Al Santander todavía le faltan 4.800 millones de euros
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
14/01/2015
Otra ampliación más

Al Santander todavía le faltan 4.800 millones de euros

Desdoble y reducción de dividendos dan fe del deterioro de su balance
Juan José González
En los próximos meses, el parcialmente renovado consejo deberá tomar más medidas estratégicas ligadas al medio plazo, puesto que es probable que la reducción de dividendos, así como la ampliación de capital de 7.500 millones de euros, no sean suficientes para despejar las dudas que pesan sobre la entidad de Botín y que seguirán siendo cuestionadas no sólo por el BCE, sino también por los mercados internacionales y las agencias de calificación. La caja del Santander necesita otros 4.800 millones de euros que deben entrar, con independencia de la vía, para reforzar el capital. En EE UU ya tiene desde hace seis meses el mensaje de la FED, por cierto, ignorado por el Banco de España. No se puede negar que la doble operación del Santander -ampliar capital y reducir el dividendo- está sirviendo para clarificar algunos conceptos, cuyo uso inapropiado por algunas entidades financieras ha sido la tónica dominante en la práctica bancaria en estos años de crisis y necesidades.
Y en esa labor de transparencia se puede, y más que se podrá, poner nota a aquellos que, como el Santander, han forzado en exceso la fórmula del scrip dividend. Es probable que esta política de retribución aplicada hasta las últimas consecuencias por esta entidad, no habría sido posible sin el concurso o complacencia de un Banco de España sumido en una profunda desorientación y descuido, motivados por la distracción que le proporcionaba su ocupación con la reestructuración financiera, de la que tampoco logró hallar el horizonte.

Quizás, preso de esa desorientación, el supervisor español ya contaba con un precedente como el del supervisor norteamericano, la FED, que desde hace tiempo había impuesto al Santander una restricción en la obtención de dividendos en aquel mercado. Como también contaba con alguna pista del estado real del Santander a tenor de lo que le ocurría en otros mercados, como el estadounidense, y que hacían prever que las dificultades cruzasen el Atlántico con bastante rapidez. Recordar que el origen de esta medida se sitúa en el suspenso que dieron las autoridades americanas a la entidad española por motivos de riesgos de capital.

Pero lo cierto es que, se cojan por dónde se cojan las cuentas, el dividendo que recibirán la mayoría de los accionistas será menor en un 66,7%. La pureza del dividendo como concepto, se pongan como se pongan los necios, no se traduce a corto ni a medio ni a largo en retribución efectiva o monetaria para el accionista. Luego si se elimina el scrip y el Santander anuncia que se concentrará sólo en el efectivo, pero inferior en céntimos a los 0,60 €, habrá que concluir que el dividendo será más puro, al tiempo que más pequeño.

Entre los asuntos que parecen resultar más beneficiados, desde la óptica de la transparencia, y dejando a un lado las urgencias del BCE en demandar premura para corregir los problemas de solvencia, el fondo de la cuestión no puede seguir escondiendo otro de los graves problemas que tiene el sector y, en este caso singular, el Banco de Santander, como es la dificultad creciente para ganar dinero. En este sentido, no se puede decir que el banco de Ana Patricia Botín haya dejado pasar la coyuntura reciente para sacarle sus buenos réditos al escenario económico mundial.

Si las inversiones en deuda pública de la liquidez proporcionada a coste cero (o casi) por el Banco Central Europeo, que en el caso de Santander podría decirse que han sido proporcionales en porcentaje al que corresponde a su balance, han sido la base de los últimos beneficios, ya no será posible que regresen en el futuro, perderán su carácter recurrente. Por tanto, una dificultad más que añadir a medio plazo a la ausencia de resultados típicos que tampoco se aprecian en el horizonte y que obligan al banco a tomar medidas extraordinarias.

La operación del Santander es aplaudida ahora desde varios grupos de analistas e instituciones que opinan que el banco de Ana Patricia Botín ha ejecutado una decisión estratégica que bien podría haberse producido en los próximos meses, cuando seguramente será imitado por otros, también en breve. Y ese adelantarse en el tiempo, llegar antes al mercado, no es suficiente para compensar las dificultades que tendrá el banco para obtener margen del negocio típico, salvo que en los próximos meses se produzca una explosión de crédito sin precedentes en la historia. En cualquier caso, el Banco Santander es probable que ya se encuentre preparando la próxima ampliación de capital (con independencia de la fórmula) por otros 4.800 millones de euros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...