edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
19/12/2018

Apple pierde cuota en el principal mercado mundial de terminales inteligentes sumando incertidumbre

Las expectativas puestas en las ventas del iPhone en India se disipan como parte de su retroceso
Carlos Schwartz
Apple inició su actividad comercial en India con el iPhone en 2008 poniendo en ese mercado grandes expectativas. Con 1.300 millones de consumidores el país es el mercado tecnológico potencialmente más grande aun sin desarrollar. Sólo un 24% de la población dispone de terminales telefónicos inteligentes y el número de usuarios crece más rápido que en cualquier otro país en el mundo. Motivos de sobra para que los fabricantes de terminales se concentren en este país por el nivel de ingresos que puede generar. Las marcas han buscado la forma de adaptarse a las exigencias de los consumidores locales, dotando a sus terminales de mejores cámaras para 'selfies', baterías de mayor duración y con una oferta de varias gamas de móviles. Dentro de esta política destaca el hecho que las grandes marcas intentan ofertar para todas las franjas del mercado, desde el terminal barato hasta el más caro. 
A diferencia del resto de sus competidores el iPhone entró al mercado indio, como en el resto del mundo, sobre los hombros de dos modelos y con precios muy superiores a sus otros competidores. A resultas de esta política decidió un desarrollo comercial dirigido al sector de más altos ingresos del país, ofreciendo sus productos como terminales de gama alta en tiendas de terceros como complemento de otros objetos. 

Con esta política se hizo un nicho entre los consumidores de mayor poder adquisitivo, pero no logró penetrar en el sector que es el motor del crecimiento de las otras marcas, la venta masiva de terminales. En 2018 el número de terminales iPhone exportadas a la India cayó en un 40% respecto del año anterior mientras su cuota de mercado bajaba al 1% del 2% anterior, de acuerdo con la consultora Canalys. 

Las cifras de ventas en India, de acuerdo con fuentes del sector, fueron este año de 1.800 millones de dólares, menos del 50% de lo que los ejecutivos de la empresa esperaban facturar en ese mercado en el pasado. Uno de los grandes escollos es el precio del iPhone en un mercado en el que muy pocas personas están dispuestas a pagar más de 300 dólares por un terminal telefónico aunque tengan ingresos altos. Esto lleva a Apple a chocar frontalmente con la oferta de los competidores chinos como One Plus, Xiaomi y BBK Electronics que tienen una variada gama de precios y han adaptado sus terminales a las demandas locales.

Apple se ha ajustado a la política comercial que le ayudó a salir de un virtual estado de marasmo financiero en 1997 apostando a pocos productos de muy alta calidad y precios altos. Esa política tuvo éxito en su momento y logró que se convirtiera en la primer empresa estadounidense que superara el billón de dólares en capitalización. Pero en un mundo que no termina de recuperarse de la crisis financiera internacional, la soberbia de los precios no es suficiente estrategia comercial. Las ventas de iPhone se han aplanado, es decir que su incremento interanual es despreciable, lo que indica que mantienen los niveles pero no crecen. 

La empresa se la juega con el iPhone porque representa, de acuerdo con analistas del sector, dos tercios de los ingresos totales. Esto quiere decir que si Apple es capaz de lograr que una parte importante de los próximos 1.000 millones de consumidores que se sumen al mercado de los móviles inteligentes adopte su marca, habrá logrado recuperar el impulso. El consejero delegado de la empresa, Tim Cook, que visitó la India en 2016 para entrevistarse con el primer ministro y hacerse fotos con actores de Bollywood, no ha regresado por ahí. Tras mucha cobertura internacional de su presencia en el país, lo alcances del viaje han sido poco significativos. La empresa por ejemplo no ha logrado sortear exigencias legales para abrir una tienda con su propia marca. Entre otras cosas porque para hacerlo debería tener en sus terminales telefónicos un 30% de los componentes de fabricación local.

En este terreno Apple va a la zaga de sus competidores en tanto que recién hace un año se dotó de una planta para fabricar el más barato de sus modelos, el SE, en el país. Pero abrió negociaciones con el gobierno en un intento de obtener concesiones fiscales a sus importaciones de componentes. Algunos de sus competidores han desarrollado sus propias plantas de producción dentro del país hace ya rato. Las vallas jurídicas no han sido establecidas para Apple, sino que forman parte de una política industrial del país, pero Apple pretende que en su caso no se apliquen. Cook tiende a considerar los reveses en este mercado como baches en un circuito de alta velocidad, que te obligan a reducir la marcha pero no te detienen. La pregunta es si a media marcha se puede ganar la carrera. Dicho de otra forma, a lo mejor no tiene coches adecuados para ese circuito.

Mientras tanto los funcionarios del Gobierno consideran que la empresa no estaba lo suficientemente interesada en invertir en la producción local y traer al país puestos de trabajo en la alta tecnología. India tiene un recargo del 20% sobre los productos tecnológicos fabricados en China. La producción de los iPhone SE la realiza su subcontratada Wistron Corp. en la ciudad de Karnataka. Pero Apple ha tropezado ahora con otros obstáculos. Los comerciantes locales se han disgustado con la política de rebajas en las ofertas de iPhone por parte de algunos sitios web de reciente creación. La sumatoria de incidentes y malos entendidos no explica de todas formas la pérdida de cuota de mercado por parte de esta empresa. 

Los analistas apuntan a la triada de precios, pocos modelos, y defectos de comercialización como responsable de la pérdida de terreno. El problema de la empresa no es sencillo porque su presencia en los mercados tradicionales de economías avanzadas ha llegado a un punto de madurez tras el cual no hay incremento del crecimiento. Por lo tanto la apuesta para ganar cuota de mercado a escala internacional está en los mercados emergentes. Si comienza a trastabillar en esos mercados, el futuro se hará aun más incierto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...