edición: 2826 , Miércoles, 16 octubre 2019
21/06/2013

AT&T estudia el mercado europeo de telefonía con la determinación de entrar en el sector de móviles con tecnología 4G

Los contactos entre el primer ejecutivo de la estadounidense y el ministro Soria son sólo una de las exploraciones en curso
Carlos Schwartz

El 15 de mayo el presidente y consejero delegado de AT&T, Randall Stephenson, hizo una intervención en la conferencia anual Tecnología Global, Medios y Telecomunicaciones auspiciada por JPMorgan. La conferencia irradió cierta luz sobre las convicciones del primer ejecutivo de la empresa propietaria de la más extensa red 4G de Estados Unidos. Durante su intervención Stephenson calificó a Europa de “fascinante” en este momento. El ejecutivo se hizo en voz alta la pregunta retórica de si existían en este momento oportunidades para las fusiones y adquisiciones en el viejo continente. Su respuesta fue que lo ignoraba. Todo parece indicar que sus recientes contactos, incluido el que ha tenido con el ministro de Industria Soria, han estado destinados precisamente a verificar si es posible entrar en el mercado de la telefonía móvil de alta velocidad que finalmente ha hecho su tardía entrada en Europa. De acuerdo con una consultora de telecomunicaciones con sede en Sao Paulo “la idea de AT&T es trasladar a Europa la experiencia acumulada en Estados Unidos en 4G. En ese sentido lleva algunos años de ventaja en los cuales las telecomunicaciones móviles incluyendo Internet han experimentado un verdadero estallido”.

La experiencia de la implantación 4G en Estados Unidos ha sido de fuerte expansión de las oportunidades comerciales para los operadores con el desarrollo de innumerables servicios de valor añadido a través de Internet móvil. Con esa ventaja tecnológica AT&T puede aspirar incluso a comercializar esos servicios de alto valor añadido sin la adquisición de una operadora, sino sobre las frecuencias de otros operadores como un proveedor de servicios. “La pregunta es si en un escenario económico deprimido como el europeo, con una fuerte batalla de tarifas, imposibilidad de llevar adelante los procesos de consolidación a nivel nacional por las limitaciones de los reguladores, altos costes de infraestructuras, la introducción de esta nueva tecnología que permite alta velocidad en las líneas de datos va a generar realmente un volumen de negocio significativo”, afirma un analista europeo de telecomunicaciones. El operador estadounidense no parece tener muchas dudas al respecto y de acuerdo con fuentes próximas a la empresa Stephenson estará de regreso en Europa en breve para entrevistarse con la Comisaria europea para la Agenda Digital, Neelie Kroes.

La realidad es que AT&T no tiene posibilidades de una mayor expansión en su mercado de origen. Los últimos cuatro años han sido de acumulación de beneficios. El desarrollo de la nueva tecnología está virtualmente amortizado y la posibilidad  de su implantación en nuevos mercados puede ampliar los horizontes comerciales de la empresa. Este tipo de valoraciones son las que han dado respaldo a la especulación de que Verizon y AT&T estudiaban una oferta por el 49% de Vodafone en Verizon Wireless, pero que además consideraba la adquisición de algunas de las filiales europeas de Vodafone. De momento esa especulación se ha disipado mientras los analistas suponen que la operadora estadounidense considera como mercados más maduros para las nuevas tecnologías a los de mayor poder adquisitivo y mayor implantación de teléfonos inteligentes y tabletas, como es el caso de Alemania, Francia, Holanda y Reino Unido.

Esta valoración de destinos ha desatado ahora rumores sobre un interés de la operadora por la posible decisión de Everything Everywhere (la sociedad entre T-Mobile y Orange en Reino Unido) de sacar a bolsa o vender una participación significativa en su empresa.

Hay diversos elementos que influyen en el interés estadounidense por Europa. De un lado la recuperación económica limitada que ha vivido el país a expensas de la liquidez entregada al sistema por la Reserva Federal que ha permitido que en algunas industrias y sectores de servicios se haya registrado una importante acumulación de beneficios.

Esto es visible en los fondos de inversión que están reapareciendo en el escenario. Incluido el sector de las telecomunicaciones. Otro elemento es que el final del denominado Quantitative Easing va a apreciar el dólar lo cual va a abaratar sensiblemente las adquisiciones que hasta ahora eran caras desde el punto de vista del tipo de cambio. Finalmente la prolongada recesión en Europa ha deprimido el valor de los activos, entre otras cosas por la debilidad de las expectativas de negocio en la región. Pero lo que Europa percibe como debilidad Estados Unidos concibe como oportunidad. “Es un momento muy especial en el que podemos ver flujos de capital destinados a tomar posiciones en diversos sectores como el de las telecomunicaciones sin que se registre una recuperación económica”, afirma una fuente de una consultora multinacional con oficina en Madrid.

Tras la crisis del petróleo de los años 70 asistimos a una verdadera retirada de las multinacionales estadounidenses. A finales de la década de 1980 las multinacionales europeas ocuparon los territorios tradicionales de sus competidoras estadounidenses como la generación de energía y las telecomunicaciones en Iberoamérica, mientras la repatriación de los beneficios y la prosperidad europea alejaban la posibilidad de consolidaciones transatlánticas con capital estadounidense. Pero la crisis abierta en 2007 ha durado demasiado y está debilitando hasta la médula el tejido empresarial de Europa con contadas excepciones.

Esas excepciones en general tienen la marca made in Germany. Por cierto, T-Mobile (Deutsche Telekom) está presente en el mercado estadounidense. En 2011 AT&T hizo una oferta de adquisición sobre T-Mobile por 39.000 millones de dólares en dinero y acciones que la alemana aceptó. La operación despertó fuerte oposición en el Gobierno y resistencia por parte de los reguladores estadounidenses. Finalmente AT&T desistió, pero debió pagar 4.000 millones de dólares en concepto de ruptura de la operación. T-Mobile ha adquirido el año pasado en Estados Unidos al cuarto operador del mercado de móviles, MetroPCS.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...