edición: 2936 , Lunes, 30 marzo 2020
18/02/2020

Alstom apura un acuerdo para la adquisición de la división de trenes de la canadiense Bombardier

La constructora de trenes francesa quiere aumentar su escala para hacer frente a la competencia
Carlos Schwartz
De acuerdo con fuentes del sector de la industria de bienes de equipo el gigante de la construcción de material ferroviario de Francia, Alstom, ha alcanzado un principio de acuerdo con la canadiense Bombardier para la adquisición de su división de trenes por un importe de 7.000 millones de dólares. Desde que hace un año la Comisión Europea (CE) vetó la fusión entre Alstom y la división de trenes de la alemana Siemens ambas empresas persiguen el objetivo de consolidaciones en su sector para lograr la dimensión necesaria y la capacidad financiera para hacer frente a lo que se ha convertido en el mayor reto de la industria del sector: la empresa estatal china CRRC. Ésta es el primer fabricante mundial de material ferroviario y ferrocarriles del mundo. Como empresa del estado cuenta con el firme apoyo de los bancos estatales que financian su comercio exterior que se basa en proyectos globales, en especial en los países en desarrollo. La empresa china tiene dos tercios del mercado a escala global. Por su parte Bombardier hace frente a una situación financiera compleja con vencimientos de 1.500 millones de dólares en 2021.
La empresa canadiense ha tropezado con problemas de producción y retrasos en las entregas en su división de ferrocarriles e incrementos de costes en su división de aeronáutica que han debilitado su posición de tesorería por el retraso en materializar las entregas en algunos de sus proyectos. Las acciones de Bombardier, con sede en Montreal, cayeron un 34% en el último año incluyendo el mes de enero cuando la empresa anunció que recortaba su expectativa de ingresos debido a problemas continuados en la división de ferrocarriles y problemas en la entrega de varios aviones del proyecto Global 7500. En 2018 Bombardier vendió el 50.1% de ese proyecto a Airbus como parte de la estrategia a cinco años lanzada en 2015 por la empresa para reducir deuda. Si la operación se cierra en los términos previstos la deuda de la empresa canadiense quedaría en 9.000 millones de dólares con lo cual la venta de la división de trenes permitiría aligerar aún más la carga financiera.

De acuerdo con fuentes de medios financieros el accionista de referencia del grupo canadiense, el fondo de pensiones Caisse de dépôt et placement, de la provincia de Quebec con el 32,5% en el capital de la división de trenes de la empresa, llegó un acuerdo para vender su participación a cambio de una presencia en el capital de la empresa resultante de la consolidación. En 2017 Alstom y la división de trenes de Siemens llegaron a un acuerdo para su fusión con el objetivo de adquirir la dimensión necesaria para disputar el mercado a CRRC. La Comisaría de la Competencia tiró abajo la operación argumentando que la fusión podía suponer un incremento de precios en los sistemas de señalización y de trenes de muy alta velocidad, la futura generación que está en desarrollo en la actualidad. La potencial fusión entre Alstom y la división de trenes de Bombardier no va a escapar al escrutinio de la Comisaría de la Competencia encabezada por la comisaria y miembro de la Comisión, Margrethe Vestager. La empresa canadiense tiene operaciones extensas en Europa con su sede en Alemania. 

Es posible que Siemens se oponga a la consolidación si se tiene en cuenta que Bombardier lo hizo cuando se trató de su fusión con Alstom. De acuerdo con analistas del sector la operación se haría un 70% en dinero y un 30% en acciones lo cual podría permitir a la empresa reducir su deuda a la mitad y dejaría a la sociedad como un fabricante de aviones jet de pequeñas dimensiones de uso privado y cabotaje de aerolíneas comerciales. El grupo entró en negociaciones a finales de 2019 con la estadounidense Textron para vender su división de jets ejecutivos por el temor a que la venta de la división de trenes se hubiese paralizado de forma definitiva tras algunos desacuerdos con Alstom. Las acciones de la empresa francesa, que subieron un 2% tras confirmar las conversaciones con la canadiense, han subido un 30% en los últimos 12 meses.

La operación puede afectar a los fabricantes españoles de trenes que tienen una presencia en el sector en Europa y en América Latina fundamentalmente. En su momento empresas como CAF se opusieron a los contratos con China que cerraron tanto Alstom como Siemens, porque existía una transferencia de tecnología que implicaba el desarrollo en el futuro de una alta capacitación para la fabricación de trenes de alta velocidad. Las negociaciones entre Siemens y Alstom para la fusión fueron presentadas en su momento como la oportunidad de constituir un “campeón europeo” en la industria del sector ferroviario. 

A los analistas llamó la atención cuando Vestager anunció el veto definitivo a la fusión a comienzos del año pasado porque tanto Francia como Alemania volcaron todo su peso político en el apoyo de la operación. En reflexiones tras el revés el presidente de Alstom se arrepintió de haber descrito a la operación como la erección de un campeón con la idea de que eso había desatado las resistencias de Bruselas. Vestager esbozó su defensa argumentado que  la operación podría haber sido aprobada si ambas empresas se hubieran ocupado de ofrecer los remedios necesarios a los problemas que la fusión entrañaba para la defensa de la competencia dentro del sector en Europa.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...