edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
25/03/2019

Apple pretende sustituir la caída de ingresos del iPhone con la venta de servicios a través de plataformas

El streaming de video, la música, y series de televisión intentarán complementar la venta de aplicaciones
Carlos Schwartz
Las ventas del iPhone se han estancado y en algunos lugares retroceden. La estrategia que Apple desarrolló para sostener en el tiempo las ventas del terminal de telefonía móvil, las aplicaciones propias, no le dio una proyección de largo plazo. La aparición de aplicaciones que pueden funcionar en otras plataformas que lograron un éxito arrasador demostró que la estrategia de cerrarse al software de la competencia podía ser un error y debió corregir su política. Las aplicaciones independientes que corren en otras plataformas operativas le dio a la competencia una palanca colosal, y móviles más baratos y técnicamente competitivos comenzaron a erosionar su mercado. Las aplicaciones, desde Spotify y Netflix hasta la china WeChat, se hicieron más importantes para los usuarios que los terminales en los que se reproducía el contenido. La empresa era consciente al menos desde 2014 que ese escenario les robaría ventas, y mientras tanto el iPhone aspiró a compensar volumen por precio y se convirtió en un terminal excesivamente caro, sin compensación clara y distintiva por esa diferencia de coste. 
La caída de las ventas en China en el último trimestre de 2018 han marcado un hito para este móvil. Está previsto que hoy Apple haga anuncios en la línea de compensar la caída en los ingresos por la venta de terminales con los ingresos por la venta de servicios. El sector que Apple viene desarrollando a marchas forzadas desde 2014 sin demasiado éxito hasta ahora. Pero este segmento del mercado es complejo, y supone una incursión de la empresa en un terreno donde la competencia es feroz. 

La venta de video y de noticias por suscripción son la niña bonita del consejero delegado, Tim Cook, quien espera de ellos que generen miles de millones en nuevos ingresos para la empresa y ayuden a afianzar los vínculos entre los usuarios de iPhone y Apple. El año pasado las ventas de la división servicios aumentaron un 33% hasta los 40.000 millones de dólares representando cerca del 15% de las ventas totales de 265.600 millones de dólares. La expectativa de la compañía en el negocio del video es el de sustituir al cable en los domicilios y en lo móviles.

La alternativa al cable se lograría mediante la combinación de series originales con espectáculos de otras redes para crear un nuevo servicio de entretenimiento que podría alcanzar hasta 100 mercados a escala internacional. La idea de “reinventar” la televisión es un objetivo que la empresa acaricia desde hace tiempo, al menos desde hace 10 años. Sin embargo la operación comercial que este objetivo entraña supone una colisión con las empresas de telefonía que ofrecen el servicio de forma residencial y en algunos casos también mediante el servicio móvil por streaming. Esto supone por lo tanto una apuesta compleja. 

De acuerdo con fuentes al tanto del lanzamiento Apple piensa dar a conocer hoy algunas de sus producciones. La empresa ha utilizado un presupuesto de 1.000 millones de dólares para adquirir docenas de shows de televisión originales que espera tengan un fuerte impacto en el público. Como parte de este esfuerzo ha cerrado acuerdos con estrellas de Hollywood. El precio de este servicio no se conoce aun, pero la empresa que había anunciado que sería gratis para los dueños de terminales de su marca, ahora dice que será un servicio de pago. 

Las series originales serán ofrecidas a través de una aplicación específica que los ejecutivos de Apple califican de “asesino de Netflix”. La aplicación facilitará la suscripción a los servicios de HBO, Atarz y Showtime plataformas con las cuales la empresa habría negociado la suscripción por 9,99 dólares mensuales de acuerdo con fuentes que dicen estar al tanto de las negociaciones. De acuerdo con esas fuentes Apple, en un cambio en su política tradicional, ha negociado con otras plataformas la inserción de su aplicación para TV. Es probable que algunos de esos acuerdos de distribución se anuncien hoy. 

La empresa también anunciará una aplicación para noticias actualizada, con la oferta de acceso a unas 200 revistas a través de acuerdos con Conde Nast y Hearst Magazines obtenidos por la compra de la aplicación Texture el año pasado. Entre los medios estará el Wal Street Journal con quien ha cerrado un acuerdo especial pero dejando fuera parte del contenido económico y obligará al medio a diversificar su información.

Apple ha decidido en esta encrucijada una verdadera huida hacia adelante que supone entrar en un territorio muy complejo por el alto nivel de competencia. Durante su crisis del año 2000, en la que la empresa necesitaba romper el límite de ingresos impuesto por la competencia en la venta de ordenadores, la empresa se volcó -bajo la conducción de Steve Jobs- hacía los dispositivos móviles, entrando al mercado con el iPod y su complemento de iTunes. Le siguió el desarrollo del iPhone, y con el, la entrada de Apple en la nueva categoría de empresas que por primera vez alcanzaban una capitalización de mercado de un billón de dólares el año pasado. 

La principal fuente de ingresos en los servicios de Apple procede de la distribución a través de su App Store de software de otras compañías. Pero este camino no está exento de obstáculos. Apple está en lucha con Netflix y Spotify quienes han atacado su práctica de quedarse con el 30% de los ingresos por ventas o suscripciones de las aplicaciones que comercializa. Netflix suspendió recientemente la autorización para que los clientes contrataran sus servicios en los terminales de Apple y afirmó que no participaría en el servicio de suscripción de video de Apple. Por su parte Spotify denunció por abuso monopólico de App Store a la empresa ante la Comisaría de la Competencia de la Unión Europea, acusación que Apple rechaza. 

Mientras tanto el servicio de streaming de música de Apple tiene 50 millones de suscriptores, comparado con el servicio de Spotify que tiene 96 millones de suscriptores, por si esto dice algo al respecto del futuro del reto asumido por Apple. La empresa entra en un escenario en el que no parece que vaya a lograr el éxito que tuvo en su momento con iTunes. El mercado ha cambiado y el reto es muy grande. Netflix tiene 139 millones de suscriptores, y gastará este año 15.000 millones de dólares en contenido. Son estas realidades las que le han impulsado a abandonar la política de ofrecer sus servicios sólo en sus propios terminales. En enero la empresa anunció que pondrá una aplicación para TV en los televisores fabricados por Samsung, lo cual pondrá al alcance de personas que no tengan ningún hardware de Apple ese servicio. Puede que sea la única forma de vender, y quizá ni así.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...