edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
26/09/2017
El trimestre de la recta final

Alemania no despeja dudas y los inversores ven amenazadas sus previsiones para 2018

Resaca política alemana con gotas de incertidumbre catalanas, cóctel que provoca la revisión de las estrategias inversoras más optimistas
Juan José González
A falta de cuatro sesiones, la Bolsa española acumula al término de los nueve meses del año una revalorización del 10%, sin duda, de las más rentables de Europa y de otras muchas del resto del mundo. Ha subido el Ibex35 de forma estable, continuada y paciente, cotizando el viento a favor de una economía en expansión y aún mejores perspectivas de futuro. El escenario positivo, sin embargo, presenta varias incógnitas que, conforme avanzan los meses, parecen que se van resolviendo. Lo cual no evita que todavía, otras, en el ámbito interno, se mantengan en stand by, en reserva y observación, como es la cuestión catalana, asunto pendiente de desenlace incierto. Las elecciones en Alemania y la previsible victoria de la actual Canciller, Angela Merkel, no han contribuido como se esperaba a tranquilizar el ambiente financiero y los mercados temen que la nueva composición del parlamento conlleve cambios en el escenario de la primera potencia europea. Cataluña y Alemania eran, en principio, dos incógnitas que se resolverían en breve y, sin embargo, ni la deriva del primero, tras el próximo domingo -el `1-O´- y la resaca de las elecciones germanas sitúan en el lugar más incierto de la coyuntura el trimestre final del ejercicio y, a su vez, deja abierto el horizonte de 2018 a cualquier tipo posible de escenario económico y financiero.
Los inversores manejaban hasta esta semana dos fechas clave para evaluar la duración de la inestabilidad existente en los mercados financieros. La idea era que, si por un lado la cuestión catalana, la consulta soberanista del próximo domingo, no tendría un impacto sustancial en la Bolsa española, por otro, las elecciones alemanas aportarían al mercado de la renta variable una dosis de serenidad suficiente como para entrar en la esperada fase de despegue bursátil, esto es, superar con facilidad -y con creces- el nivel de los 10.300 puntos en el Ibex35. Y, sin embargo, los hechos han desdibujado el panorama previsto y modificado las estrategias inversoras más optimistas, y ahora en revisión, tras unos resultados electorales alemanes que añaden más dudas de futuro.

En poco tiempo, escasamente tres meses, los inversores han podido comprobar una acumulación de problemas fuera de lo común con tensiones monetarias procedentes de la inquietud por las medidas que fueran a adoptar los responsables de la Fed, al tiempo que llegaban otros problemas de mayor calibre como la actitud desafiante internacional de Corea del Norte y las también poco tranquilizadoras reacciones de EE UU. Así las cosas, el escenario inversor poco menos que parece haber optado por la prudencia a la espera de que el panorama internacional político se despeje en próximas fechas, algo que no parece sencillo dado lo imprevisible de la actuación de los actores en liza.

A este clima de incertidumbre se añade ahora, tras los resultados electorales en Alemania, la incógnita que el nuevo parlamento de la primera potencia europea proyectará sobre la Unión Europea así como sobre la evolución de la moneda única. Fortalecida en los últimos meses frente al dólar, la cotización de la divisa europea es ahora mismo la principal barrera para las exportaciones de los miembros de la Unión, lo que, en consecuencia, va en detrimento de la evolución económica del continente, que hasta hace bien poco se puede decir que vivía una de las fases más dulces de la recuperación.

Así las cosas, el calendario de la recuperación económica previsto para 2018, puede sufrir alguna alteración. Y podrá serlo en la medida en que las sombras que se dibujan tras la nueva composición del parlamento alemán puedan ser clarificadas; también en la medida en que los mercados financieros comiencen a valorar positivamente las medidas de los bancos centrales norteamericano y europeo. El primero parece estar en mayor disposición de fijar antes un calendario de actuaciones con las medidas de monetarias -inicio de compras de activos y reducción de balance- que establezca mientras el segundo, el BCE, se espera que comunique en las próximas semanas su interpretación de los resultados electorales en Alemania, despejando o añadiendo incertidumbres a los mercados.

En el plano doméstico, las cotizadas con sede en Cataluña mantienen su capitalización con ligeras variaciones en los últimos meses entre los 95.000 y 97.000 millones de euros, lo que no significa que la resaca del referéndum, como la misma resaca de las elecciones alemanas, pueda afectar a la cotización de las empresas con sede en Cataluña, aunque se descarte de momento cualquier efecto sobre los resultados empresariales. En todo caso, las dudas obligan a los inversores a la prudencia, por lo que pueda pasar en este cuarto trimestre y, también en lo que pueda venir en 2018.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...