edición: 3099 , Martes, 1 diciembre 2020
11/09/2012
Agobiado por citas económicas y políticas

Al Gobierno, desbordado por el calendario, se le atraganta la deuda

Las sospechosas actuaciones del Tesoro aportan claves del rescate soberano
Juan José González

Septiembre negro para un Gobierno en apuros. Apretado calendario del presente mes y en la práctica los que restan para finalizar el año. Citas europeas, pero también políticas internas con elecciones en Galicia y País Vasco. Y todo ello dejando a un lado -sólo por este mes- los primeros indicios sobre movimientos del partido en el Gobierno que delatan el kilómetro cero de previsibles relevos en carteras quemadas por la intensidad del escenario. En resumen, y como aseguran en círculos próximos al Gobierno, “no se puede pedir más, con una economía en depresión y un gobierno europeo que viene (y vino) a comunicarte su disposición a ejercer la tutela –pérdida de soberanía- en los próximos años”. Ahora Rajoy y sus ministros económicos trabajan en cómo esquivar algunas condiciones –leoninas en salarios y pensiones- al tiempo que intentan sacarle partido al papel asignado por el Banco Central Europeo a España, que no es otro que el de cortafuegos de los problemas inmediatos de la Unión: Italia y la moneda única. Entre otros.

Mañana se espera alguna noticia procedente del Tribunal Constitucional de Alemania sobre el fondo de rescate, si bien, un primer adelanto a modo de filtración ya anuncia alguna duda que servirá para mantener la negativa al fondo por parte del Bundesbank. Es posible que a la misma hora ya se esté celebrando la reunión del Ecofin y del Eurogrupo en Chipre, donde a buen seguro España estará en boca de todos. Posteriormente, y en clave interna, el Gobierno español presentará su Presupuesto anual para 2013, verdadera declaración de objetivos para comprobar la evolución en el objetivo del déficit y, a finales de octubre nueva cita del Tesoro en los mercados con vencimientos de 30.000 millones de euros, sin duda, una dura reválida de la que estará pendiente todo el país y los socios europeos. En ese mes, el postre serán las elecciones gallegas y vascas.

Pero a pesar de lo farrogoso de la coyuntura, el foco de atención en el más corto plazo sigue estando situado en la actividad del Tesoro Público español. La clave interna del organismo delata algunos movimientos sospechosos. Y es que tras la visita la semana pasada de los representantes del “gobierno europeo” a la sede del Gobierno español, el mercado secundario de deuda registró una fuerte actividad que reflejaba a las claras el estado de ánimo al alza de los mercados al valorar en positivo el rescate de la economía española. La sospecha viene del lado que considera que la última emisión del Tesoro, anterior a la visita, esa misma semana, fue inferior a la prevista, ya que sólo emitió 3.500 millones de euros en bonos y a precios que se consideran muy razonables, cuando las necesidades –y aprietos- de la financiación estatal pasan por emisiones de 5.000 millones.

Se preguntaban numerosos analistas el porqué de esta decisión –“quedarse cortos”- y no aprovechar la corriente de vientos favorables y colocar 2.000 o 3.000 millones más en estas emisiones. La sospecha se alimenta aún más si se tiene en cuenta el antecedente de algunas subastas de principio de año, cuando a la sombra de las subastas del banco Central Europeo, el Tesoro español, aprovechando ese viento a favor, emitió el doble -10.000 millones- de lo que necesitaba en ese momento para financiar vencimientos.

De ahí que extrañe tanto que el Tesoro deje pasar la ocasión de emitir más deuda a largo y a un precio inferior a las anteriores de julio y agosto (la de ayer, por sorpresa, fue de letras) y que algunos de esos analistas más desconfiados estén pensando en que el BCE recomienda al español limitar el volumen de emisión de una deuda que previsiblemente tendrá que comprar el propio banco central. De ser así, se estaría confirmando el papel de la deuda española como cortafuegos ante posibles complicaciones en la situación de Italia y cambios radicales en Grecia. Y en este sentido, la siguiente noticia del Banco Central Europeo sería la confirmación de que no es posible que el país heleno se mantenga en la moneda única.

Los mismos analistas se preguntan incluso, si la misma fórmula del rescate –al parecer blando, según denominación más al gusto de los gobernantes españoles y europeos- que en su primera fase contemplará la adquisición de fuertes cantidades de deuda pública, servirá para paliar situaciones límite como la española, o servirá tan sólo como balón de oxígeno a la espera de que las medidas de ajuste adoptadas por el Gobierno emitan alguna primera señal de recuperación. Y de no ser así, porque otros socios de la Unión, cuyo modelo ya es “vendido” como de éxito -caso de Irlanda, que ha realizado una primera emisión de deuda- siguen sin emitir con regularidad en los mercados de bonos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...