edición: 2761 , Martes, 16 julio 2019
18/02/2019

Alemania y Francia se alían para facilitar la formación de campeones industriales en la Unión Europea

Berlín y París reaccionan contra el bloqueo de la fusión Siemens-Alstom en la industria ferroviaria
Carlos Schwartz
El ministro de Economía alemán, Peter Altmaier, un estrecho colaborador de la canciller Angela Merkel, dijo el fin de semana que prepara una reunión con su contraparte francesa Bruno Lemaire mañana con el objetivo de elaborar una posición conjunta para una reforma de las normas de Competencia en la Unión Europea (EU) y la elaboración de una estrategia industrial del bloque, con el objetivo de defender la soberanía tecnológica europea. Los gobiernos de Berlín y París han reaccionado con indisimulado enfado a la decisión de la Comisaría de la Competencia y la Comisión Europea de bloquear la propuesta de fusión entre Siemens y Alstom para la industria del ferrocarril. 
Las dos empresas son, cada una por separado, grandes fabricantes de trenes, material ferroviario, sistemas de señalización y dispositivos de alta tecnología en el sector de los trenes de alta velocidad. Competencia abrió una investigación sobre la fusión y solicitó a ambas empresas que propusieran una serie de remedios eficaces para evitar la creación de un conglomerado con una posición dominante en el sector a resultas de la fusión. Finalmente Competencia decidió que los remedios ofrecidos no eran suficientes y bloqueó la operación. 

El principal argumento de ambas empresas es que Europa necesita en el sector del ferrocarril empresas de la dimensión suficiente como para poder hacer frente a la gran competencia china, la empresa estatal CRRC. Los dos principales fabricantes europeos de trenes deben hacer frente a la competencia de esta industria china en los mercados internacionales y se quejan de no tener la escala y dimensiones de su competidora asiática. 

Otras fuentes en la industria ferroviaria señalan, sin embargo, que han sido precisamente las dos grandes europeas las que hicieron una transferencia de tecnología en alta velocidad a los grupos industriales chinos, a cambio de participar en el plan nacional para el desarrollo de los trenes de alta velocidad en ese país. Las mismas fuentes señalan que CRRC no es un competidor dentro de Europa, sino que lo es en los mercados exteriores lo cual limita su efecto, mientras por otra parte la fusión entre las dos grandes sí afectaría a la industria europea del ferrocarril. Esto sería así, muy especialmente, en España con dos fabricantes de ferrocarriles.

“A menudo las empresas europeas compiten a nivel global con firmas asiáticas y estadounidenses que son muy fuertes en sus mercados domésticos”, afirmó Altmaier. “Por lo tanto Europa debe permitir la existencia de estas empresas para que se conviertan en actores a escala global con la dimensión necesaria para poder competir de forma efectiva” concluyó. 

Tras el bloqueo anunciado por la Comisión Europea recientemente ambos países se manifestaron a favor de la formación de campeones nacionales en tantas áreas industriales como sea necesario mientras advertían del riesgo de ceder a China la supremacía tecnológica europea. Hace poco más de 10 días Altmaier propuso la creación de un fondo estatal de inversión cuya misión sería actuar de forma preventiva para impedir la adquisición de empresas alemanas por empresas extranjeras. La propuesta defensiva fue criticada por otros políticos del mismo partido del ministro, los cristiano demócratas, pero en esencia responde a un sentimiento expresado por la patronal de las grandes empresas germanas. 

Alemania compite cada vez más en el mercado internacional con empresas chinas que se apropian de tecnología competitiva de muy diferentes formas, entre ellas la adquisición de empresas. En un país de larga tradición liberal la propuesta de Altmaier suscitó sentimientos encontrados, pero ha mostrado una profunda inquietud entre el empresariado industrial del país por la preservación de su competitividad internacional, si es necesario incluso tirando por la borda sus tradiciones liberales.

Altmaier y Lemaire con ocasión del bloqueo de la fusión Siemens-Alstom acusaron a la comisaria de la Competencia, Margrethe Vestager, de ingenuidad por su cerrada defensa de la libertad de competencia, advirtiendo que los competidores asiáticos no tienen esos pruritos.

Ambos ministros de Economía señalan que la presencia del estado en esas industrias es decisiva para su desarrollo y que eso es un elemento que la UE debe tener en cuenta. Altmaier citó como ejemplo la adquisición en
2016 de la empresa de alta tecnología alemana Kuka, el principal fabricante alemán de robots industriales, por el fabricante chino de electrodomésticos Midea, en una operación que suscitó temores de que la tecnología punta alemana acabe en manos chinas. El ministro alemán también señaló que es necesario hacer menos estricta la legislación europea de la competencia para permitir la creación de grandes empresas.

“Está fuera de toda discusión que cuando se opera en mercados globales es necesario tener una cierta dimensión para competir con éxito”, dijo Altmaier. Este es en particular el caso de las empresas que fabrican aviones, ascensores para edificios de 100 pisos, o trenes cuyos proyectos pueden costar más de 30.000 millones de euros, advirtió. “Es por ello que es importante no trocear esas empresas o colocar obstáculos en su camino”, añadió. Hace una semana Lemaire presentó un plan de tres puntos destinado a una modificación significativa de las leyes de la competencia en Europa. El paquete incluía la potestad para los líderes de los países de la UE de desechar las decisiones sobre fusiones de la Comisión Europea. Altmaier consideró la propuesta un paso significativo.

Tanto Lemaire como Altmaier señalaron que la Comisión Europea debería estudiar la posición competitiva de las empresas que se quieren fusionar a nivel global del mercado en el que compiten y no solamente con relación al mercado europeo. Las propuestas de ambos ministros levantaron una ola de críticas por parte de economistas liberales que consideran que estas propuestas alientan el intervencionismo del estado en la actividad económica de las empresas creando antecedentes contrarios a la libre competencia.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...