edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
02/10/2013
Algo más que un aviso para navegantes

Alemania y la `troika´ le dan dos toques a la banca española

El Bundesbank sugiere que se “desenganchen de la deuda soberana” y el FMI que “mejore la calidad del capital”, limitando el reparto del dividendo
Juan José González

Coinciden en fecha los resultados de los inspectores internacionales (`troika´) sobre la salud del sistema financiero español con el primer mensaje lanzado por el Bundesbank tras el triunfo electoral de Angela Merkel, con destino también para la banca española. El primero es una reincidencia en el pronóstico del sector bancario, ya conocido en anteriores visitas así como sus recomendaciones. Pero el segundo es algo más que un sencillo aviso para navegantes por cuanto hace referencia a una práctica heterodoxa de la banca española en su relación con la deuda pública y la normativa que la ampara. Todo indica que, entre unos y otros, entre la `troika´ y el Bundesbank, la banca española entra de lleno en una nueva etapa de reformas.

Pero es el artículo publicado ayer en el influyente Financial Times, firmado por el presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, el asunto que ha causado mayor impacto y comentarios en el sector, por cuanto es considerado como un mensaje directo, expreso, dirigido a la banca española y a sus prácticas contables. Un mensaje recogido, seguramente, por todos, claro está que en especial por aquellos que se han sentido aludidos. Porque si Weidmann señala como "práxis viciada" la adquisición de deuda soberana, está apuntando no solamente al trato favorable que supone la práctica, a la que no considera ortodoxa, sino que apunta a que son precisamente las entidades financieras más débiles, con problemas, las que se enganchan a la compra de deuda soberana, la de sus propios países.

Es la primera intervención abierta de un responsable del banco central alemán a quien no hay que pensar mucho para señalarle como un portavoz autorizado de las líneas de actuación que pondrá en marcha el nuevo Ejecutivo germano. En resumen, más vigilancia sobre la deuda adquirida por el sector bancario y menos riesgo a la exposición de los activos soberanos como paso previo a la Unión Bancaria Europea. Le echa la culpa de esta práctica a la actual regulación, por tanto, habrá que pensar que está sugiriendo cambios normativos, previos a esa Unión tan deseada para casi todos pero con alguna reticencia del Gobierno alemán. Por tanto, será preciso entender que la nueva línea de actuación del nuevo Ejecutivo germano vaya en esa dirección: en obligar a una reforma normativa a medio plazo.

En el caso español, no solamente se enganchan a esa práctica, como bien dice Wiedman, las entidades más débiles, sino que también lo hacen las más fuertes, las grandes, lo cual aumenta la preocupación del banco alemán en la medida en que los riesgos de la situación económica siguen siendo la principal amenaza para la propia recuperación. Pero además, y posiblemente el principal efecto a evitar, según el responsable alemán, es que la práctica "está ralentizando" los cambios en el modelo de negocio de algunas entidades debido a que la adquisición de deuda soberana se presenta como la mejor tabla de salvación de las cuentas en el corto y medio plazo. Por si no fuera suficiente, uno de los efectos `perversos´ para el sistema es el desvío de unos recursos hacia destinos diferentes al crédito.

Los técnicos de la `troika´ parecen que transitan por la misma vía y dirección porque en su informe, cuando señalan que "el crédito sigue contrayéndose" en España, proponen como solución que el sector público y el privado también reduzcan sus saldos de deuda en cartera. Los consejos del equipo internacional no se quedan ahí y amplía la recomendación a la banca para que en vez de restringir el crédito refuerce el capital limitando el desembolso que supone el pago de dividendos en efectivo, los cuales deberían ser limitados por el banco central.

Ahora, tanto los mensajes de Weidmann como las recomendaciones (mensajes también) de la `troika´, quedan pendientes de la interpretación del Banco de España y del ministerio de Economía, manteniendo el primero la actual supervisión y resolviendo el segundo la restructuración del sector. La banca, por su parte, debe seguir tomando medidas para reforzar los balances por duras que estas sean y sin descartar interrumpir el pago de los dividendos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...