edición: 2360 , Viernes, 8 diciembre 2017
17/06/2009

Argelia le acelera la energía a España

Le hace sitio a GN en Medgaz y busca en Sebastián el 'padrino' para un acuerdo de precios del gas a cambio de la interconexión eléctrica e inversiones en renovables
Javier rojo, presidente del Senado
Javier Aldecoa

Le busca la mirada a Miguel Sebastián, es su hombre para servir a la mesa los acuerdos pendientes y ni el presidente Bouteflika ni el ministro de Energia han tardado en decírselo en persona al presidente del Senado, Javier Rojo, de visita por allí. Si con Clos, en su momento, pudieron desbloquear el Medgaz y abrirse paso en la guerra de precios, con el titular de Industria tratan de despejar el arbitraje sobre los contratos gasistas con España y sobre el proyecto de Gassi Touil con Repsol y Gas Natural, que espera un veredicto para el cuarto trimestre. Mejor por las buenas. Ya hace tiempo que Argel mueve la bandera blanca.

Pero mientras llega el viaje del Ministro de Industria, en al menos dos meses, Argel enseña músculo. El del gas apunta al despegue del Medgaz, a punto desde el último trimestre de 2009. Y le hace ojitos a Gas Natural con el 10% del gasoducto aún en la mano. El de la energía eléctrica consumará desde el último trimestre la exportación en los cables prestados por Marruecos. Ambos miran ya a Madrid. La estatal Sonelgaz tiene 2.178 millones de euros listos para invertir y la voluntad de no perder la carrera de la renovable del Magreb y llegar al corazón de mercado europeo, con o sin la colaboración ibérica. Madrid quiere un nuevo nodo eléctrico con Argelia y sueña con alimentarlo con hasta 2.000 megavatios. Argel busca ser el segundo suministrador extranjero de España. Pero se lo pondrá caro, en precios o en acuerdos. El calendario marca ya en rojo 2010. Bouteflika tirará a dos manos de los lazos con España si consigue que la interconexión fluya por la espina dorsal de Medgaz con los euros prestados por Bruselas.

Argel le marca las distancias a Madrid. Los desencuentros mantienen paralizadas desde diciembre de 2006 las Reuniones de Alto Nivel (RAN) anuales entre ambos gobiernos que fijó el Tratado de Amistad y Cooperación bilateral. Pero el Ejecutivo de Abdelaziz Bouteflika mira al Medgaz, a la presencia de Repsol y GN en tierras argelinas y le pisa los talones a España. Le gustaría vestir de paz la próxima visita del ministro de Exteriores Mourad Medelci, a Madrid. Lo quiere todo de la energía ibérica. No puede olvidar que, bajo la presidencia española, en 2010, tendrá que llegar un acuerdo de asociación de la UE con Argel. Y busca de Moncloa el ariete para que Bruselas abra la mano -y los euros- al Medgaz y a la interconexión eléctrica España-Argelia como acaba de hacer con la interconexión eléctrica de alta tensión entre España y Francia (225 millones) y el gasoducto de Larrau (45 millones). Pero promete no ponérselo fácil a la ecuación energética para España. Vincula la suerte del gas, la paz de precios (que trata de elevar un 20% desde 2007) y la tranquilidad de Medgaz con un acuerdo marco de flexibilización de tarifas para España, algún compromiso frente a Gassi Touil (antes de que llegue la sentencia del Arbitraje Internacional), promesas de inversiones en renovables argelinas y el visto bueno para una interconexión eléctrica entre Argelia y la península ligada al trayecto del gasoducto.

Argel respira por sus heridas: la postguerra del gas ruso, la fortaleza de otras alternativas, la avanzadilla de los de Brufau en tierras argelinas -tres descubrimientos de gas en tres meses- las urgencias de inversiones de Sonatrach y sus deficiencias en reservas viables a largo plazo le empujan a repartir ahora al menos algunas píldoras de tregua en sus hidrocarburos con las españolas. Pero las sirve a la mesa revestidas de ultimátum, en la misma bandeja que las reticencias a la interconexión eléctrica y los peajes al desembarco ibérico en las energías renovables argelinas. Juega al todo o nada y trata de que sea Miguel Sebastián el padrino de sus driblajes, para empezar, los que le gustaría obtener de Gas Natural. Jelil se lo ha recordado de nuevo a Sebastián y Gabarró. Pero al ministro le urgen más los euros y el despeje final a la financiación de Medgaz que a Gas Natural su cuña.

Sonatrach carga en las espaldas diplomáticas el preludio de una tregua de intereses, justo ahora que se acerca el veredicto del tribunal de arbitraje de Ginebra sobre la rescisión por parte de Sonatrach a Repsol y Gas Natural del contrato de Gassi Touil -prevista para este trimestre-. El ministro y su brazo en la empresa estatal amagan con arañar 550 millones de euros al arbitraje, antes que encarar en Ginebra los 1.640 millones que Gas Natural y Repsol le reclaman por el zarpazo a las inversiones. El contencioso por Gassi Touil se resolverá en  la Corte de Arbitraje, aunque Argel sopesa volver a poner sobre la mesa rondas de adjudicaciones de gas como la que se le enseñó de lejos a Repsol en 2008. Argel respira diplomacia por sus heridas: la postguerra del gas ruso, la fortaleza de otras alternativas, la proximidad a Moscú recién bautizada por Gas Natural y Repsol, la avanzadilla de los de Brufau en tierras argelinas -tres descubrimientos de gas en tres meses- las urgencias de inversiones de Sonatrach y sus deficiencias en reservas viables a largo plazo le empujan a repartir ahora al menos algunas píldoras de tregua en sus hidrocarburos con las españolas. Pero las sirve a la mesa revestidas de ultimátum, en la misma bandeja que las reticencias a la interconexión eléctrica y los peajes al desembarco ibérico en las energías renovables argelinas. Juega al todo o nada y trata de que sea Miguel Sebastián el padrino de sus driblajes, para empezar, los que le gustaría obtener de Gas Natural. Jelil se lo ha recordado de nuevo a Sebastián y Gabarró. Argel quiere subirse también al Plan Solar Mediterráneo. Argel busca que la interconexión eléctrica, si llega, lo haga aprovechando el trazado del gasoducto y con la luz de su sol.  Se hace la voz y los coros, la alternativa a la luz que le venderá a España a través de la conexión con Rabat. Si falla la solar, ofrece estirar el suministro del Medgaz.

ARGEL ACELERA LA ELÉCTRICA

España tiene ya una mano en el Plan Solar Mediterráneo y quiere sitio en las vías de salida de la electricidad norafricana hasta Europa a partir de 2016, cuando su crecimiento requiera de más vías de evacuación de la electricidad generada. Aunque sea a través de la conexión actual por el sur de la península. Todo con tal de no perder espacio en una carrera en la que Italia y Turquía buscan asiento. Hasta el momento, la interconexión eléctrica en el Magreb se limita a Marruecos, Argelia y Túnez, mientras que Libia se encuentra en proceso de unirse a la red. España tiene la llave de la única conexión eléctrica entre Europa y el Norte de África, pero el apellido marroquí obstaculiza las pretensiones de duplicar la capacidad de los dos cables de 700 megavatios. La financiación y el repudio galo se lo complican a la tercera interconexión prevista con Rabat, que sigue en el congelador. Las conexiones entre Argelia e Italia no dejan de ser a medio plazo. Por eso Madrid le hace otra vez ojitos también a Argel. Lo sabe, mejor que nadie, el mapa geoenergético de Bouteflika. Argelia acarició a principios de esta década la idea de tender un cable de 200 kilómetros y de 2.000 megavatios entre ambas orillas del Mediterráneo. Pero el proyecto no se ejecutó. Ahora, para Sonelgaz y el gobierno argelino, la oportunidad de exportar a través de suelo marroquí abre oportunidades para exportar más electricidad, no sólo petróleo y gas, a Europa. Para Marruecos, la nueva infraestructura y la sociedad argelino-marroquí creada el pasado octubre entre Sonelgaz y la Oficina Nacional de Electricidad (ONE) también significa un gran recurso, dado que Argelia es un importante productor de electricidad, mientras que Marruecos cuenta con pocas fuentes de energía con las que, al calor de su camino hacia España, potenciar la estabilización de su propia red eléctrica.

Madrid sólo tiene ojos para el Plan Solar, en el que el epicentro marroquí será la plaza de la que se enseñoree la vanguardia española y germana  del sector. Sarkozy y Zapatero pelean sus galones y un sitio en los 80.000 millones de inversión del PSM, un proyecto de proyectos cuyas riendas se pelean París y Madrid. Francia, pionera del sector termosolar en los años sesenta, con su central experimental de Odeillo y Targassonne, trata de recuperar terreno en un sector que había abandonado a mediados de los ochenta, cuando creyó ciegamente en la bonanza nuclear eterna y se saltó la directiva europea de energías renovables de 2001, a la que sí se sumaron Alemania y España. Pero Argelia no quiere respirar más por el repudio de la primera potencia solar y la tercera eólica del mundo. El plan de inversiones en energías verdes para el Magreb será uno de los asuntos que intentará impulsar Madrid cuando asuma la presidencia rotatoria de la Unión Europea en junio de 2010. Argel se ha tomado al pie de la letra las recomendaciones de la Comisaria Europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, que apunta a las renovables del  Magreb para reducir la dependencia de la energía de la Unión. Miran de reojo a Marruecos y su Plan Solar. Y le tienden la alfombra roja a los euros españoles tras la senda de la central híbrida de Hassi-R’Mel,  en proceso de construcción y en la que participa la española Abener Energía S.A. (perteneciente a Abeinsa, cabecera del grupo de negocio de Ingeniería y Construcción Industrial de Abengoa) en asociación con AEC, que entrará en funcionamiento a lo largo del año 2010 y estará facultada para producir 150 MW (25 MW de origen solar).

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...