ACS forzada a liquidar el crédito con BBVA apelando a un
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
18/07/2012
La quiebra de Enron puso al descubierto la ingeniería financiera basada en estas operaciones

ACS forzada a liquidar el crédito con BBVA apelando a un contrato de futuros prepagado

Los socios de la constructora, al mismo tiempo que fuerzan la reducción de tamaño, agudizan la contradición de fondo: la matriz es más pequeña que sus participadas Hochtief e Iberdrola
Florentino Pérez preside la última junta de accionistas de ACS
Carlos Schwartz

En una operación de imagen curiosa la empresa Actividades de Construcción y Servicios (ACS) registró en la Comisión Nacional de Valores (CNMV) entre el viernes 13 de julio y el lunes 16 de julio seis hechos relevantes referidos todos a una misma operación combinada. Las operación en si es sencilla. La empresa amortizó el crédito sindicado cuyo lead manager era el BBVA y en el cual participaba Bankia por importe de 1.599,2 millones de euros y con el cual la sociedad mantenía el 8,25% del capital social de la eléctrica Iberdrola en la forma de acciones además de alguna operación de derivados. Como es lógico ACS obvia que la salida ha sido precipitada ante la exigencia -desde luego conocida por la propia empresa y sus socios de referencia- de desembolsar garantías suplementarias a causa de la persistente baja cotización de las acciones.

El presidente de la sociedad, Florentino Pérez, parece haber chocado con sus socios del Grupo March y la familia Fluxá firmemente opuestos a cualquier desembolso suplementario en torno a la aventura de Iberdrola. Con la convicción de que esa jugada ha salido mal, y de que hay que reducir precipitadamente la dimensión del holding de construcción los socios de referencia al mismo tiempo que fuerzan la reducción del tamaño agudizan la contradicción de fondo: la matriz es más pequeña que sus participadas Hochtief e Iberdrola.

Para que las cuentas cuadren, en el horizonte lo único que se pueden plantear realmente es la fusión por absorción con la filial Hochtief, donde la alemana sería la sociedad dominante. Si la jugada que recomienda más de un analista saliera bien, a resultas de la integración se podría generar algo de caja para reducir el endeudamiento de ACS. Pero los malabares que ha hecho ACS para ocultar como ha salido del atolladero del crédito organizado por BBVA dan a ver hasta donde el presidente de ACS es sensible al deterioro de su imagen pública de conquistador de vasallos societarios. El dinero para cancelar la deuda con BBVA y su sindicato fue concedido por Societe Général (SG) sobre la base de un contrato de futuros prepagado sobre las acciones de Iberdrola representativas del 8,25% del capital de la sociedad. Esto quiere decir que ACS se compromete a pagar a vencimiento a SG en dinero o acciones el equivalente de lo que haya pactado y que desconocemos.

Estas operaciones de contratos de futuros suelen adelantar en dinero entre el 75% y el 80% de los títulos comprometidos a una fecha futura siendo la diferencia un margen de seguridad para el que da el dinero. Como no sabemos el margen establecido entre ACS y SG lo único que se puede hacer es especular sobre las intenciones. La lógica conociendo a los personajes es que ACS pretenda ganar dinero en esta operación y haya apostado a que el precio de las acciones subirá respecto de su precio actual de mercado, para recuperar algo de lo que lleva perdido. Como en la legislación española no se puede vender lo que no se tiene, SG ha tomado en préstamo las acciones de Iberdrola en manos de ACS para cubrir la apuesta. Lo que se ha perdido con la venta de acciones de Iberdrola en el segundo trimestre de este año habrá que esperar al 30 de agosto, día más día menos.

En general en este tipo de contrato bilateral si el precio de mercado a la hora de liquidar la operación es superior al pactado, pierde el vendedor, y si el precio de mercado es inferior pierde el comprador. Dicho sea de paso, la eléctrica estadounidense Enron, la mayor quiebra en la historia del país en diciembre de 2.001, obtuvo financiación a través de vehículos externos a la sociedad mediante contratos de futuros prepagados con los que vendía gas y otras materias primas. Pero el riesgo final de estas operaciones que eran créditos encubiertos era traspasado a la propia Enron por un sistema de contrapartidas y no se quedaba en los vehículos utilizados.

JPMorgan Chase financió a Enron mediante contratos futuros prepagados con 2.600 millones de dólares que a la hora de la quiebra fueron calificados como financiación fraudulenta porque fueron préstamos disimulados bajo la forma de contratos de futuro de forma tal que la deuda no se cargaba sobre el balance de la eléctrica sino sobre el vehículo. Las lagrimas borraron el maquillaje. Es llamativo que la compra de parte de las acciones de Iberdrola se haga a través de un vehículo externo a la sociedad, Residencial Monte Carmelo, que es el que suscribe los contratos con SG.

La operación en lugar de ser descrita en un solo hecho relevante se ha partido en seis trozos. En uno de ellos se coloca a SG como receptor de un préstamo. El de las acciones. En otro se dice que el banco “se ha comprometido, con ocasión de cada Junta General de Iberdrola, a hacer sus mejores esfuerzos para que RMC ostente los derechos políticos de dicha participación”. Algo que sugiere que es el banco quien se ha quedado con los derechos políticos de las acciones aunque se compromete en la medida de lo posible a que en las juntas lo ejerza ACS. Un párrafo oscuro donde los haya. En fin, que la sucesión de mensajes contradictorios parece destinado a encubrir en que consiste realmente la operación que ha hecho que no es la mera obtención de un crédito.

Mientras, el ejecutivo de confianza de Florentino Pérez, Marcelino Fernández Verdes, sigue su operación de acercamiento a la cúpula de Hochtief en un intento por vencer las resistencias de la cultura corporativa de Hochtief a la presencia de ACS como mayor accionista de la empresa. La posibilidad de que en el futuro se pueda lograr un proceso de fusión entre la empresa germana y la española depende en buena medida de que los conflictos soterrados entre la gestión de ambas empresas se diluya. Y desde luego de que la constructora española logre reducir su endeudamiento y reducir su tamaño.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...