edición: 2562 , Miércoles, 26 septiembre 2018
16/03/2015

La AIE advierte sobre la volatilidad en los precios del crudo y afirma que no ve inminente un rebote

ENI, la primera gran petrolera que recorta el dividendo, prevé un barril a 70 dólares en 201
Carlos Schwartz
La Agencia Internacional de la Energía (AIE), el lobby energético de los países desarrollados, advierte en su influyente informe mensual de marzo que es prematuro hablar de estabilidad en los precios del crudo mientras el barril volvía a bajar al cierre la semana pasada. El Brent cotizó a 55,90 dólares con una caída el viernes de 1,18 dólares por barril. Las oscilaciones en el precio indican que sigue sin haber una tendencia clara en el mercado. La semana pasada se registró un rebote circunstancial de los precios porque el número de torres de perforación operativas en Estados Unidos siguió cayendo como en las semanas previas.
Esto ha contribuido a que se amplíe el diferencial entre el Brent y el West Texas Intermediate (WTI). El viernes el crudo WTI fijó un precio para los contratos de abril de 45,33 dólares por barril con una caída de 1,74 dólares. Sin embargo la producción total de Estados Unidos en febrero fue de 12,6 millones de barriles comparado con la producción el mismo mes el año pasado de 11,8 millones de barriles. Esta circunstancia llevó a la AIE a afirmar que: “La fuerte caída del número de torres de perforación ha impulsado el rebote de los precios. Sin embargo el suministro estadounidense al mercado no ha mostrado signos de desaceleración. Muy por el contrario sigue desafiando las expectativas”.

La AIE espera que la producción estadounidense total de crudo y gases líquidos del petróleo comience a bajar en el segundo semestre de este año con una producción media para 2015 de 12,6 millones de barriles diarios lo que implica 760.000 barriles más que en 2014. El aumento previsto es mucho menor que el que se registró entre 2013 y 2014 que alcanzó los 1,6 millones de barriles diarios. La petrolera italiana ENI, controlada por el estado, uno de los grandes actores del mercado, anunció que recortaba su dividendo para 2014 en casi un 30% de 1,12 euros por acción a 80 céntimos. Es la primera gran petrolera que anuncia un recorte del dividendo. Las otras grandes empresas del sector han optado por mantener el dividendo. La empresa tiene antecedentes en esta política, ya que el anterior recorte para los accionistas se hizo en 2009 en medio de la anterior caída del precio del crudo que ocasionó otra contracción fuerte de los flujos de caja de la petrolera.

A los analistas del mercado les ha sorprendido que no haya apelado al recurso del denominado scrip dividend, es decir a un pago de dividendo en acciones como han hecho otros competidores. El consejero delegado de la empresa, Claudio Descalzi, dijo que el dividendo aprobado era “un suelo”
y que la empresa tenía un plan para recomponer los ingresos. El plan consiste en una serie de desinversiones, por importe de 8.000 millones de euros y una reducción de los gastos de capital del 17%. Entre las desinversiones figura la venta de su participación en el operador de oleoductos Snam y de su participación la portuguesa Galp.

La AIE por su parte también advirtió de forma indirecta que el precio del crudo en Estados Unidos se puede pegar otro golpe serio. Los stocks de crudo se encuentran a niveles sin precedentes, y la producción actual a pesar de ser menos intensa sigue generando excedentes. Esta situación puede desbordar la capacidad de almacenamiento a corto plazo en Estados Unidos afectando al precio del WTI y por un efecto de mercado, derribar también la cotización del Brent y los contratos de futuro en ambos crudos. El efecto colateral de una situación de este tipo es que puede acelerar los recortes que hasta ahora se han mostrado más reticentes.

La oferta total global creció en 1,3 millones de barriles diarios hasta los 94 millones en febrero comparado con el año anterior. De este total un incremento de 270.000 barriles diarios hasta los 57,3 millones de barriles diarios son atribuibles a la producción de países que no pertenecen a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mientras que la producción de la OPEP se redujo en 90.000 barriles diarios hasta los 30,22 millones de barriles diarios. El motivo de este comportamiento es una menor producción en Libia e Iraq que ha neutralizado parcialmente una mayor producción de Arabia Saudita, Irán y Angola. De acuerdo con la AIE el aumento del consumo mundial de crudo en el último trimestre de 2014 fue de 900.000 barriles diarios comparado con el mismo periodo el año pasado.

El consumo estimado por la agencia para 2015 refleja un incremento de 75.000 barriles diarios hasta 1 millón de barriles al día con un total de 93,5 millones de barriles diarios durante el presente año. Sobre estas cifras parece muy peregrino afirmar que se encuentre un estado de equilibrio entre oferta y demanda en el corto plazo. Pero en la medida que la demanda aumenta, aunque de forma vegetativa, se mantienen las suspicacias sobre la precipitada caída en los precios del crudo iniciada al final del pasado verano.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) llamó la atención antes de fin del año pasado sobre el comportamiento del petróleo como una clase más de activo de inversión, levantando las suspicacias sobre la participación de las posiciones especulativas en la ola de altos precios, no solo del crudo, sino de otras materias primas incluido el hierro y otros metales. “La caída ha sido demasiado rápida y pronunciada como para deberse a una súbita comprensión mundial de que la demanda estaba floja... la demanda llevaba mucho tiempo débil y en retirada. El componente especulativo de los precios no se puede abandonar como elemento importante”, afirmó una fuente del sector de la intermediación del crudo.

El problema de la orientación de precios es algo que sigue pesando sobre el mercado. En sus declaraciones sobre los planes de ENI el consejero delegado Descalzi señaló que el pronóstico de su empresa es un barril en la banda de entre 50 y 50 dólares durante este año, alcanzando los 70 dólares en 2016 y los 90 en 2017. La empresa por su parte es un ejemplo significativo de las expectativas del sector. ENI espera un aumento de producción de crudo del 3,5% al año entre 2015 y 2018 por la entrada en producción de 16 proyectos cuyo caudal de producción alcanzará en 2018 a 650.000 barriles. Estos proyectos tendrán un punto de equilibrio de 45 dólares por barril, lo cual implica que harán un aporte significativo a los flujos de caja de la petrolera. Esta es la base de la estrategia del conjunto de las grandes petroleras, que esperan que la reducción de costes baje de forma significativa el punto de equilibrio de su explotación para recuperar la rentabilidad perdida.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...