edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
29/11/2017

Alemania sugiere que las concesiones en la reforma de Basilea III pueden desembocar en un acuerdo

La oposición de Berlín a la reforma de las normas internacionales le ha dado resultados significativos
Carlos Schwartz
En una conferencia de la Asociación Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés) Andreas Dombret consejero del Bundesbank afirmó que el comité del Banco de Pagos Internacionales (BPI) que debate la reforma del cuerpo de normas bautizado Basilea III podría dejar cerrado un acuerdo en breve. El Comité de Supervisión del BPI tiene prevista su próxima reunión el 7 de diciembre en Basilea lo que hace suponer que el Bundesbank que se ha opuesto a varias de las reformas propuestas estaría dispuesto a aceptar ahora el paquete. Pero la supuesta benevolencia alemana tiene trampa porque en el curso de la negociación el banco central alemán logró algunas concesiones de mucho peso. La más significativa ha sido la derivada del denominado Acuerdo de Santiago de noviembre que obtuvo el reconocimiento de los mecanismos de cálculo para el riesgo de las inversiones vinculadas a los bienes inmuebles utilizados por la banca y desarrollados por el Bundesbank. El acuerdo establece que el sistema de cálculo alemán es reductor del riesgo. Al mismo tiempo el Acuerdo de Santiago mantiene para los bancos la posibilidad de utilizar los modelos internos de riesgo.
Dombret admitió hace diez días en otra conferencia que habían logrado una importante concesión en este tema de tal forma que los requisitos de capital para la banca alemana tras este acuerdo se han reducido en un 50%. El segundo aspecto de la normativa que está en discusión y en el cual Alemania también es la principal disidente se refiere al suelo de tolerancia en la divergencia entre los modelos internos de riesgo de la banca y las exigencias de los reguladores y su propia valoración del riesgo de los miembros del sistema.

Alemania defiende, al igual que otros países, que el umbral de convergencia tolerado por los reguladores del 72,5% es demasiado alto y esperan una reducción del mismo. En su conferencia Dombret no obstante señaló que el consenso es mucho mejor que el objetivo inicial del 80% de convergencia. Desde luego se trata de una divergencia ampliada en 7,5 puntos porcentuales lo cual supone una masa de capital significativa si se aplica a los requisitos de capital.

Dombret ha sido el portavoz en la sombra de los objetivos que pretende el Bundesbank en la defensa de los intereses de la banca de su país que pasa por momentos cuando menos complicados. Hace 10 días el miembro del consejo del banco central alemán señaló que era necesario moderar el efecto de una serie de medidas que forma el paquete de reforma de Basilea III. Destacó entre ellas las exigencias de capital regulatorio y los coeficientes de liquidez para la banca y afirmó que sería oportuno determinar un calendario de adaptación a las exigencias de ambos requisitos para evitar sobrecargar a las entidades de crédito a corto plazo.

De acuerdo con el consejero del Bundesbank los reguladores deben tener buen tino en la aplicación de sus decisiones para no estrangular a los bancos del sistema. En esta perspectiva defendió la noción de reforzar el criterio de proporcionalidad en la regulación para aliviar la situación de los bancos medianos y pequeños. En realidad para el Bundesbank se trata precisamente de este segmento de la banca, dentro del cual están la mayor parte de los bancos cooperativos, los bancos de los estados federales y las cajas de ahorro.

El discurso de Dombret de hace 10 días disimula mal la esencia del problema financiero de Alemania: el gran volumen de créditos en mora concedidos a empresas zombi. Hasta el momento Alemania ha conseguido reducir la carga que deberían haber soportado esos bancos y cajas de forma considerable. Pero es probable que sus éxitos en la discusión con los reguladores estén tocando a su fin y Gobierno y banca, incluido el Bundesbank tengan que aceptar algunas de las condiciones sobre las que hay consenso como el 72,5% de convergencia con los objetivos oficiales respecto de los modelos de riesgo internos.

Pero respecto de este punto el consejero del banco central también ha dejado traslucir ayer su estrategia al puntualizar la necesidad de una transición. Hasta ahora los bancos de Francia y Alemania habían mantenido una fuerte oposición al objetivo de convergencia y habían logrado el apoyo de los partidos políticos con el argumento de que un incremento de los requisitos de capital suponía menos dinero disponible para el crédito a los clientes.

Lo cierto es que Alemania sigue cuestionando una serie de medidas contempladas en el paquete de reformas, entre ellas la migración a las normas contables financieras internacionales denominadas IFRS 9 y el incremento en el capital destinado a absorber pérdidas. Dombret ha abogado por una revisión “responsable y considerada” de los modelos de riesgo internos del Mecanismo Único de Supervisión y ha sugerido la posibilidad de que los reguladores se tomen un descanso respecto de sus labores…

En marzo, el presidente del Comité de Basilea, Stefan Ingves, comentaba los progresos en la negociación de la reforma de Basilea III señalando el “ancho apoyo a los aspectos clave de la reforma “que incluye la revisión de los riesgos ponderados por el capital, el ratio de apalancamiento y el objetivo de convergencia de los modelos internos de riesgos. Las divergencias donde persisten se han estrechado y el trabajo continúa con el objetivo de llegar a un acuerdo”. Desde aquellas palabras han pasado casi nueve meses y las virutas cepilladas al paquete cubren ya los pies de los banqueros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...