edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
16/06/2016

Areva sortea una crisis en Finlandia endosándola al Gobierno mientras intenta su venta a EDF

Helsinki suscita la cuestión ante Valls porque la nuclear TVO teme el abandono francés del proyecto
Carlos Schwartz
La empresa gestora de centrales nucleares finlandesa TVO, propiedad de varias eléctricas, filtró esta semana a la prensa internacional sus temores de que Areva, la empresa francesa de tecnología nuclear contratada para el desarrollo de la central Olkiluoto 3 abandone el proyecto. TVO explicó que Areva suspendió las negociaciones sobre los costes extraordinarios de la central cuya entrada en funcionamiento está prevista para casi 10 años después de la fecha originaria de inauguración en 2009. TVO afirma que Areva abandonó las negociaciones hace dos semanas. Fuentes diplomáticas en Francia afirman que el primer ministro finlandés, Juha Sipila, habría suscitado la cuestión ante el primer ministro francés Manuel Valls en una visita a París esta semana.
TVO fue sorprendida por la decisión de Areva de abandonar las negociaciones en un momento en el que la empresa finlandesa creyó que estaba al borde de un acuerdo. La cuestión central para TVO era forzar un acuerdo en torno a las reclamaciones cruzadas por ambas empresas previo compromiso para la finalización del proyecto en la convicción de que Areva necesitaba de ese pacto para llevar adelante la venta de la división de tecnología de centrales nucleares a Électricité de France (EDF) para sanear el resto de Areva con ese dinero.

Areva y su ex socio alemán Siemens reclaman a TVO 3.500 millones de euros en mayores costes mientras TVO exige 2.600 millones en penalizaciones. Según la versión de TVO cuando estaban al borde de un acuerdo, que implicaba la ratificación del compromiso para la finalización de la central como condición, Areva suspendió las negociaciones. Mientras la parte finlandesa manifestaba desconcierto el consejero delegado de Areva, Philippe Knoche, declaraba en París que la reestructuración de su empresa estaba en marcha y que para ello no necesitaba un acuerdo con TVO.

El corte del nudo gordiano que el fracaso en Finlandia supone para la ingeniería nuclear francesa delineado por Knoche consiste en segregar el proyecto Olkiluoto 3 en una unidad separada que quedaría en propiedad del estado francés que cargará así con la responsabilidad de completar la central nuclear en Finlandia. Una vez hecha esa escisión, EDF adquiriría el departamento de tecnología nuclear. Por su parte Areva conservaría el negocio de la extracción, producción y concentración de uranio y combustible radiactivo además de la gestión de los residuos nucleares. El estado francés conservaría en Areva una participación del 67%. Esta carambola a tres bandas deja a TVO a merced del Elíseo mientras EDF adquiere a un alto coste su tecnología nuclear que deberá aplicar en Reino Unido para el desarrollo de las centrales nucleares denominadas Hinkley Point C.

La historia detrás del retraso de una década en la central de Olkiluoto 3 está relacionado con el Reactor Europeo Presurizado (REP) un diseño basado en el prototipo francés N4 y el alemán Konvoi desarrollado tras el accidente nuclear de Chernobil con el objetivo de crear centrales nucleares con tal nivel de seguridad que un accidente fuese virtualmente imposible. El problema es que hasta ahora lo que parece imposible es la finalización de un proyecto de esas características. Hay dos REP en marcha, uno en Finlandia y otro en Francia en Flamanville.

Ambos tienen un retraso descomunal. En el caso de Flamanville además existe una complicación añadida. La autoridad nuclear de Francia ha sometido a la base de acero del reactor a pruebas de resistencia porque considera que la calidad del metal puede no ser la necesaria de acuerdo con las especificaciones del proyecto. Si las pruebas llegan a esa conclusión los costes de Flamanville se van a disparar, entre otras cosas porque EDF a pesar de las dudas sobre la base del reactor decidió continuar con la construcción de la central. Si las pruebas ahora exigen la sustitución de la base del reactor se deberá demoler la obra realizada para la sustitución lo que pone de relieve que la decisión de continuar pudo haber sido temeraria. La construcción de Flamanville se inició en 2005 con un coste previsto de 3.300 millones de euros. Las obras debían acabarse en 2012, pero no se terminarán hasta 2018 y el coste final se ha cifrado en 10.500 millones de euros.

Entretanto, EDF no está en condiciones de retrasar las obras de la central británica de Hinkley Point C entre otras cosas porque la planta deberá aportar el 7% de la generación eléctrica de Reino Unido en el año en que el Gobierno británico ha fijado como plazo para el cierre de las últimas centrales térmicas a carbón. Es decir que un retraso supone un desajuste del conjunto de los planes energéticos del país. Entretanto EDF ha sufrido una crisis interna por los temores a que los costes del proyecto británico impliquen la quiebra de la eléctrica. Hinkley Point C es la base del programa energético británico para el futuro y su explotación quedará en manos de EDF y un socio chino que amortizarán el coste del proyecto con la generación de electricidad a un precio garantizado. Sin embargo algunos modelos financieros que han imputado los posibles sobrecostes del proyecto indican que podría arruinar a EDF.

Este hecho llevó a la dimisión del influyente director financiero de la empresa, Thomas Piquemal, en la primera quincena de marzo. Tras ese incidente los técnicos de la empresa filtraron a la prensa una carta en la que proponen posponer el final de las obras previsto en 2025 con el objetivo de modificar el diseño del REP para hacerlo menos costoso. En respuesta a esta sublevación el consejero delegado de EDF,  Jean-Bernard Levy, informó a los empleados de la empresa tras la dimisión de Piquemal que no seguirá adelante con el proyecto de la central nuclear en Reino Unido si no obtiene apoyo financiero del Gobierno. La eléctrica francesa en la que el estado tiene una participación del 85% tiene una carga de deuda neta del orden de los 37.400 millones de euros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...