edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
04/09/2013

ACS apunta a una fusión con sus filiales Hochtief y Leighton y rompe el pacto de caballeros con la australiana

La constructora española, tras perder la batalla por Iberdrola, aspira a controlar el 60% de Leighton para hacerse con su consejo
Carlos Schwartz

La huida hacia adelante de ACS sigue su curso tras el fracaso de su lucha por el control de Iberdrola y el frente de batalla ahora está en Australia donde los conflictos con los consejeros independientes estallaron en marzo pasado con la salida del consejo de Leighton del presidente de la sociedad Stephen Jones, y otros dos consejeros: Wayne Osborn e Ian McFarlane. Este verano el consejero delegado de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes, dio un paso más al anunciar que había incrementado la participación en la sociedad australiana del 54% al 54,96%. Este incremento que parece nimio resultó ser una verdadera provocación ya que el pacto histórico entre Hochtief y Leighton se basaba en que la empresa alemana no superaría el 55% del capital en la australiana y no tendría más que cuatro consejeros en un consejo de hasta 12 ejecutivos.

Este acuerdo de caballeros daba por supuesto que Hochtief dejaría el control efectivo de la empresa en manos de los socios locales. El pacto fue renovado en 2010 entre ambas empresas, es decir antes que ACS tomara el control de la constructora alemana. Hochtief anunció ahora que seguiría adquiriendo títulos de su participada.

Los analistas locales han hecho una lectura unilateral del movimiento anunciado por Hochtief. ACS va a aprovechar la tolerancia de la ley del mercado de valores australiana que permite incrementar la participación en una sociedad dependiente sin necesidad de lanzar una oferta pública siempre y cuando los incrementos no sean superiores al 3% cada seis meses. Consideran que el objetivo de ACS instrumentado a través de Hochtief es alcanzar como mínimo el 60% para tomar el control del consejo sin tener que dar explicaciones sobre pactos no vinculantes como el que en el pasado gobernó la relación entre ambos socios. Hasta ahora parece que a Florentino Pérez le está yendo mejor con esta ofensiva que a Carlos Slim con la suya en KPN.

De momento no ha surgido una resistencia organizada a la operación de cerco y aniquilación de las huestes australianas dentro de la empresa. Tampoco parece que haya resquicios legales en esta cuestión a los que puedan apelar quienes se resisten a la cirugía de amputaciones que propugna el accionista mayoritario. El pacto se menciona en algunos documentos, como la emisión de bonos hechas en el pasado, pero es difícil que este hecho se pueda hacer valer. Mientras, y a pesar de sus reveses, Leighton representa el 80% de los ingresos de Hochtief según los analistas australianos.

Nadie duda en Sydney que el objetivo es llevar adelante una fusión de ACS, Hochtief y Leighton, porque como ha dicho una de las fuentes consultadas: “Esa es la cuadratura del círculo para el presidente de ACS y sus socios porque puede abrir la puerta a un renovado flujo de ingresos sobre la base de la venta de activos y lograr la consolidación de un balance de una dimensión muy importante”. La visión de este futuro en el cual en la cúspide de la quizá “constructora más grande del mundo”, como vaticina la afición de Pérez, éste reinaría no puede  menos que provocar al presidente de ACS mal de altura.

Pero como siempre hay tropiezos en la vía al éxito, retos sin los cuales ejercer la actividad empresarial sería por demás aburrido, Leighton ha confesado que en el primer semestre de este año ha obtenido un beneficio de 360,2 millones de dólares australianos comparados con los 105,9 millones obtenidos en igual periodo el año anterior. Lo que ocurre es que la cifra refleja los ingresos extraordinarios de 215 millones de dólares de la venta de la filial de proceso de datos y telecomunicaciones. La mala noticia es que la cifra de deudores en cuentas a cobrar del balance se ha disparado en un semestre en 600 millones de dólares, pasando de 3.800 millones a
4.400 millones de dólares.

  El dato no es una banalidad porque refleja la fuerte caída en el sector extractivo, es decir de la minería, a la cual Leighton le vende servicios. El 50% del acumulado se corresponde con las deudas de empresas de gas y petróleo, y el proyecto Gorgon en Australia supone el solo 1.850 millones de dólares. Las empresas que hacen explotación de petróleo en Irak forman parte del paquete. La minería del carbón sigue en la lista por importancia con Bumi Resources de Indonesia a la cabeza.

Este año Leighton abandonó la explotación bajo contrato de las minas de carbón de Bumi en Indonesia ante el riesgo de insolvencia de la empresa.

Los más de 300 millones de dólares que ha dejado de pagar el grupo indonesio pueden acabar como incobrables. Los otros cobros importantes en mora y que respresentan un 59% del total se concentran en África del Norte y Medio Oriente. El gran problema de esta situación es que aunque don Marcelino Fernández Verdes se ponga el frac, cobrar no va a ser fácil. En el informe semestral la empresa afirmó que hasta fin de año piensa cobrar 500 millones de dólares de este total, pero una parte de la deuda es litigiosa. En el caso de África los cobros se retrasarán al menos dos años más.

 La caída del precio de las materias primas, vinculado a la contracción en la actividad económica de China y sudeste asiático, está jugando una mala pasada a Leighton que tiene una parte importante de su actividad concentrada en los servicios a la minería. La caída en el precio del carbón forma parte de este escenario. Pero el problema afecta a otros minerales, y la actividad en el sector de la minería en los países emergentes se ha debilitado por la menor demanda internacional. Si este escenario se torna más adverso las cuentas no van a salir todo lo bien que ACS espera.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...