edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
13/03/2012
Pérdidas millonarias para los inversores

Arrecian las críticas al Santander por sus bonos convertibles mientras se acerca la fecha de vencimiento

El valor de los bonos está vinculado al precio de las acciones, y éste se ha reducido en más de la mitad desde que se emitieron en 2007
Los internautas reabren el debate sobre la falta de información, aunque matizan que, en este caso, se trata de grandes inversores
Emilio Botín toca la campana
ICNr

Los bonos convertibles emitidos por el Santander en 2007, adquiridos por unos 129.000 inversores, volvieron a dar que hablar durante la jornada de ayer. La crispación ante este producto no es nueva: cientos de clientes de la entidad financiera pueden perder grandes sumas de dinero a raíz de la crisis, de forma que un producto que en principio se vendía como `sin riesgo´ está provocando consecuencias inesperadas derivadas, una vez más, de la `falta de información al cliente´. Los bonos, emitidos hace casi cinco años, vencen el 4 de octubre, y el cambio de estos títulos por acciones se lleva a cabo con un precio de referencia de 13,67 euros por acción, mientras Santander cotiza en seis. Ya existen fallos judiciales que condenan a la entidad a devolver el importe invertido en este tipo de productos, y la oleada de demandas podría multiplicarse.

La prensa económica se hizo eco ayer de que muchos afectados por este producto han recibido comunicaciones de la entidad en las que se asegura que la acción subirá en un plazo razonable de tiempo –por ejemplo, de dos años-, hasta los doce euros, algo que pusieron muy en duda los internautas. Para ellos, se trata de una fórmula para evitar que el cliente acuda a los tribunales, tal y como lo entendió la opinión pública. Sin embargo, el tiempo corre y la situación no mejora. Quienes compraron convertibles en 2007 verán cómo su vencimiento se produce el próximo mes de octubre, y se trata de un volumen de 7.000 millones colocados por el banco en aquel momento. El valor de los bonos está vinculado al precio de las acciones de Banco Santander, y éste se ha reducido en más de la mitad desde que se emitieron en octubre de 2007.

El banco puso a la venta bonos convertibles entre sus clientes minoristas a finales de 2007 para financiar la parte que le correspondía de la compra de la entidad holandesa ABN Amro, adquirida conjuntamente con otras dos entidades europeas por 72.000 millones de euros, lo que supone la mayor emisión de convertibles realizada en la historia de España. Los bonos ofrecían una rentabilidad del 7,5 por ciento el primer año, que durante los cuatro años restantes quedaba vinculada a la evolución del Euríbor más 2,75 puntos porcentuales. Pero los planes del Santander no se han cumplido como cabía esperar y, como solución a los problemas generados por este `producto trampa´, la idea del Santander es que el cliente `mantenga la calma´, dado que el precio de la acción actual no es el justo y responde a la excepcionalidad de la situación económica. La solución del sector financiero es, por tanto, no vender las acciones cuando se convierta el bono, a lo que se suma que Botín `espera poder aumentar´ la remuneración por acción a partir de 2013, según fuentes del diario Expansión.

GRADO DE INFORMACIÓN

Los lectores, como suele ocurrir con este tipo de productos, hicieron referencia a la mala praxis de la banca, que coloca productos complejos a clientes que no entienden las consecuencias de lo que se contrata o del riesgo que están asumiendo. La web se inundó en comentarios de afectados por este producto, censurando que los riesgos asumidos no les fueron comunicados `Yo tengo 20.000 euros en ese producto y me garantizaron que no podía perder nada. A los pocos días de contratarlo leí en la prensa que se perdía dinero si la acción no llegaba a16 euros´, comentó un internauta.

El discurso parece estar teniendo éxito en los tribunales, como viene ocurriendo con otros productos financieros  -véase swaps, cláusulas suelo, etc.-   Como ejemplo, un juzgado alicantino condenó recientemente al Santander a devolver el importe invertido por un cliente de la entidad –restando la rentabilidad que obtuvo con los títulos- en una emisión de bonos convertibles que comercializó el banco en 2007, tras declarar nulo el contrato de venta de una emisión de bonos convertibles `Valores Santander´. De ahí que los internautas pronostiquen una auténtica avalancha de reclamaciones de clientes, sobre todo teniendo en cuenta que existen contactos entre abogados y asociaciones con el fin de demandar de forma colectiva a la entidad bajo el argumento global de que el banco no detalló los riesgos que entrañaba la operación.

Sin embargo, también hay quienes defienden que la banca está sufriendo un descrédito no del todo merecido, dado que, en casos como este, los clientes no son simples compradores de vivienda, sino `clientes con millones de euros para invertir sólo en valores Santander´. No se trata de clientes cualquiera, `a no ser que les haya ganado en la lotería´. Ese tipo de consumidores tiene `suficientes conocimientos para saber qué es lo que esta adquiriendo´, por lo que echar las culpas a otro no es más que una forma de intentar evitar las consecuencias de una decisión que implica, por sí misma, determinados riesgos.

Así, los internautas consideraron que es cierto que este producto se ha vendido (en general) como un producto sin riesgo, de forma que al inversor `le ha cegado el tipo de interés (primer año al 7,5 por ciento y luego Euribor +2,75 por ciento)´. Pero `la avaricia rompe el saco, y con dos millones a invertir uno tiene que saber lo que hace´. Los lectores comentaron que con tales intereses `debes asumir que el producto contratado algo de riesgo debe tener´.

`Siempre igual, aquí nadie tiene la culpa: el que firma alega que no lo sabía, y el que vende el producto dice verdades a medias o mentiras´, criticó un lector. El caso es que `gente que sabe mucho más que nosotros compra bonos alemanes como mucho al 1 por ciento de interés con algo de riesgo, y nosotros que somos muy listos, pero luego decimos que no nos enteramos, nos compramos unos bonos de la CAM o de Rumasa al 8 por ciento y decimos que no sabíamos nada´. Eso sí, el banco `el banco debe devolver la seriedad que se le supone´.

Los propios miembros de la banca se defendieron de estas acusaciones de los internautas: `Tengo clientes y amigos a los que cuando les han ofrecido cédulas, acciones preferentes, bonos convertibles, obligaciones, pagarés y no sé cuantos productos más `no convencionales´ y les he explicado clarisimamente el producto. ¿Qué ocurre? Pues que se quedan con la rentabilidad que le da el que se lo vende y piensan que yo les meto miedo para que no se lleven la pasta y me la dejen a mí a un precio inferior´.

Los lectores también emitieron opiniones intermedias: `Alguno de estos comentarios críticos con los inversores, pueden tener razón´, comentó un internauta. De los inversores se espera que estén informados. Por eso `el Banco Santander indicó en su folleto que esta emisión era exclusivamente para inversores cualificados´. Hay que diferenciar, por tanto, entre este perfil y el de los ahorradores, entre los que `mayoritariamente colocó el banco este producto´. Por ello, es lógico que los ahorradores `se encuentren y se sientan perjudicados por este producto complejo´.

En definitiva, `duros a pesetas no existen en banca, y no hay que dejarse deslumbrar por tipos de interés gancho´. Lo importante es `conocer bien a la plantilla de la sucursal, su honorabilidad y trayectoria profesional, y pensar sosegadamente sobre las cosas que se nos ofrecen en algunas sucursales bancarias, con tranquilidad, leyendo al detalle y bien, el folleto descriptivo de la inversión , y si es posible, un contrato del producto en vigor, de otro cliente, de manera anónima, por secreto bancario, claro esta´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...