edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
16/10/2014
Calendario en revisión

AENA, obligada a bajar el precio de colocación o a aplazar la salida a bolsa

Su debut bursátil, entre la espada de la caída del mercado y las prisas del Gobierno
Juan José González

Se complican las expectativas de recuperación en España. Estancamiento de las economías de Alemania, Italia y Francia. Un escenario en el que es difícil mantener la confianza empresarial y, por tanto, la inversión financiera que en este caso va camino de seguir a la economía real. Y si no hay mucha confianza, las empresas, públicas y privadas, que apuran sus planes para vestirse de largo en el mercado bursátil, comienzan a mirar al calendario. Las salidas a bolsa en fase de preparación eran (y son por el momento) la buena señal que hacía confiar en la recuperación de los mercados, porque estos recuperaban el optimismo, una sensación que, sin embargo, parece que comienza a quebrarse y que ya amenaza a alguna empresa con poner en marcha el plan B: el aplazamiento de su salida a bolsa. El momento ya no es tan dulce como hace dos o tres meses -seis meses antes comenzaron a cotizar 11 empresas, algo que no se veía desde 2007-. Ahora, la intranquilidad y la incertidumbre restan fuerza a los planes empresariales porque la bolsa ya no anticipa la recuperación, sino un nuevo enfriamiento de la inversión.

Aeropuertos, Loterías, Correos, Paradores, Renfe o Adif viven su particular cuenta atrás para entrenarse ante el público inversor. Calendarios diferentes, más inmediatos para unas que para otras. Todas o todos al ritmo que había fijado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy con su célebre "la recuperación económica ha llegado para quedarse" y que se interpretó como lo que fue realmente: el pistoletazo de salida a Bolsa del gestor aeroportuario, AENA, al parecer, la primera en abrir el desfile de opvs.

Pero la economía parece vivir una fase febril, seguramente fruto del contagio de las economías alemana, italiana y francesa, que sí han confirmado el síntoma. Lo cierto es que España ya registra alguna décima, como indica el termómetro del mercado bursátil, estos días en el filo de los 10.000 puntos, mil menos que hace una semanas cuando el consenso de mercado lo situaba por encima de los 12.000. Y por si fuera poco, la caída de ayer, acompañada de la de sus homólogos europeos Dax, Cac y Ftse que viven en la zona de mínimos anuales.

No es el mejor escenario para preparar la salida al mercado bursátil, sino de preparar las maletas para esperar a que mejore el tiempo. En esta misma línea se encuentran los asesores y colocadores de Aena, en capilla por su proximidad a la bolsa, convencidos de que el cambio de climatología está obligando a cambiar de rumbo a los inversores que habían visto en el mercado español una buena oportunidad para comprar activos a buen precio y de bajo riesgo. El mercado se encuentra ahora en una de esas fases que los analistas llaman de `corrección´, pero al mismo tiempo con un mar de fondo inestable que provoca una clara pérdida de confianza.

Los temores de los equipos que trabajan en la colocación de las empresas en bolsa, tratan estos días de reconstruir sus calendarios ante la continuada corrección del mercado y sin perder de vista la llegada de nuevos datos macroeconómicos. Reciben también los inputs de otros mercados que, como el londinense no traen buenas noticias. Los debuts más recientes en el parqué confirman que no han elegido el mejor momento, que se han precipitado y que las prisas y el mal consejo se ha traducido en que hoy día cotizan por debajo del precio de colocación (Pershing), o que otras como Jimmy Choo se haya inclinado por el precio más bajo del rango fijado por sus asesores. Otras compañías que se encuentran en la misma fase de preparación han optado por la prudencia y decidido aplicar el enfriamiento a sus planes, siguiendo la evolución de las cifras de la macroeconomía y de la marcha del mercado de renta variable. Empresas como Rocket o Aldermore, han decidido aplazar su salida a bolsa hasta ver el horizonte con más calma.

Otros factores como el impasse en la actuación del BCE en la Eurozona, la incertidumbre sobre la crisis de Ucrania, aún sin cerrar, la incertidumbre sobre las entidades financieras, pendientes de los resultados de los exámenes de estrés, incertidumbre sobre Cataluña, el ébola y los resultados empresariales del tercer trimestre, han obligado, en definitiva, al equipo de colocadores de AENA a replantear algunos plazos de la colocación. Quizás no sea el momento más adecuado para vender barato, y por tanto, ingresar menos dinero en las arcas del Estado. Porque no hay que olvidar que las prisas y los plazos son responsabilidad del Gobierno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...