edición: 2702 , Martes, 23 abril 2019
11/01/2010
Sabadell, Bankinter y Banesto buscan mayor diversificación

América Latina tendrá mayor peso en los resultados de los medianos

La banca mediana trata de paliar los efectos de la retirada de liquidez extra del BCE
Juan José González

Que la banca mediana española va a pasar un ejercicio 2010 complicado –del que no van a escapar tampoco los dos más grandes- es tan obvio como que el mercado de valores, ese indicador muchas veces adelantado de la economía, ya lo viene descontando desde hace meses, en un incesante y lento goteo –a la baja- de sus cotizaciones. Y estos primeros días de año, varias casas de análisis se ocupan de resaltar esa distinción de los problemas en base a su diferente tamaño, riesgos, mercados y situaciones particulares. Una primera diferencia, y que en este caso, sirve para delimitar el territorio entre grandes y medianos, es la presencia en nuestra banca en los mercados emergentes; los analistas apuntan a que ganarán, claramente, aquellos que mayores apuestan realicen en América Latina y en Asia, una actitud que, por lo demás, ya viene dando sus frutos a todos, o a unos más que a otros, pues la devaluación del bolivar en un 50%, anunciada ayer por Venezuela, perjudicará a BBVA -el Banco Provincial aporta el grupo el 4,5% al grupo español- y no a Santander, que logró sacarle rentabilidad a una inversión perdida en aquel país tras la nacionalización de su filial.

Chávez al margen, en este ejercicio tan singular que ahora comienza, a la banca mediana le preocupan los efectos que sobre sus cuentas vaya a producir la retirada de la financiación, a tan buen precio, con que viene contando desde hace más de un año; las líneas de liquidez extraordinaria del BCE, han servido para mantener los márgenes de las entidades, también a unas más que a otras. En realidad, como aseguran desde uno de los cuatro bancos medianos cotizados, “ese era el plan”. Pero el ‘plan’, al igual que el tiempo, finaliza de repente y las condiciones de mercado en 2010 son bien distintas de las de 2009, al menos, estos cuatro bancos –Popular, Banesto, Bankinter y Sabadell- cuentan ahora con menores apoyos, y la financiación tendrá ahora un coste mayor que no tuvo antes.

Para los bancos europeos en términos generales, y según las casas de análisis, el coste de la refinanciación de emisiones que vencen en el presente ejercicio puede arañar hasta el 10% de sus beneficios, aunque no será igual para todos; por ejemplo, para la banca mediana, entidades como Bankinter, Sabadell y Popular puede que llegue a alcanzar el 20%, mientras que para los dos más grandes se situará en el 3%. Diferencias que implica tener que hacer muchas cosas para conservar márgenes y salvar el beneficio. El margen no volverá a repetirse, al menos con las mismas características del pasado ejercicio. Los depósitos están cambiando; sus intereses siguen el euribor a tres meses, luego es difícil que por esta vía el margen reciba buenas noticias.

Otro problema que ha dejado al descubierto las grandes diferencias entre los grandes y los medianos es el éxito en su lucha contra la morosidad. Y las apuestas del pasado por el sector inmobiliario se están dejando sentir en estos últimos ejercicios, que, como se ha visto, la mayoría de los bancos han debido llevar a sus balances un sinfín de propiedades inmobiliarias, las cuales habrían dejado su particular huella en las cuentas bancarias y el consiguiente deterioro del beneficio. En este caso, el impacto sobre los beneficios de una entidad mediana estaría en el entorno del 45%, mientras que para los grandes tan sólo del 3%.

Ahora, la preocupación general se centra en conocer –o adivinar- por dónde irán las nuevas normas de capital en el marco de la profunda reforma del sector que se discuten en Basilea. En este aspecto, las entidades financieras medianas pueden llegar a una ventaja respecto a las grandes, como son las que se derivan del tamaño de las entidades. El famoso riesgo sistémico que una gran entidad podría aportar al conjunto del sistema financiero, tiene aquí especial importancia; la idea de que una entidad grande, al contar con más posibilidades de propiciar un problema que afecte a otros bancos menores, se traduce en que a mayor tamañote balance, mayor riesgo y a mayor riesgo la entidad debe contar con mayor base de capital. Y aunque las normas están aún por decidir, ante un ratio de capital más exigente que el actual, las entidades españolas no tendrían demasiados problemas para cubrir el ratio, en especial BBVA, que en esto puede presumir de estar mejor preparada para el cambio de escenario de prevención que su competidor Santander, que estaría obligado a aumentar la base de capital.

Pero el futuro ya ha empezado y si los dos grandes tienen en práctica sus estrategias de compras de entidades o de mercados en Latinoamérica y Asia, las entidades medianas siguen pensando en diversificar su negocio sin tener claro dónde. Sabadell, Banesto y Bankinter no quieren perder de vista que la rentabilidad sobre fondos propios de los dos grandes bancos que operan en Latinoamérica –Santander y BBVA- es del 24% para los próximos ejercicios y que de aquel mercado se obtiene alrededor del 45% de los resultados. Así que entre sus objetivos para el presente ejercicio se encuentra cerrar operaciones que vayan en esa dirección, aunque todo dependerá de los resultados del cierre de 2009.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...