edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
04/03/2014

Alza en los precios del gas por la tensión tras la invasión militar rusa de Crimea pese a la capacidad de Nordstream

Gazprom advirtió a Ucrania que debe pagar el saldo vencido de su deuda por el gas y sugirió un incremento de precios
Carlos Schwartz

Los precios del gas se dispararon en los mercados de futuros con subidas significativas para el gas del mar del Norte ante el temor a que la escalada de tensión tras la invasión rusa al territorio de Crimea acabe en un corte de suministro a Europa. Rusia abastece al continente un 30% del gas que consume y la mitad de ese flujo pasa por territorio de Ucrania. En 2009 una crisis por el precio del gas y la deuda de Kiev con Gazprom acabó en un corte de suministro a Europa por acción indirecta. El país optó por utilizar para su suministro interno el gas que estaba destinado a Europa. Pocos meses antes de la presente crisis, Rusia firmó acuerdos con el Gobierno prófugo de Víctor Yanukovich para un paquete de ayuda formado por un crédito de 15.000 millones de dólares y otros 5.000 millones en descuentos en el precio del gas a cambio de que el país desistiera de su vinculación económica a la Unión Europea. La caída del Gobierno y un nuevo ejecutivo provisorio hostil a Rusia ha desatado ahora el anuncio de la revisión de los acuerdos mientras Gazprom advierte que revisará el precio del gas y apremia a Ucrania al pago de una deuda vencida de 1.550 millones de dólares.

En un mercado muy activo el precio de la termia de gas británico del mar del Norte subió cerca de un 10% marcando 61,5 peniques mientras que el equivalente holandés subió otro 10% con la termia a 25,25 céntimos de euro. Se registraron subidas también en trigo y maíz, y en el petróleo.

En los cereales la escalada se explica porque Ucrania es un gran productor de ambos. El crudo simplemente refleja el nivel de tensión internacional desatado. Sin embargo la existencia del gasoducto Nordstream, que precisamente esquiva el territorio de Ucrania, tiene una capacidad ociosa del orden de los 32.000 millones de metros cúbicos. Esa capacidad está medida en función de los volúmenes de servicio del año pasado. Ese volumen de gas permitiría que por el Nordrstream Rusia hiciera llegar a Europa el 50% del volumen que debería pasar por Ucrania. El gasoducto fue puesto en marcha en 2009 y su construcción y diseño estuvieron alentados por el interés de Rusia y Alemania de independizar el suministro de gas de las vicisitudes políticas de la relación entre Rusia y Ucrania. Gazprom tiene el 51% de Nordstream, el resto se divide entre Wintershall (Basf), EON, Nederlande Gasunie, y Gaz de France Suez.

Por otra parte el año pasado se inauguró el servicio del gasoducto Trans Adriático (TAP, por sus siglas en inglés) que conducirá 10.000 millones de metros cúbicos al año, un 80% para Italia. El resto se reparte un 10% para Bulgaria y otro 10% para Grecia. Las tensiones actuales ponen de relieve que pocas son las cautelas a la hora de prever las crisis geopolíticas que pueden afectar al normal suministro de combustibles a Europa. Estos datos en su conjunto relativizan la importancia actual del gasoducto que atraviesa Ucrania. Sin embargo, de acuerdo con fuentes del mercado del gas si finalmente se corta el flujo a Europa, el efecto dependerá de lo prolongada que sea la interrupción.

Si esta se extiende más de un mes puede finalmente afectar seriamente los precios al reducir los stocks. Este año se ha entrado en las últimas semanas de invierno con altos niveles de reservas debido a que en el norte de Europa el clima ha sido especialmente benigno. Pero si el nivel de reservas se ve afectado por la falta de suministro los precios para los contratos futuros 2014/2015 subirán sin duda. Como era previsible la crisis aguda también ha golpeado a los precios del petróleo a pesar de que la producción de Ucrania apenas alcanza a los 80.000 barriles diarios. El tema es que Rusia produce 10 millones de barriles diarios, y esta producción puede verse afectada.

Gazprom se ha convertido en un ariete de Moscú contra Kiev. Pero en el fondo Ucrania necesita cobrar los peajes del gas europeo, y Gazprom y Rusia necesitan vender gas por sus obligaciones contractuales con Europa y por los ingresos que esa actividad representa. El mercado del petróleo ha recibido el impacto de la crisis con subidas en el Brent y en el West Texas. Los analistas estiman que esta tensión en el crudo es una reacción genérica a la incertidumbre por el desenlace de la crisis que no tiene una perspectiva clara aun. Sin embargo uno de los mercados que se puede ver más afectado es el de los cereales. Ucrania exporta unos 30 millones de toneladas de trigo al año, lo cual es la segunda cifra más importante después de Estados Unidos. El país amenaza con desplazar a Argentina como exportador de cereales y los grandes traders de granos están presentes en el país. Pero el fin de semana los operadores dejaron de cotizar cereales y se ha producido un virtual cese de las negociaciones de contratos a causa de la incertidumbre política. El panorama en este sector amenaza con empeorar si la tensión entre Kiev y Moscú no se atempera.

Mientras, el Ministerio de Energía de Rusia afirmó mediante un portavoz que no veía sentido en efectuar un descuento sobre el gas a Ucrania mientras haya deudas vencidas impagadas. El ministro de Energía Yuri Prodan declaró por su parte que la empresa estatal de gas, Naftogaz, mantenía contactos de forma activa con Gazprom por el precio aplicado a las ventas de gas a Ucrania. El ministro sugirió que el precio podía saltar de su actual valor contractual de 268,5 dólares por cada mil metros cúbicos a los 400 dólares por cada mil metros cúbicos en el segundo trimestre de este año. Una medida de este tipo haría estallar el ya inabordable déficit fiscal de Ucrania al borde de la suspensión de pagos por falta de reservas.

Más allá de cualquier otro factor político estos mensajes agudizan para la UE la necesidad de tomar medidas de emergencia para socorrer a Ucrania, aunque la mayoría de los empresarios y grupos económicos del sector de las infraestructuras industriales desde los tubos de acero hasta el sector de las máquinas herramientas y la industria de defensa, dependen de Rusia para su supervivencia y su incorporación a Europa supondría una profunda reestructuración.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...