edición: 2975 , Miércoles, 27 mayo 2020
05/04/2020
banca 

Ana Botín reclama una acción conjunta, rápida y solidaria a Europa y al Gobierno medidas fiscales

ICNR
La presidenta del Banco Santander ha reclamado a las instituciones europeas una respuesta “más rápida, coordinada y solidaria” que esté "a la altura” de las circunstancias actuales ya que “necesitamos empresarios que inviertan y creen puestos de trabajo”.
Durante la celebración la Junta de Accionistas de la entidad por vía telemática ha anunciado además que, por recomendación del BCE, el consejo ha decidido posponer cualquier decisión sobre dividendos con cargo a 2020 y cancelar el pago del dividendo complementario de 2019 hasta que haya “mayor visibilidad sobre el potencial impacto de esta crisis”.

Esta decisión ha sido tomada, según ha explicado, con el fin de “dotar al Banco de la mayor flexibilidad posible para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas por la pandemia del coronavirus”. Y todo ello sin afectar al capital del Banco ni a los resultados.

“Santander tiene una base de capital sólida, con amplios “buffers”, colchones sobre los mínimos regulatorios, que además han sido relajados recientemente por parte del regulador europeo, para facilitar la respuesta de los bancos. Esto nos permitirá apoyar a las empresas y a las familias”, ha subrayado la presidenta del banco cántabro.

En este sentido, Botín ha anunciado que Banco Santander celebrará una nueva junta de accionistas ordinaria en el mes de octubre. Será para someter a su aprobación una nueva propuesta de aplicación de resultados del ejercicio 2019 para concretar la parte restante que se destine, excepto la ya distribuida como dividendo a cuenta en noviembre de 2019 y que asciende a 1.661.811.458,20 euros, a incrementar la reserva voluntaria de la entidad. Ello sin perjuicio de que eventualmente se pudiese entonces decidir proponer una distribución a los accionistas tras una reevaluación de la situación cuando las incertidumbres causadas por la crisis del COVID-19 desaparezcan.

En caso de aprobarse el dividendo, según ha confirmado la presidenta de la entidad en el turno de respuesta a las preguntas de los accionistas se haría con cargo a reservas.

Según ha explicado, “la cancelación del dividendo complementario de 2019 nos permitirá contar con 1.600 millones de euros adicionales de capital, con los que podremos ofrecer 30.000 millones de euros más en créditos a empresas, pymes y familias. Además, la cancelación de la política de dividendos 2020 nos permitirá ofrecer otros 60.000 millones de euros adicionales en créditos”. Esto supone que el Santander tendrá en conjunto 90.000 millones de euros para créditos lo que le dará aire al negocio del banco.

Con respecto al impacto del coronavirus, Botín ha comentado que es “el momento de actuar todos juntos en Europa” ante una “crisis sanitaria global que está derivando en una crisis económica y social sin precedentes”.

La presidenta del grupo financiero también se ha referido a las medidas que ha tomado el gobierno español para “afrontar los problemas de liquidez de las empresas y, por otro lado, para apoyar a las personas más vulnerables” que son “similares a las adoptadas por nuestros socios europeos.

Pero ha ido más allá y  ha reclamado a los gobiernos “proporcionar a las empresas y los hogares la liquidez que necesitan para aguantar los próximos meses” con el fin de que “la crisis económica sea lo más breve posible y se evite la destrucción del tejido empresarial del país”.

En este sentido, ha destacado que “la mayoría de las empresas necesitan el apoyo del gobierno para poder mantener los empleos en un entorno en el que la actividad se ha desplomado” y por ello, a su juicio, “ésta es la mejor vía para salir rápidamente de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria”.

También, ha destacado las medidas “importantes y muy a tiempo” que han tomado el BCE y las instituciones europeas para apoyar a España como el fondo de 100.000 millones de euros para proteger el empleo.

Sin embargo, ha pedido al gobierno español “una respuesta fiscal adecuada similar a la que ha dado el BCE”, al tiempo que se apoye “el tejido empresarial de nuestro país y la inversión extranjera y local”.

Además, ha reclamado al Ejecutivo que desarrollen “políticas proactivas que atraigan la inversión, el talento y la innovación a nuestro país” para poder “competir” con los europeos y con el resto del mundo.

También el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, se ha referido al impacto que la crisis del Covid podrá tener en sus cuentas y ha barajado dos escenarios con los que el Santander está trabajando en función de la extension en el tiempo de esta crisis. “En cualquiera de los dos casos, pueden estar seguros de que tomaremos las medidas necesarias”, ha señalado.

En primer lugar, ve un escenario en ‘V’, es decir, de corta duración y rápida recuperación posterior. En este caso, el impacto se prevé “potencialmente limitado” en los resultados, según ha remarcado. Para Álvarez, este escenario está condicionado en gran medida al éxito del apoyo monetario, fiscal y de liquidez de las autoridades financieras.

Por otro lado, y una opción menos optimista, la entidad contempla la posibilidad de que la crisis se prolongue por un periodo de tiempo más amplio, ha explicado el numero dos del banco, por lo que los impactos serían materiales y posiblemente se extenderían al próximo ejercicio, al producirse una recesión global y una mayor depreciación de las divisas en países emergentes.

De momento, la crisis no ha tenido un efecto en las cuentas ya que, según han asegurado Botín y Alvarez, el resultado del primer trimestre de la entidad en 2020 es similar al de 2019. No obstante, sí han reconocido que en las últimas semanas se ha observado cierto impacto en la actividad por los efectos de la crisis sanitaria y las medidas de confinamiento tomadas por los gobiernos.

También Botín ha advertido al Gobierno de Sánchez que “debemos planificar cuanto antes la vuelta al trabajo, de los más jóvenes y de aquellos que ya están inmunizados, y al mismo tiempo asegurar que los más vulnerables a la enfermedad permanezcan protegidos”.

Cifra de ingresos más alta de la historia
En cuanto a los resultados, Botín ha destacado que en 2019 han aumentado los clientes vinculados y digitales y han logrado alcanzar la cifra de ingresos más alta de la historia, que crecieron un 3% hasta los 49.500 millones de euros, pese a los tipos de interés negativos en Europa.

Respecto a la rentabilidad, ha señalado que “el retorno ordinario sobre activos ponderados por riesgo creció respecto al año pasado y, con una ratio de eficiencia del 47%”, haciendo así que el Santander “sea uno de los bancos más eficientes entre nuestros comparables y competidores”.

Por todo ello, ha subrayado que el grupo ha logrado un crecimiento interanual del beneficio ordinario atribuido del 3%, superando los 8.200 millones de euros, y con un rendimiento ordinario sobre el capital tangible del 11,8%, lo que supone que la entidad “tenga un capital más fuerte.”

Botín también ha comentado el impacto tan fuerte que ha tenido el coronavirus en el valor de la acción del Santander y del resto de bancos europeos y americanos, así como otros sectores y se ha mostrado convencida de que “entre todos podemos conseguir que esta crisis sea transitoria y cuanto antes la superemos, antes veremos cómo el precio de la acción se recupera”.

En cuanto al futuro, la presidenta del Santander ha explicado que su estrategia se construye sobre unas bases que son: “nuestra orientación al cliente, nuestra escala, tanto global como local, y nuestra diversificación, geográfica y de negocios (o segmentos de clientes)”. A su juicio, “la combinación de estos tres elementos es determinante en la configuración del negocio que tenemos hoy, más predecible y rentable a largo plazo que los comparables”.

Como ya anunció en abril del 19, sus objetivos pasan por mejorar el rendimiento operativo de todas las regiones del Grupo, optimizar la asignación de capital hacia las regiones y negocios que generen los mejores retornos y acelerar transformación digital, para cumplir convertirse en la mejor plataforma abierta de servicios financieros.

Botín se ha referido también a la sostenibilidad y se ha mostrado convencida de que “cuando la crisis del coronavirus haya pasado, la emergencia del cambio climático seguirá” y por esta razón, el Banco Santander seguirá apoyando que “el mundo haga una transición ordenada hacia un futuro más verde para lo que ha propuesto que los gobiernos, empresas, clientes y comunidades trabajen todos juntos.

Según ha explicado, Santander tiene tres prioridades: movilizar los fondos necesarios para financiar la transición; ayudar a sus clientes a tomar decisiones sostenibles, con productos más sostenibles y reducir sus propias emisiones y el impacto ambiental de la entidad.

Por otra parte, Botín ha pedido la aprobación de los accionistas para la incorporación en el consejo de Pamela Walkden, Luis Isasi y Sergio Rial, así como del presidente del Santander de España y del consejero delegado de Santander de Brasil, para “reflejar la importancia de estos dos países para el Grupo”. Estos nuevos consejeros ocuparán los puestos que dejan Carlos Fernández, Guillermo de la Dehesa e Ignacio Benjumea.

Esta es la primera vez en la historia que la Junta General de Accionistas se celebra en la ciudad financiera de Boadilla del Monte y no en Santander debido a la situación que vive España por el coronavirus y las medidas de confinamiento del Gobierno.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...