edición: 2762 , Miércoles, 17 julio 2019
21/03/2012
EL DEDO DE MADOZ

Arabia Saudí intenta frenar la escalada del petróleo que amenaza la recuperación mundial

Hay fuentes que consideran posible que se estén haciendo operaciones rondó con crudo de Irán
Carlos Schwartz

El precio del barril de crudo Brent cayó dos dólares hasta los 123,68 dólares tras el anuncio saudí de incremento de la producción para aliviar la reciente escalada del petróleo. El fin de semana pasado el precio del Brent se acercó peligrosamente a los niveles de 2008, cotizando a casi 130 dólares por barril. El récord histórico del barril es de 145 dólares en julio de ese año, precio que contribuyó con fuerza al hundimiento de la economía mundial en plena crisis financiera a partir de octubre con la quiebra de Lehman Brothers. Por añadidura, ha jugado un papel fundamental como detonador de pasadas crisis económicas internacionales como la de 1974-1975, con su proceso de inflación y estancamiento tras la guerra de Yom Kipur de Israel con los estados árabes; la de 1980-1982 a raíz de la revolución iraní de 1979; o la recesión global de 1990-1991 detonada por la invasión de Kuwait por Irak.

Los antecedentes del papel que el alto precio del petróleo juega en la recuperación de la economía internacional, o su rol como factor de alto riesgo en situaciones de recesión está más que claro. En 2008, la escalada de los precios del crudo estuvo muy vinculada a la especulación desenfrenada, en particular las operaciones de futuro y los denominados `round trip trades´, es decir operaciones ficticias conocidas como rondó por los operadores privados de crudo. Hay fuentes que consideran posible que se estén haciendo operaciones de las denominadas rondó con petróleo de Irán, a quien Europa ha cerrado su mercado por la crisis en torno al desarrollo de su capacidad nuclear. Pero, con independencia de la contribución que la especulación pueda estar haciendo al precio del crudo, todo parece indicar que el principal motivo para la escalada de los precios es el temor bastante justificado de un potencial conflicto bélico en el próximo oriente entre Israel e Irán, con o sin el respaldo de los Estados Unidos. Mientras, la demanda internacional de crudo no ha crecido, y el nivel de precios en 2011 no llegó a superar los 100 dólares por barril de Brent, lo cual quiere decir que los precios actuales se dirigen abiertamente hacia un incremento del 45% sobre los del año pasado en un momento en que diversos organismos multilaterales, como la OCDE y el FMI, comienzan a ver signos de recuperación económica internacional.

 “El papel que el precio del petróleo juega como freno en la recuperación económica es muy grande, entre otras cosas porque ese precio actúa como multiplicador de los precios de todos los artículos de primera necesidad especialmente alimentos así como en todos los bienes de consumo duraderos”, afirma una fuente del sector industrial. Si se observa el comportamiento del IPC español a los largo de 2011, el precio de la energía ha jugado un papel importante. Y es probable que sea aún más importante durante 2012 si la escalada de precios se mantiene. El crecimiento de los precios se suma a la contracción del consumo y tiene una fuerte repercusión por ejemplo en el coste de los bienes que España exporta a sus socios comunitarios. Por lo tanto el papel del precio del petróleo no se puede despreciar en la situación actual, ni a nivel nacional ni a nivel internacional.

El economista Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York, afirma que: “La frágil economía global de hoy en día enfrenta innumerables riesgos: el de un reanimamiento de la crisis en la eurozona; el de un enfriamiento de la economía de China más fuerte de lo esperado; y el de que la recuperación económica de los Estados Unidos se disipe una vez más; pero ninguno de estos riesgos es tan serio como una nueva escalada de los precios del petróleo”. Lo cierto es que si se sustrae del presente nivel de precios la especulación pura y dura, el nivel sigue siendo alto y todo parece indicar que detrás de la escalada lo que hay es la creciente tensión en torno a Irán y la creciente posibilidad de que después de las elecciones estadounidenses este año haya un acuerdo entre Estados Unidos e Israel para desatar una ofensiva militar contra el régimen de los ayatolas. En el reciente encuentro entre el premier israelí Benjamín Netanyahu y Barak Obama, el último se decantó claramente por un compás de espera en torno a la capacidad nuclear iraní en contra de las tesis de Israel de una intervención armada inmediata. Sin embargo, pasado el umbral electoral de noviembre Estados Unidos podría actuar de forma directa o en apoyo de Israel. Obama parece haber finalmente descartado la política de contención.

La política de contención es en el fondo la de aceptar que Irán desarrolle su capacidad nuclear mientras se mantiene el desarrollo de esa capacidad a raya mediante medidas de presión. Es decir que si el juego combinado de las sanciones y la negociación fracasan, después de noviembre podemos tener una crisis militar en la zona. Esta posibilidad se suma a otros factores que dan sustento a las tensiones de los precios del crudo. El cuadro general de las tensiones en el medio oriente no amaina. Con Siria en el comienzo de una guerra civil, el crecimiento de la hostilidad radical en Yemen que socava la seguridad de Arabia Saudita, la falta de claridad sobre el futuro político de Egipto, más la incertidumbre en Bahrein y las tensiones en la provincia oriental de Arabia Saudita el clima de inquietud en la industria internacional del petróleo es alto. El nivel de precios actual tiene como telón de fondo estas incertidumbres.

Este arco de incertidumbres hace que la posibilidad que tiene Arabia Saudita de regular por si sola el precio del petróleo en el mercado mundial sea relativo. La intervención saudí ha sido motivada por la creciente polémica en la campaña presidencial estadounidense en torno a los precios del crudo. En el fondo el movimiento es un apoyo indirecto a la política moderada del demócrata Obama contra los halcones republicanos. Es probable que Arabia Saudita dé algunos pasos más esta semana junto con otros productores de petróleo para destacar la existencia de una capacidad ociosa que puede actuar en caso de necesidad como regulador del precio. Entretanto, es posible que Obama anuncie también esta semana el recurso a las reservas estratégicas de petróleo estadounidenses para aliviarlas tensiones en el mercado. Hace una semana Obama y el primer ministro británico David Cameron ya coincidieron en la eventual necesidad de poner en el mercado reservas estratégicas para defender el proceso de recuperación económica internacional. Habrá que ver cuál es el resultado de todos estos esfuerzos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...