edición: 2974 , Martes, 26 mayo 2020
06/02/2020
El Banco de España toma ventaja en el debate del SMI

Al Gobierno sólo le queda la baza de bajar las cotizaciones sociales para frenar el paro

Las subidas del SMI han disparado el riesgo de pérdida de empleos y la EPA de enero confirma que la ecuación no falla
Juan José González
El pulso entre los proféticos augurios de los técnicos del Banco de España y los promotores políticos de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) se mantiene vivo y alimenta en cada ocasión que la estadística oficial, con periodicidad mensual, emite el resultado sobre la marcha del empleo en España. Es una estadística que puede resultar fatal y destructiva de tesis según el signo de la misma. Es el debate que esconde en el fondo la cuestión de la reforma de la reforma del mercado de trabajo, hoy convertida en juguete propicio para el balompié entre quienes aseguran que las subidas del SMI se corresponden con caídas de empleo y quienes sin opinar exactamente lo contrario creen que no existe relación causa efecto en el asunto. En todo caso, los promotores y protectores de los efectos dañinos de la subida salarial sobre el empleo ya han hecho su trabajo y ahora deben dejar paso a los efectos, a la realidad fría y según comienza a revelarse, dura de las cifras de la EPA. Los resultados del empleo del mes de enero, más que jarrón de agua fría, un chapuzón y ducha de agua helada, parece haber contagiado a los promotores de las subidas del SMI sobre los que se ha extendido un misterioso manto de silencio. La situación que dibuja el escenario del empleo en enero, sin ser plato de buen gusto para nadie, sí parece dar una parte de razón a los técnicos del Banco de España en el sentido de admitir que, si bien no hay una correlación exacta entre SMI y empleo, sí parece confirmarse las sospechas de un economista de referencia para político y supervisor que avanzaba que, en todo caso, "los empresarios se lo van a pensar".
Y todo indica que han comenzado a reflexionar sobre los efectos de las subidas del SMI que ya podrían considerarse, al menos en parte, como el origen de esa caída espectacular del empleo en el primer del año. La afirmación se hace con todas las cautelas, habida cuenta que el mes de enero es un clásico en la subida del desempleo como consecuencia de la finalización del fuerte volumen de contrataciones que se producen en la temporada de Navidades. Se diría que es a partir de enero cuando los empleadores podrían haber comenzado a, vistos los resultados de la campaña de Navidad y pensando en la proyección de sus negocios y de las previsiones económicas y el ambiente político como escenario, decidan crear puestos de trabajo o mantenerse en un perfil bajo.

Al margen de las decisiones empresariales, tan decisivas para el debate del SMI y el empleo, y al margen también de la influencia del ambiente (falta de confianza) político, la controversia sobre los efectos, positivos o negativos, de las subidas del SMI sigue vigente y se diría más, en plena ebullición cada vez que la EPA comunique las cifras sobre el mercado laboral. Se puede (y se debe) aceptar que las subidas salariales, en este caso del SMI, tienen un aspecto positivo de justicia social con unos efectos sobre el bienestar personal y sobre la economía, en forma de consumo, a medio y largo plazo. También es cierto que esas subidas pueden estar provocando distorsiones en el mercado de trabajo por cuanto hay un hecho evidente que se repite de forma puntual, como es que a pesar de las subidas salariales, la tasa de empleo española no logra bajar del 8% ni en los meses de mayor bonanza económica del consumo, incluso tampoco, en otras coyunturas alcistas y descontroladas como las burbujas puntuales de la economía.

El pulso entre el Banco de España y el resto de promotores de las subidas sigue tan vivo como las numerosas teorías que inundan con sesudos razonamientos los manuales de economía y otros trabajos de investigación. Recordar que el Banco de España comenzó a emitir notas a modo de documentos de análisis objetivos sobre la subida del SMI allá por 2017, cuando el salario se situó en los 707,6 euros. La conclusión de aquel documento señalaba que la subida, efectivamente, había logrado un efecto sobre el empleo, en concreto, sobre las encuestas que reflejaban una alta probabilidad de perder empleo entre determinados grupos de trabajadores, caso de los de mayor edad y de menor cualificación.

El debate permanece y la tesis del Banco de España continúa siendo la misma en la medida en la que si una subida del 8% (la de 2017) se corresponde con una "alta probabilidad" de perder el empleo, la de 2018 (del 22%) y la más reciente del 5,5% en enero pasado, la probabilidad es aún mayor y seguirá subiendo en la medida en que el SMI sea también superior. Luego, las probabilidades de ir al paro son mayores. Las cifras de desempleo de enero bien podrían estar mostrando (y demostrando con hechos) que la ecuación se cumple.

Llegados a este punto habría que tener en cuenta que la subida del SMI, en parte ya programadas las futuras revisiones con el acuerdo firmado entre el ministerio de Trabajo y las organizaciones empresariales y sindicales, es la medida estrella del Gobierno, lo que la blinda frente a cualquier consideración en contrario. De ahí que las cifras de enero, con una de las mayores destrucciones de empleo de los últimos años, y casi la mitad de la totalidad del empleo creado en 2019, no tengan el peso suficiente como para lograr el freno para las próximas subidas ya firmadas por los agentes sociales. Y aunque no parezca probable, podría darse el caso de un gesto por parte del Gobierno para paliar la pérdida del empleo como consecuencia del SMI como sería una rebaja de las cotizaciones sociales en tanto que se trata de un impuesto al trabajo. En cualquier caso, al Banco de España no le faltará razón en afirmar que la subida del SMI aumenta el riesgo de perder el empleo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...