edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
19/09/2011
Los bancos más endeudados buscan 100.000 millones

Agobio financiero de la banca española para terminar el año

Dificultades para cubrir los 15.000 millones de las ofertas de Loterías y Aeropuertos
Santander ha intentado adelantarse al problema con la macroemisión de pagarés
Juan José González

Entre aeropuertos públicos y juego, el Estado pretende ingresar en los próximos meses 15.000 millones de euros, los cuales deberán salir en teoría y en la práctica, de los particulares y de las entidades financieras que inviertan en la adquisición de títulos y que aseguren las operaciones. Parece una cantidad fácilmente asumible por el mercado, pero que no lo es tanto si se suma a otras cantidades mucho mayores, y que también deberá tener en cuenta los compromisos de pago a los que deberán hacer frente en 2012 las diez primeras entidades financieras españolas, deja escaso margen de maniobra para acudir a todas las demandas de liquidez que se irán conociendo desde ahora en adelante, aunque Santander ya se ha adelantado a solicitarla al mercado con una macroemisión de pagarés. Las doce entidades con mayores vencimientos de deuda en los próximos 14 meses deberán conseguir 100.000 millones de euros, empezando por Banco Santander y cerrando la docena de entidades el nuevo banco Mare Nostrum.

No entraban dentro de lo previsto. Al menos en algunas de ellas, sobre todo en los nuevos bancos –cajas de ahorro- y banca mediana, las cifras que se barajaban en compromisos de pago, eran un 23% inferiores a las estimadas al finalizar el pasado ejercicio, momento en el que se fijaron los plazos de endeudamiento que vencen ahora, a finales de 2011, así como los que vencerán en 2012. Sin embargo, los mercados de capitales han cambiado ligeramente, dando un giro, en principio de 90 grados, con el cierre de los mercados mayoristas y, sobre todo, con el espectacular encarecimiento de los costes. Las entidades con mayores vencimientos (Santander, Bankia y BBVA) no tenían recogida en su previsiones que los seguros contra impago alcanzarían niveles superiores, por ejemplo, a los de la quiebra de Lehman, ni mucho menos que los diferenciales de deuda pública y riesgo país superaran los 350 puntos básicos.

Entre este imprevisto nivel récord y que el cierre de los mercados de capitales se ha prolongado en el tiempo, también, más de lo previsto, las entidades financieras españolas parecen haber dejado pasar los últimos meses a la espera de una mejoría de la coyuntura que, al contrario, se ha demostrado más negativa. Las grandes entidades españolas habían planificado 2011 con financiación de vencimientos a base de cédulas hipotecarias. Y la coyuntura se ha encargado de decir que no es suficiente. Ahora se necesitan 100.000 millones para hacer frente a las deudas que vencen en los próximos 14 meses, y la situación de los mercados de capitales sigue en la misma situación y con posibilidades de un colapso a nada que el Banco Central Europeo modifique un ápice a la baja o endurezca las condiciones de acceso a la liquidez. Al contrario, estará más obligado si cabe, no solamente a mantener las subastas de corto plazo, sino las de medio plazo en los próximos meses, mes a mes, así como recuperar las operaciones anuales.

Comienza en breve el último trimestre del año, zona del calendario anual donde los responsables de la planificación financiera deben hacer cuentas sobre cómo encarar las próximas dificultades en los próximos ejercicios, y en particular acordar con los gestores del día a día la forma en que se van a resolver los problemas del corto plazo.

El escenario no deja lugar a dudas que se trata de uno de los finales de ejercicio más complejos, donde incluso el elemento político es una variable que habrá que tomar en consideración –un nuevo Gobierno siempre viene con planes de inversión, y estos hay que financiarlos-, el fin de curso político en la Unión Europea, con Grecia en default y la amenazante y peligrosa espiral con origen en Italia, no va a dar alas a los mercados de capitales. El sector bancario sigue inmerso, por otra parte, en una fase de deshacerse de deuda, vendiendo activos y ajustando –a cámara lenta- tamaño.

Al menos, un atisbo de acuerdo de concertación entre los bancos centrales y la disposición de China para apoyar una recuperación europea –a cambio de acciones, no sólo de deuda pública- parece que se presenta como una ráfaga de luz en plena oscuridad de la tormenta. En esta situación, las entidades españolas han comenzado a reaccionar ante la inmediatez de esos vencimientos cercanos a los 100.000 millones de euros. Primero Sabadell, después Sabadell y ahora en menor medida –porque sus necesidades son notablemente inferiores a Bankia y Santander- ya se han lanzado al mercado en busca de liquidez, comenzando por el minorista con emisiones de bonos y pagarés.

Pero la duda esta ahora en saber cómo harán frente al grueso de los vencimientos de deuda entidades como Bankia (19.000 millones de euros) Caixacatalunya (5.800 millones) o Cívica (con 4.100 millones). La solución no es fácil, como tampoco parece que será fácil que estas doce entidades con compromisos de 100.000 millones en el corto y medio plazo, con dificultades diarias de financiación, puedan cubrir inversiones que como la del Estado en Loterías y Aeropuertos solicitará al mercado más de 15.000 millones de euros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...