edición: 2412 , Jueves, 22 febrero 2018
24/06/2011
Grandes patrimonios descuentan la salida griega del euro y un posterior ‘corralito’

Aumenta el temor a una huída de capitales de la Eurozona

En Grecia y Portugal descienden los depósitos en cuenta; en España ya hay señales
El BCE tiene capacidad y poder para aplicar bloqueos selectivos de fondos
Juan José González

Alarma: griegos y portugueses reducen el volumen de depósitos en las entidades financieras. En España, lenta y silenciosamente, sube el tráfico de dinero hacia otras divisas –franco suizo, yen y dólar- y suben también los fondos que se invierten en activos alemanes y franceses. Entre el miedo, el contagio y el pánico, la distinción admite pocos matices en teoría, pero la práctica suele ser diferente. Cuando en las últimas horas se observan algunos gestos faciales nada habituales en Jean Claude Trichet, acompañados de adjetivos que advierten de peligros invisibles, o declaraciones, también de advertencia, de Barack Obama o Ben Bernanke sobre los catastróficos efectos de un 'default' griego, habrá que creer en que todos ellos responden a una misma preocupación.

Mientras los teóricos reflexionan sobre la relación entre pánico y contagio, habrá que reconocer la serenidad de los griegos en no mezclar ambos sentimientos que, en la situación actual deberían ser correlativos, o al menos, influyentes. Lo cierto es que hace unos años, cuando un buen día se pudieron observar las imágenes de los clientes de Norther Rock guardando cola para retirar su dinero, y uno recuerda la situación planteada en Argentina en 2001, se siente inclinado a pensar ¿por qué no ha cundido el pánico en Grecia meses antes de la primera huelga general, o incluso, por qué no se han formado colas ante ningún banco heleno, por ejemplo, la semana pasada o esta misma?

Las autoridades griegas no han aplicado el corralito como llegaron a imponer otros Gobiernos en la historia contemporánea, pero no es porque no lo hayan pensado, sino porque en realidad, el proceso de salida de capitales del país al borde del default, se esta llevando a cabo de forma ‘ordenada’ y silenciosa. Las autoridades helenas siguen convencidas de que no hay pánico porque no existe el contagio, cuando lo cierto es que existe contagio pero el pánico es latente: explota sin preaviso, en cualquier momento.

Situación comprometida la del país heleno que permite hacer alguna reflexión al respecto, pero que una primera sería la que tiene que ver con España. ¿Qué sucedería en caso de que la economía española se encontrase cerca de los 400 puntos básicos en el diferencial de la deuda? ¿qué ocurriría si las reformas que plantea el Gobierno no reciben el apoyo de la Cámara baja, aunque cuente con una mayoría relativa? ¿qué pasaría si un insolvente sector financiero o, como es el caso, una parte, no terminara de rematar la reestructuración propuesta por el Ejecutivo y por el Banco de España? ¿y si los parados alcanzaran la cifra de cinco millones? o ¿si la economía española no creciera en 2011 más del 0,5%?

Cinco preguntas, sencillas, que el tiempo se encargará de responder en breve, pero que se pueden plantear junto a otras dos que sí empiezan a tener respuesta, a saber: ¿hay alguien interesado en conocer si se esta produciendo una salida neta de fondos de dinero hacia otras monedas, por ejemplo, franco suizo, yen o incluso dólares? ¿hay alguien vigilando si se están produciendo traslados, fuera de lo común, desde fondos de inversión públicos o privados hacia otros fondos invertidos en activos alemanes o franceses? Ayer, un experto de mercado respondía a estas preguntas con un lacónico “todo esto sucede en las crisis, se descuentan expectativas y una de ellas, que viene ganando puntos en los últimos días tiene que ver con el probable abandono voluntario del euro por parte de algún, o algunos, socios europeos”.

Las consecuencias de tal evento serían numerosas, una de ellas, con carácter inmediato, sería el establecimiento de algo muy parecido al ‘corralito’, por el que el Banco Central Europeo trataría de bloquear la salida de capitales de Europa, lo que provocaría el colapso financiero y económico de la economía de los países miembro de la UE.

La realidad es que desde hace dos años, el proceso de salida de capitales de Grecia viene siendo lento, como lento también es en Portugal y de la misma forma se esta produciendo en España. Un experto apuntaba recientemente, a propósito de la reciente campaña emprendida por la Agencia Tributaria española para poner al día algunas desviaciones de varias fortunas del país, que el citado organismo no actuaba ahora por casualidad, sino que lo hacía en base al creciente movimiento e incremento de tráfico monetario entre países de la eurozona y otros allende los mares. En ninguno de estos casos, al menos que se tenga constancia, el móvil ha sido ni el pánico ni el contagio. Lo cierto es que la alarma, sino completamente, sí esta en parte justificada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...