edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
09/05/2019
banca 
La incierta estrategia de sembrar dudas

Al Banco de España le ronda la idea de imponer limitaciones al reparto de dividendos de la banca

Todo parece girar en torno al `excesivo´ reparto del beneficio, cuyo ajuste, según parece, resolvería casi todos los problemas del sector
Juan José González
Las autoridades vienen llamando la atención en los últimos tiempos sobre los riesgos que conlleva la alta exposición del sector bancario y asegurador a los emisores de deuda empresarial y soberana. Riesgos que aumentan en la medida en que las posibilidades de un cambio brusco en las condiciones del mercado se trasladarían a las rentabilidades de la deuda en manos de bancos y aseguradoras. Peligro cierto si se tiene en cuenta que en algunos países de la Unión Europea, con previsiones de crecimiento inferiores al 1,3% de Francia, o del 0,5% de Alemania o Italia, no se deben descartar episodios de quiebras o dificultades empresariales para devolver las deudas. La alarma de los supervisores europeos se pudo escuchar al mismo tiempo que se conocían las conclusiones del Fondo Monetario Internacional (Informe sobre Estabilidad Financiera Mundial) presentadas el mes pasado, que advertía de un problema en ciernes: el excesivo peso de los bonos soberanos en las carteras de bancos y aseguradoras. Alarma de la que se ha hecho eco el Banco de España que identifica un aumento de riesgos por la desaceleración económica mundial, la baja rentabilidad de la banca y los riesgos en cartera de las compañías aseguradoras.
Medios del sector bancario apuntan a que los últimos mensajes, sean en forma de declaraciones esporádicas o mediante la publicación de informes y sus comentarios, han creado un clima propicio de tensión, una suerte de "hostigamiento institucional" hacia el sector bancario que también se extiende al asegurador, muy conectado con el financiero debido a que comparten una misma exposición a activos de empresas y Estados.

En este sentido, advierten los informes de FMI y de Banco de España del mayor riesgo de las compañías aseguradoras en tanto que mayores tenedoras de deuda empresarial y soberana que el sector bancario y con el agravante de la menor calificación que tendrían las emisiones de bonos en las carteras de las aseguradoras, en particular, las de la Eurozona. Según el FMI, la exposición media de las compañías aseguradoras europeas a emisiones con rating `BBB´, se habría elevado "peligrosamente" por encima del 19% mientras que en el inicio de la crisis se situaba en el 4,8%.

A principios del mes de abril, recuerdan en el sector los avisos lanzados por el Banco de España a todos los bancos advirtiendo de la falta de cumplimiento de las promesas de algunos responsables bancarios para acelerar la reducción de activos tóxicos improductivos, un trabajo al que, según el supervisor, se debería aplicar con más intensidad el sector bancario, más teniendo en cuenta que el ejercicio de 2018 la rentabilidad del sector había conseguido regresar a valores positivos. En concreto, el aumento del beneficio consolidado del 24,8% en ese ejercicio supuso un avance de la rentabilidad sobre activos de 0,11% y sobre fondos propios el 7,2%. Avances en los que, según el supervisor, hay que tener en cuenta la caída de las provisiones y las operaciones extraordinarias.

En esa línea de presión y aumento de la tensión, apuntada desde algunas entidades, son interpretados los deseos del regulador para que las entidades rebajen su política de dividendos. Deseo del Banco de España que es contestado por el sector con una negativa, puesto que un ajuste de los dividendos conllevaría la huida de los accionistas, algo que seguramente tampoco desearía el supervisor. Y sobre las preferencias de éste (prima la solvencia sobre la rentabilidad y los dividendos) el sector bancario tiene los suyos propios: por supuesto que la solvencia es importante, pero nada sería posible sin la rentabilidad y la distribución de dividendos. Asunto distinto sería que el regulador decidiera imponer una limitación al pago de dividendos, algo que ya cuenta con antecedentes.

Y así, después de conocer las reflexiones de los responsables del Banco de España sobre las perspectivas de la economía y los riesgos que estas proyectan sobre el sector bancario, cabe preguntarse si este es un aviso para navegantes o se trata de la primera entrega de un paquete de medidas `paliativas´ para protegerse de los vientos cruzados que se avecinan. Porque el diagnóstico resultante de la suma de todos los parámetros que miden la salud del sector, concluye en sentencia premonitoria: el sector bancario sufrirá (se dejará capital) en los próximos meses los efectos de la desaceleración. De sus indicaciones se puede concluir que si la salvación del sector va a depender del dividendo (considera excesivo la distribución del 50% del beneficio) es decir, de la limitación al 25%, no habrá que esperar mucho para conocer la orden del Banco de España, puesto que la intención ya ha sido comunicada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...