edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
14/11/2019
banca 
Sabadell ya ha recuperado el scrip y Santander no lo descarta

Alarma en la banca que ve amenazado el 25% del beneficio y obliga a cambios en el dividendo

La banca española no descarta recuperar el scrip por las dificultades del pago en efectivo por el freno económico, la regulación, los tipos y ahora la política.
Juan José González
El sector bancario español goza de la buena y bien ganada fama por el pago de un dividendo muy rentable, en el entorno del 6%. El guion escrito por la coyuntura ha seguido las directrices dictadas por el Banco Central Europeo, beligerante en el espinoso asunto de la política de reparto de las ganancias. El supervisor bancario, lejos de relajarse ha seguido insistiendo en cada ocasión que se le ha presentado, que la utilización de los colchones de capital, de los que según el supervisor anda sobrado el sector, deberían utilizarse mejor la concesión de crédito que no en la retribución a los accionistas, lo cual no parece haber agradado al sector que si bien no considera la misiva como una orden, sí es en la práctica una indicación a considerar muy en serio. El dividendo de la banca española ha sido tradicionalmente un punto fuerte de la inversión, más rentable en la medida en la que el precio del dinero tendía a la baja y tiende actualmente hacia un suelo todavía sin determinar pero que no debe andar muy lejos. El sector bancario español goza de buena salud en la distribución de beneficios que le cuesta gran esfuerzo e imaginación dado que los márgenes no permiten frivolidades. Alta rentabilidad de las inversiones en banca por los dividendos porque ya se han avanzado remuneraciones del 6% para los bancos cotizados en el Ibex 35. Eso sí, pendientes de cuatro variables: del enfriamiento económico, del mensaje del supervisor bancario, de la incertidumbre regulatoria y ahora, y para los próximos meses, el futuro Gobierno de coalición.
Se diría por tanto que la distribución de beneficios, esto es, el pago de dividendos, entra, por mor de la compleja coyuntura del corto y el medio plazo, en zona de máximo riesgo, combinando variables económicas, técnicas y políticas. Una situación por tanto que obliga a las entidades a tratar sobre la política más adecuada a seguir en el futuro inmediato en el pago de dividendos. Un ejercicio que pone en duda, en riesgo, la seguridad de los dividendos prometidos y comprometidos ante los accionistas. Con distintas decisiones y actitudes el sector bancario ha ido reaccionando.

Sabadell, por ejemplo, ha recurrido a la fórmula de dividendo scrip, lo que da mucha seguridad a la entidad en tanto que le sirve para reforzar su ratio de capital, uno de los deseos del Banco Central Europeo. Sabadell se muestra con esta decisión prudente y razonable habida cuenta que los tiempos que vienen traerán mayores dificultades para obtener los márgenes objetivo y, por tanto, la rentabilidad dependerá de los problemas que vengan en el corto y medio plazo y de cómo se afronten por la entidad con decisiones acertadas. Y la recuperación del scrip es una de ellas.

Claro que el caso del Sabadell es el de un banco en reconversión, en limpieza de balance de activos problemáticos y de poner orden en la casa una vez encaminada la filial británica TSB. La decisión del banco de recuperar el pago del dividendo en acciones (equivalente en este caso a 0,02 euros brutos por título) en próximo 24 de diciembre, llega en un momento clave para la entidad con ocasión de recuperar también el beneficio atribuido de cerca de 800 millones de euros en los nueve meses del ejercicio, un 216% más si se comparan con el mismo período de un año antes.

En el caso del Santander, entidad que podría considerarse en este y en otros aspectos como la guía a seguir por el resto, la entidad no llegó a retirar por completo la fórmula del scrip, reconociendo que la incertidumbre económica por el Brexit, así como los cambios regulatorios en ese mercado habían obligado a la entidad a darle una vuelta al reparto del dividendo. Y es que con el golpe recibido en los resultados trimestrales por el efecto de la filial británica, a su vez reflejado en los del grupo, fuerza a realizar algunos ajustes para compensar los menores beneficios que llevará el resultado. De ahí que la estrategia de Santander pase actualmente respecto al dividendo a no renunciar al reparto del dividendo en acciones, algo que parece obligado habida cuenta de la coyuntura económica.

Puestos a echar cuentas, las entidades estiman que por lógica, si los tipos de interés para 2020 se mantienen en los niveles actuales, incluso pensando en la posibilidad de una nueva revisión a la baja, los beneficios del sector se verían afectados -sólo por los tipos de interés actuales- en un 25%, es decir, estaría en riesgo en el corto plazo una cuarta parte del beneficio de la banca española. Si se cumplen las cuentas habrá que pensar que la generación de capital queda en entredicho como también el crédito y, por supuesto, los dividendos. De ahí que será obligado buscar alternativas al pago en efectivo. En esto está la banca. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...