edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
01/07/2020

A Montero le queda grande la crisis

La nave pierde altura -para algunos cae en picado- y la comandante al mando no sabe cómo estabilizarla. Conoce los instrumentos, los mandos, tiene línea directa con la torre de control pero navega sin la carta oportuna, la que orienta en la ruta, la aerovía, y el lugar donde puede aterrizar. Se diría que lo tiene todo. Pero no, le falta algo, lo más importante: decisión y pericia. La situación así proyectada sobre el departamento, Hacienda, se revela catastrófica pues la comandante, el piloto, María Jesús Montero, vuela sin rumbo.

Las labores de gobierno, y más en el departamento que lleva sus cuentas, muestran a veces las mismas dificultades que el tránsito por el espacio aéreo: estas en el aire porque vas por el aire. Y mientras te mantengas en vuelo no pasa nada. Pero algún trastorno técnico parece haber llevado a la ministra Montero hacia la aventura. Reconoce ella la gravedad del impacto económico tras haber minimizado poco antes que no sería gran cosa. Palabras que se suman al sorprendente mensaje de su colega Calviño, que asegura haber visto ya brotes verdes.

Visiones verdes que acontecen en los ministerios económicos y que no se sabe si provocadas por un optimismo en exceso o por el interés singular en el vil engaño, pues qué es sino falsedad, querer ver brotes verdes en la economía. Vuela la ministra Montero con su Gobierno desconcertada en extremo, sin dirección ni convicción, siendo estas dos carencias peligrosas, pero aún más si cabe la segunda, pues se trata de la virtud que da seguridad y certeza, cualidades indispensables en un gestor. Sin estas ni otras más, es difícil que la facultativa médica Montero pueda apreciar y valorar el alcance de la crisis.

Una primera conclusión llevaría a afirmar que la ministra de Hacienda no está preparada para la solución, sino más bien para asegurar el desastre. Al respecto avisa y con detalle el Gobernador del Banco de España, que no ha tenido más remedio que acudir para subrayar el alcance de esta crisis si los ministros y el Gobierno no muestran pericia y criterio en sus reformas. Lo cierto es que Montero, médica de formación, no está cualificada para crisis de gran calibre. Recordar a Abril Martorell (1978) en la segunda crisis del petróleo; a Solchaga (1985) primero y Solbes (1993) después, conscientes de lo que tenían entre manos. Sin olvidar a Elena Salgado (2008) que también pudo ver los mismos brotes y del mismo color que hoy ha visto Calviño. Y así el avión apunta a que no aterrizará nunca: se estrellará. Seguro.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...