edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
26/11/2015
banca 
Ya van 3.000 millones de euros
Francisco González, presidente de BBVA

Accionistas de BBVA, inquietos por la rentabilidad digital de FG, que no llega

El rancio discurso tecnológico sirve para perpetuarse al frente del banco, en espera de que la inversión `virtual´ se convierta en efectiva
Juan José González
Francisco González (FG) no atina con el término medio: o llega demasiado pronto al mercado con una oferta tecnológica-bancaria que no entiende un público aún no preparado, o se pasa de frenada y le traiciona la estrategia y su propia estructura interna. Reordena la estructura del banco, cambia la organización y la pone patas arriba, todo por la digitalización, la tecnología es argumento y coartada útil y sutil para perpetuarse al frente del segundo banco (no sistémico) español. En Turquía González asegura tener las espaldas cubiertas; en Latinoamérica -México- dice que va a "romper". Mientras, su apuesta digital ya es percibida como un discurso gastado y deteriorado por la falta de resultados. Los accionistas esperan que llegue el día para conocer el rendimiento de los más de 3.000 millones de euros de gastos de `lo digital´ de FG. Más vale que las espaldas sean anchas.
FG interpreta el cambio estructural de la banca con una oferta que no consigue conectar con la demanda y, para arreglar lo que él mismo reconoce como un "leve error en la táctica", trata de modificar la demanda, que finalmente, acaba desconcertada. Lo cierto es que el discurso tecnológico de su célebre digitalización, es un discurso viejo, quemado en el tiempo, pues ya cumple más de una década como argumento de imagen, de marca, de posicionamiento sectorial que, o bien comienza ya a mostrar su frutos o lo cambia por otro más convincente y efectivo. Lo que es evidente es que el discurso tecnológico del presidente del banco no aguanta más sin ofrecer un balance.

El balance de la apuesta estratégica de FG tan sólo registra hasta el momento expectativas de futuro y promesas de largo plazo, además de algún pinchazo puntual (Firsr-e). No ofrece, sin embargo, pista alguna sobre los rendimientos de la inversión digital, del retorno de los más de 3.000 millones de euros que lleva invertidos BBVA (300 millones por desembolso de adquisiciones y el resto por gasto tecnológico orgánico del propio banco) desde 2011 en la apuesta digital. Es una suma importante que, por mucho que una parte se considere como apuesta a largo plazo, otra parte es a medio plazo, y cuatro años deben ser suficientes como para mostrar (demostrar) un balance.

Hasta la fecha, Francisco González y su banco se comportan como un investment banking al uso, compras y más compras. Adquiere el digital Simple en EE UU; Madiva es otra digital experta en Big Data; Spring Studio es otra empresa especialista en el usuario digital y, esta semana suma la compra de una parte de Atom Bank, proyecto que nació hace un año y que al parecer ha cautivado al presidente por sus habilidades en el sector de las tecnologías de servicios financieros. Y así, suma y sigue el proceso de transformación del viejo banco al nuevo entorno.

El máximo responsable de BBVA, continúa empecinado en abarcar el mundo tecnológico llegando antes que otros, pero, sobre todo, más lejos, dando siempre un paso más. Lo hace mediante adquisiciones de pequeñas unidades de negocio especializadas en tecnología bancaria (fintech). Se han convertido en el grueso de su estrategia. En esta carrera, sin embargo, FG deja al descubierto la debilidad y el retraso tecnológico del banco, al tiempo que ignora las herramientas con las que cuenta su competencia y la capacidad de reacción frente a tanta incorporación digital.

Pero de nuevo surge la gran duda: ¿serán percibidas las ventajas, eficacia y utilidad de los avances de un banco por los clientes mayoritarios, el gran público, el grueso de la clientela, la banca minorista, además de las pymes? Y ¿hasta qué punto las novedades, avances o utilidades que brinda BBVA en su apuesta tecnológica, son exclusivas o no son contestadas y adoptadas casi de forma inmediata por los competidores? Las respuestas deben estar en la rentabilidad, en el retorno de las inversiones de la aventura en la que FG apuesta más de 3.000 millones de euros, todavía pendientes de un balance o, lo que es lo mismo, de mostrar que lo virtual se convierta en efectivo en la cuenta de resultados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...