ISR están también los microseguros y las microfinanzas en general; un servicio financiero para aquellas personas de bajos ingresos o que no tienen acceso a la banca tradicional, y que no tienen como único objetivo el mitigar una situación de pobreza sino facilitar un impulso que permita poner en marcha negocios que alejen a la población de la exclusión social.

En el caso de los microcréditos el prestatario afronta un proyecto en el que se involucra totalmente; y las estadísticas demuestran que a pesar de n contar en muchos casos con avales, en la práctica la morosidad en este tipo de pequeños créditos se sitúa en la tercera parte de la que tiene la banca tradicional. Otro elemento positivo es que los clientes receptores del dinero prestado se convierten en emprendedores que se arriesgan y aprenden de su experiencia, a la vez que en la mayoría de los casos reciben formación, generando cambio social y permitiendo el progreso y el desarrollo.

LA NECESIDAD DE POTENCIAR LA ISR

En otro orden de cosas, si bien en España el impulso de la Inversión Socialmente Responsable no ha sido hasta la fecha todo lo fuerte que debiera, quizás las cosas estén a punto de empezar a cambiar o, al menos, la ISR ha conseguido colarse en las agendas corporativas e institucionales. De hecho,  el Consejo Estatal de Responsabilidad Social incluye la ISR entre sus principales temas de análisis.

Aún así, queda camino por recorrer, e iniciativas como la mencionada, que pretenden acercar el concepto a la sociedad, pueden acortar distancias en este sentido. La realidad es que la  falta de educación financiera y la confusión de ISR y banca ética se plantean como motivos de peso para la falta de integración de esta filosofía en España. También influye la escasa experiencia en ISR de las gestoras de activos, sobre todo por la escasa demanda que han tenido de ella, aunque existen casos en los que se la resistencia se ve agravada por la escasa transparencia de las inversiones. A esto se les unen los vaivenes que en los últimos tiempos han sufrido varios fondos, como el descalificado BBVA Extra 5 II Garantizado o la fusión de varios de ellos con otros no encuadrados dentro de la ISR.

No cabe duda de que en España existe todavía un terreno demasiado árido para que la ISR produzca buenos frutos. Según el Observatorio de la Inversión Socialmente Responsable, elaborado por el Instituto de Innovación Social de ESADE con el patrocinio del BBVA, la legislación es un marco imprescindible para la consolidación de la ISR, y en España este marco todavía no está afianzado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...