edición: 2408 , Viernes, 16 febrero 2018
25/07/2012
Prosigue la estrategia de presión sobre el BCE y la UE

Asuntos Exteriores queda en ridículo al anunciar una ofensiva tripartita con Francia e Italia

José Manuel García Margallo, ministro de Asuntos Exteriores
Carlos Schwartz

Mientras el ministro de Economía, Luis de Guindos, bregaba ante su homónimo alemán Wolfgang Schauble por una cuota de tranquilidad en los mercados el Ministerio de Asuntos Exteriores hacía el ridículo en Madrid. “El secretario de Estado para la Unión Europea (UE), Íñigo Méndez de Vigo, el ministro de Francia para la UE, Bernard Cazeneuve, y el italiano Enzo Moavero Milanese, reunidos en el consejo de Asuntos Generales de la UE en Bruselas han hecho un llamamiento para la ejecución inmediata de los acuerdos adoptados en el último Consejo Europeo del 28 y 29 de junio”, afirmaba entre otras consideraciones un comunicado de Asuntos Exteriores difundido por correo electrónico y colocado en la página web del Ministerio.

El comunicado, que no hacía referencia directa a ninguno de los mecanismos destinados a dar asistencia financiera a las naciones miembro de la UE que la necesiten, fue retirado de la página del Ministerio al finalizar la tarde. La desaparición del comunicado ha sido el resultado de la reacción del ministro Cazeneuve que calificó a la información de falsa. Fuentes del correspondiente ministerio italiano desmintieron también la existencia de una acción conjunta afirmando que no “sabían de donde pudo haber emanado la idea”. Sin embargo el comunicado de Exteriores sigue la línea marcada el fin de semana por el titular de la cartera, José Manuel García Margallo, quien reclamó la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en la compra de deuda pública española. Sus declaraciones fueron respondidas de hecho por el presidente del BCE, Mario Draghi, en declaraciones a la prensa casi en tiempo real.

A esta polémica se ha sumado el vicepresidente de la UE y Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, quien ha quebrado una lanza por la independencia del BCE afirmando que quienes deben resolver acerca de los mecanismos de intervención en los mercados secundarios de deuda soberana son los países miembros y que para ello la UE está dotada de un Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y un Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEE) que se debe poner en marcha. Almunia desde luego genera ira en las filas del Gobierno y conmilitones parlamentarios quienes no logran encajar que ejerza de funcionario de la UE y defienda a los organismos europeos. Pero ayer la sangre llegó al río porque el movimiento de la secretaria de estado para la UE ha sido una verdadera manifestación de nerviosismo que ha llevado a la imprudencia de atribuir a otros estados soberanos una gestión y declaración en la que no se consideraban involucrados.

Otro acontecimiento de la jornada ha vuelto a poner sobre la mesa y en el contexto de unas sacudidas sin precedentes en el mercado de deuda soberana española la cuestión de Bankia. Preguntado en la sede parlamentaria sobre las cifras requeridas para el saneamiento de la entidad el ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, respondió que esa pregunta se la deberían hacer al Gobierno y al señor Goirigolzarri ya que “el Banco de España no ha tenido ninguna intervención en la operación de rescate de Bankia”. Este Gobierno, que es ya casi uno de trámite, no alcanza a percibir la verdadera dimensión de su garrafal error en la gestión de esa crisis que está en el mismo origen del deterioro más reciente de la deuda soberana. Ni es tampoco capaz de calibrar lo que ha supuesto en su relación con el BCE. Por soberbia o por ceguera siguen en la huella equivocada.

El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, lo machacó en el hemiciclo al tiempo que se votaba el límite de gasto presupuestario con el solo apoyo de Unión del Pueblo Navarro (UPN): “Tenemos un verdadero problema de instituciones europeas” afirmó para señalar luego que a diferencia de lo que ocurre en otras uniones monetarias como en “Estados Unidos o Japón” donde el banco central advierte sobre los endeudamientos exteriores, en Europa “eso no ha ocurrido”. Es interesante esta definición del dólar y el yen como monedas representantes de uniones monetarias. Habrá que releer el diario de sesiones detenidamente para verificar esta teoría y proponerla como una innovación. A primera vista la definición no parece acertada toda vez que tras la guerra civil de 1861-1865 Estados Unidos selló su unidad nacional bajo la forma de estado federal.

Tampoco parece correcta la idea de unión monetaria en torno al yen. Esta es la moneda de Japón, y no de una asociación de estados. Pero en cualquier caso es evidente que el Gobierno está derivando la responsabilidad de los acontecimientos a la ausencia de intervención por parte de las instituciones europeas. En este sentido no parece que de Guindos haya obtenido del ministro de Economía alemán Schauble compromisos de intervención, aunque si hay un progreso en el pánico no se puede descartar que algo en ese sentido ocurra. Montoro tampoco parece haber tomado nota de las declaraciones de Draghi, quien dijo el fin de semana que se había advertido a España acerca del descuadre entre déficit público y endeudamiento exterior.

En cualquier caso estamos en una fase en la que crecientemente el Gobierno sólo escucha lo que quiere escuchar. No es menos cierto que la UE y en especial los miembros de la eurozona van estrechando el lazo sobre el cuello del gobierno de trámite. Es muy probable que comiencen a ver en un horizonte más próximo de lo que creemos una configuración distinta del ejecutivo español. Ya se escucha en los círculos diplomáticos en Europa la posibilidad de un modelo a la italiana para a gestión de la crisis. Un presidente de Gobierno tecnócrata apoyado en un Gobierno de coalición. No es que el modelo en Italia haya hecho maravillas. Por otra parte poner en marcha una operación de ese calado en nuestro país puede incrementar el riesgo de que la experiencia descarrile. Pero en la medida que no se abre una brecha de claridad en el cielo de tormenta esa posibilidad con un horizonte en octubre comienza a dibujarse en el imaginario europeo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...