edición: 28267 , Jueves, 17 octubre 2019
02/01/2012

Ahorrar CO2, el desafío del sector privado

Beatriz Lorenzo

Las emisiones contaminantes se perfilan como uno de los mayores problemas inherentes al cambio climático. Durante los últimos años no ha podido Europa alcanzar el objetivo de una gestión coherente de ese caramelo venenoso que es el comercio de créditos de carbono; ni ha sido capaz China de llegar a un acuerdo que vincule la ayuda de los países desarrollados en la lucha contra el cambio climático a la aprobación de controles más rigurosos para sus emisiones de gases de efecto invernadero. 

La mayoría de los países desarrollados no han modificado significativamente sus sistemas productivos para conseguir una reducción de emisiones y todavía no se ha logrado desvincular la emisión de carbono del crecimiento económico. Para los expertos, si se continúa con el actual ritmo de emisiones el mundo habrá agotado en 2034, 16 años antes de lo previsto, su presupuesto fijado para la primera mitad del siglo.

ÁMBITO CORPORATIVO

Así, el sector empresarial tiene mucho que decir a este respecto. Recientemente las grandes empresas españolas- Endesa, Cemex, Cepsa, Meliá Hotels International, Philips Ibérica, Renfe, Telefónica, Toyota España y Unibail Rodamco España- que conforman la Plataforma Empresas por la Eficiencia Energética se han comprometido a ahorrar un millón de toneladas de CO2 entre 2011 y 2013, lo que equivale aproximadamente a las emisiones de 200.000 familias medias españolas al año. La Plataforma Empresas por la Eficiencia Energética, creada en marzo, es la primera agrupación de grandes empresas de diferentes sectores para promover actividades conjuntas orientadas al fomento de la eficiencia energética, al ahorro y a la reducción de la huella de carbono.

Este compromiso de reducción de emisiones se inscribe se presenta como un paso en la línea de los objetivos de España y la Unión Europea, dentro del Plan de Acción de Ahorro y de Eficiencia Energética 2011-2020, en el que se aspira entre otras cosas a recortar un 20% al final del periodo estos vertidos. Además, los firmantes también abogarán por conseguir internamente ahorros energéticos y entre sus clientes a lo largo de los próximos años, así como a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

CONTAMINACIÓN EXCESIVA

Si bien la mayor parte de las emisiones de dióxido de carbono derivan de procesos industriales en estados desarrollados, tales como los de Europa y Estados Unidos, los países denominados del tercer mundo están contribuyendo cada vez más. El Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU sostiene que el 20% de las emisiones globales de gases contaminantes provienen de la deforestación de junglas y selvas y ya en su día el organismo brasileño INPE (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales) admitía que la deforestación de la selva amazónica de Brasil contribuye a un 2,5% de la emisiones globales de gases que provocan el efecto invernadero.

El alcance del problema es cada vez mayor y el uso de fuentes energéticas alternativas parece ser la solución preferida. Organismos como el Instituto Alemán de Energías Renovables recomiendan vincular las emisiones con la inversión en energías renovables en cada país por separado y advierte que la adopción de este enfoque permitiría estabilizar el consumo general de combustible fósil relacionado con las emisiones de CO2.

Así pues, la solución pasa por un incremento del uso de energías limpias, no contaminantes. Los analistas coinciden en que la generación global de electricidad basada en energías renovables (principalmente energía hidroeléctrica y eólica, pero también solar y de biomasa) se duplicará antes de 2030. A su vez, la UE calcula que el porcentaje de energía eólica en la generación total de energía aumentará al 14% para 2030, del 2% actual, y representaría mucho más de la mitad del incremento total en la generación de energía de la Unión Europea.

De las actividades humanas que contribuyen a la emisión de CO2, la quema de combustibles fósiles para la generación de energía es la más dañina, siendo la responsable de más de la mitad de las emisiones de dióxido de carbono. También los tubos de escape de los vehículos juegan un papel importante en esta lidia que tanto afecta a la salud de un planeta cuyas vías de circulación acogen un número cada vez mayor de vehículos de uso privado. Además, -y sobre todo tras el reiterado fracaso de los líderes mundiales a la hora de encontrar una solución para el tema de las emisiones contaminantes- el cambio climático ha dejado muy atrás cualquier término moral para devenir en una cuestión de pura supervivencia, y la medición y valoración de sus consecuencias se ha convertido en una constante para la comunidad científica. La solución al problema sigue siendo un reto hercúleo para las empresas, el sector público y la comunidad en general.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...