edición: 2614 , Miércoles, 12 diciembre 2018
13/05/2014

ACS-Hochtief anuncia que controla el 69,62% de la australiana Leighton en medio de acciones policiales y contenciosos

La policía india detiene a un alto ejecutivo de Leighton mientras un gran cliente amenaza cancelar su contrato
Carlos Schwartz

El primer ejecutivo de Leighton Holdings, Marcelino Fernández Verdes, no logra tener respiro en la filial australiana Leighton. La empresa anunció ayer tras el cierre del periodo de la oferta pública de acciones para adquirir hasta el 74,23% de los títulos de la sociedad en la bolsa de Australia, ASX, que ACS-Hochtief había alcanzado una participación del 69,65%. Pero al mismo tiempo se vio obligada a comunicar que la policía india -en donde la filial al 90% propiedad de Leighton, Thies Minecs, explota una mina de carbón de la eléctrica NTPC- había detenido al primer ejecutivo de la filial.

Raman Srikanth fue apresado en Hiderabad, capital del estado de Andra Pradesh, por las fuerzas de seguridad a causa de una denuncia de la empresa Roshni Developers Private Limited. Thies Minecs tiene un litigio con Roshni desde hace dos años en Singapur. Leighton ha comunicado a la bolsa australiana sobre el incidente con fecha 12 de mayo al igual que el incremento de participación de Hochtief y de un nuevo revés. La decisión por parte de NTPC de cancelar el contrato contraído con Thies para la explotación de la mina de carbón Pakri Barwadi. El contrato suponía ingresos para Thies Minecs de 267 millones de dólares en los próximos cinco años. NTPC ha ejecutado 18,5 millones de dólares de avales bancarios de Thies, de acuerdo con fuentes al tanto de la situación.

Leighton afirma que la decisión unilateral de la eléctrica es infundada y “viola el contrato” entre ambas. Un 10% de Thies Minecs está controlado por la sociedad Minecs Finvest, propiedad de Vinod Bagrodia. Éste es hermano del ex ministro de Minería de la India Santosh Bagrodia.
Thies Minecs obtuvo la adjudicación del contrato para explotar la mina de Pakri Barwadi en 2010. esta cadena de incidentes sigue a rumores en India según los cuales Thies Minecs y su socia Minecs Finvest habrían sido acusadas de corrupción por un contrato para la explotación de una mina de carbón en India por importe de 5.500 millones de dólares australianos.

Las fuentes consultadas afirmaron que estas presuntas acusaciones se refieren al contrato con NTPC cerrado en 2010 por 27 años. El mes pasado Leighton Holdings emitió un comunicado en el que afirmó que los problemas de corrupción en los que la empresa se ha visto involucrada son puntuales y se refieren exclusivamente a Indonesia e Irak. Los problemas en ambos países han derivado en la ruptura de contratos con pérdida de dinero por parte de la constructora australiana. Los nuevos escándalos se producen poco antes de la junta de accionistas de la empresa convocada para el 19 de mayo. La secuela de acontecimientos seguramente derivará en exigencias de los accionistas minoritarios de la sociedad.

ACS se había embarcado en una batalla a fondo contra los ejecutivos de Leighton, para controlar los cargos estratégicos de la empresa además de la mayoría del consejo de administración de la sociedad en un intento de aumentar el valor de las acciones de Leighton y reestructurar la actividad de la empresa. A resultas de estos enfrentamientos Fernández Verdes asumió el cargo de ejecutivo máximo de la sociedad y designó a Javier Loizaga como director financiero. Mientras las cuentas a cobrar de la filial australiana de ACS se dispararon de forma espectacular alcanzando a los 5.000 millones de dólares australianos, y fuentes de medios financieros señalan que de ese monto una buena parte es incobrable.

Al mismo tiempo la empresa ha quedado bajo una investigación de la Policía Federal de Australia por corrupción en la que se ha visto obligado a colaborar el mercado de valores ASX. Se trata del pago de sobornos en Indonesia e Irak. Por su parte los accionistas han amenazado a la empresa con una acción judicial colectiva por mala gestión, algo que habrá que ver si se materializa.

También la agencia de calificación de riesgo Moody´s ha hecho advertencias públicas a Leighton señalando que la eliminación de los consejeros independientes del consejo de la constructora en Sydney podía motivar la degradación de la calificación de Leighton. La constructora australiana representó en 2013 el 67% de los beneficios antes de impuestos de la matriz Hochtief y el 57% de sus ingresos. El año pasado los ingresos de Leighton fueron de 22.600 millones de dólares australianos resultado de su actividad en todos los sectores en los que opera.

De acuerdo con la documentación que obra en poder de la Policía Federal de Australia en torno a los casos de corrupción en Irak e Indonesia, la alta dirección de la empresa tenía un conocimiento pormenorizado del pago de comisiones ilegales y el maquillaje aplicado a las propuestas de negocio para sustraer al público el detalle de esos pagos. Un anterior consejero delegado de la sociedad, Wal King, estaba al tanto de estas prácticas. También el presidente que le sucedió designado tras una crisis provocada por ACS cuando impuso un consejero “independiente” provocando la dimisión del anterior presidente y de dos de los cuatro consejeros independientes.
De acuerdo con estimaciones de medios financieros la constructora que genera el 80% de los ingresos de Hochtief, puede sufrir la cancelación de contratos en curso y menores contrataciones por importe de hasta 46 millones de dólares australianos en sus operaciones fuera del país, queda expuesto a una multa de hasta 57 millones de dólares de acuerdo con la legislación criminal de la Commonwealth, y puede dejar de cobrar sus posiciones acreedoras en Irak por importe de 400 millones de dólares.

Pero Leighton tiene otro frente más abierto. Los impagos y litigios vinculados a ellos, en particular en Oriente Próximo. Se trata en su mayor parte de contratos vinculados a la filial Al Habtoor Leighton Group. Están en juego impagados por importe de 1.100 millones de dólares australianos. Las filtraciones de ex ejecutivos han llevado a la convicción de que la empresa oculta información aportada por asesores externos y ex ejecutivos subcontratados para asistirla en el cobro de esos contratos que consideran que la empresa corre un riesgo cierto de no recuperar esas cuentas. De acuerdo con fuentes de medios financieros en Sydney la sociedad Al Habtoor Leighton Group (AHLG) ha alcanzado acuerdos con promotores inmobiliarios en Oriente Próximo que le han ocasionado fuertes pérdidas. Un ejemplo son 80 millones de dólares perdidos en la promoción conocida como Palacio Esmeralda en la isla de La Palma en Dubai, promovida por el político ucraniano Nver Mkhitaryan, sobre un valor total de contrato de 272 millones de dólares australianos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...