edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
16/05/2011
Informe de RSC de 2010

ArcelorMittal corrige su gestión responsable y establece una política específica de Derechos Humanos

Beatriz Lorenzo

Es común que las multinacionales- al menos aquellas que todavía confunden RSC con buenismo- muestren una “buena cara” que dista mucho de ser real en sus filiales en países emergentes.

Desde flagrantes atentados a los derechos humanos hasta plantas nucleares obsoletas e incapaces de funcionar, pasando por fallos en los suministros que hacen peligrar la seguridad de las comunidades, lo cierto es que la actuación de la mayoría de las multinacionales en los países emergentes está muy lejos de seguir los criterios que sus propios programas esgrimen en el primer mundo. El caso de ArcelorMittal no es una excepción. El pasado año la compañía saltó a la palestra debido a supuestos atentados contra los derechos laborales de sus empleados en establecimientos de producción en Marruecos respecto a los que ArcelorMittal está considerado como el actor y más influyente. En este caso los trabajadores mostraron su descontento por la continua violación de las disposiciones legales locales sobre negociación colectiva y representación, y se quejaron de la negativa de la dirección a entablar un diálogo constructivo, lo que está originando cada vez más tensiones entre los trabajadores. También se expresó insatisfacción por la deficiente aplicación del Acuerdo Mundial sobre Salud y Seguridad; plagado de disposiciones que según los afectados sólo se cumplían en apariencia.

MEJORAS NECESARIAS

Tras esta polémica, la compañía parece haber tomado cartas en el asunto y en la edición de 2010 de su Informe de Responsabilidad Social presentado recientemente, la compañía destaca el establecimiento de una política específica de Derechos Humanos, aplicada en todas las actividades de la Sociedad y en el conjunto de su cadena de suministro. Además, la memoria destaca el compromiso asumido por ArcelorMittal con la mejora de sus resultados en materia de seguridad y sostenibilidad. Además, ha sido verificada externamente por Bureau Veritas y se adhiere a las directrices 'G3' del Global Reporting Initiative y a los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Además, la compañía asegura que ha logrado una mejora en sus resultados en el área de seguridad y salud, registrando una reducción del índice de frecuencia de accidentes con baja del Grupo, que pasó de 1,9 por millón de horas trabajadas en 2009 a 1,8 por millón de horas trabajadas en 2010.ArcelorMittal ha incrementado en 2010 sus inversiones en proyectos de ahorro energético y protección medioambiental en 123 millones de dólares (cerca de 85,5 millones de euros) al pasar de 224 millones de dólares (156 millones de euros) en 2009 a 347 (241 millones de euros) en el pasado ejercicio.

RSC Y CADENA DE VALOR

Casos como el de ArcelorMittal reflejan lo importante que es gestionar la RSC desde una buena atención a la cadena de valor y un respeto absoluto hacia los respetos humanos y laborales en las filiales. En el caso de los proveedores, hay también un fuerte componente numérico.  Es necesario contar el número de auditorías que se llevan a cabo, el número de fábricas, el número de infracciones y sus posibles soluciones, si existen o no  herramientas propias de la cadena de suministro como la gestión “aguas arriba”, el “postponement”, etc.


La sostenibilidad de la cadena de suministro es, si cabe, más necesaria incluso en el sector industrial,  que en la actualidad busca regulación en la Directiva Marco europea que se encarga de la gestión de residuos, el reciclaje y el respeto al entorno. Para los expertos, la solución pasa por la ampliación de vías de actuación: asumir las leyes de mercado, formar en sostenibilidad a los profesionales que hasta la fecha se han ocupado de gestionar la cadena de suministro y buscar formas para cubrir los costes de la descontaminación y recuperación de materiales convertidos en residuos.

Toda la legislación actual en relación a la sostenibilidad de la cadena de suministros se embebe del principio de la responsabilidad del productor. Existe por una parte el sistema integrado de gestión, que implica que los productores trasladen la responsabilidad jurídica a un tercero, y por otra parte el sistema de responsabilidad delegada, que conlleva que no se traslade a terceros la responsabilidad, ya que al fabricante la retiene.


De una forma u otra, no debe olvidarse que hoy en día, las empresas carecen de una visibilidad completa de todo aquello que acontece en su cadena de suministro y esto es un problema que hay que solventar. La nueva versión de la cadena de suministro requerirá de una mayor conectividad, colaboración e integración de procesos de red de partners para mejorar la visibilidad. Entre las mejores prácticas que las empresas están llevando a cabo para mejorar su visibilidad, destaca la planificación con proveedores, el reaprovisionamiento continuo con clientes o la información electrónica compartida en tiempo real.

En relación a la RSC en las filiales, en muchos casos su ausencia tiene que ver con prácticas corruptas cuyo combate precisa de nuevas armas para llegar a buen puerto y ha de ser abordada desde múltiples frentes: el marco legal y los códigos de conducta de voluntaria asunción por parte de las compañías. Un paso hacia adelante es la acción voluntaria y conjunta de las empresas, creando así un marco internacional y acuerdos capaces de regular la acción de cada empresa, facilitando la identificación de situaciones de corrupción, proporcionando herramientas para combatirlas y, sobre todo, fortaleciendo a las empresas para que, de manera conjunta, puedan eliminar la corrupción dentro del sector privado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...