edición: 3075 , Martes, 27 octubre 2020
01/04/2020
banca 

Aumenta el riesgo global de la gran banca, atiborrada de obligaciones de deuda de baja calidad

La calificación de las empresas que acuden al mercado de deuda colateralizada está en caída libre
Carlos Schwartz
Las empresas que acuden al mercado de deuda con colateral de créditos (CLO por sus siglas en inglés) son las que, por su riesgo, en tiempos normales encuentran difícil acceso al crédito bancario. El mecanismo consiste en que un fondo de inversión da el crédito a la empresa y luego coloca las obligaciones de deuda que surgen de trocear un gran paquete de créditos en el mercado denominado de obligaciones colateralizadas. Desde la crisis del 2008 las reformas en las normas financieras penalizan esta actividad para los bancos, quienes se han retirado de ese mercado dando lugar a una fuerte expansión de los grandes fondos de inversión como prestamistas especializados, de tal suerte que Blackstone y Carlyle se han convertido en los mayores actores en este escenario. El papel de la banca se ha convertido en almacenista transitorio de estos activos, dando financiación puente a los fondos de inversión a cambio de estas obligaciones, los fondos recuperan el papel para su colocación en el mercado y pagan el puente financiero a los bancos. Una ingeniería financiera habitual en tiempos normales donde los bancos sólo toman el riesgo de forma transitoria sin penalización para sus balances. El problema que ha ocasionado la crisis es que el mercado de las obligaciones de deuda se ha congelado.
La demanda ha desaparecido y eso ha determinado que algunos bancos se hayan quedado con el papel que respalda las líneas de liquidez transitoria de las que disponen los fondos de inversión. De acuerdo con fuentes del sector al menos un 10% de las empresas que acuden a este mercado a ambos lados del Atlántico ha sufrido una degradación de su calificación de crédito o una advertencia de puede bajar un escalón en la calificación si las tensiones se mantienen. De acuerdo con datos del mercado las grandes agencias de calificación han bajado la puntuación a cientos de empresas que son habituales de este mercado.

El precio de los activos en este mercado ha caído en picado durante el mes de marzo en línea con la profundización de la crisis por el temor a que las empresas cargadas de deuda comiencen a tener problemas de pago. Las obligaciones de deuda son paquetes en los cuales hay una diversidad de categorías de riesgo y cada tramo supone una rentabilidad acorde con ese riesgo. Esto determina que la insolvencia de algunas empresas puede determinar el impago de algún tramo de una emisión, pero no necesariamente de toda ella. El mercado de deuda hipotecaria empaquetada para su colocación entre inversores institucionales fue uno de los puntos más candentes de la crisis del 2008 en la medida que los créditos subprime estaban empaquetados en obligaciones que fueron suspendiendo el pago de los intereses en la misma medida que la crisis avanzaba, profundizando la descapitalización de los bancos.

Durante los últimos años el efervescente mercado de fusiones y adquisiciones, que se financia con este tipo de obligaciones de deuda que se garantiza con activos de las empresas adquiridas, facilitó que los fondos de 'private equity' fueran sumando carga de deuda sobre las empresas tras cada ronda de adquisición. Esto quiere decir que los grandes bancos, sobre todo los de inversión y las divisiones de inversión de los bancos globales, de importancia sistémica, no se hayan liberado de esta condena por la vía indirecta de la financiación a los grandes fondos. La actividad de 'private equity' en España ha sido incesante en los últimos cinco años al menos, sino más, y pese a las advertencias de los reguladores el mercado se ha extendido. Por la puerta de atrás los bancos están enganchados, no con las líneas de liquidez para los gestores de las obligaciones, pero si con las empresas cargadas de deuda a las que dan financiación corriente para sus operaciones. No es lo mismo llegar a un escenario como el que tenemos ante la vista con una sobrecarga de deuda que hacerlo sin ella.

Otra característica del mercado de CLO es que las líneas de liquidez para los fondos de inversión abarcan una serie de obligaciones que se van a colocar en el mercado, por lo tanto son líneas de mucho importe. Los operadores del mercado estiman que estas líneas se reparten un 40% entre bancos europeos y un 60% entre bancos de Estados Unidos. Es decir que los bancos del viejo continente no están fuera de este círculo de riesgo. De acuerdo con fuentes de un despacho de abogados activo en este mercado los bancos solían tener una cláusula por la cual las líneas de crédito quedaban canceladas si se registraban impagos en las series de bonos que las respaldaban, pero la presión de la competencia y las exigencias de los clientes, los fondos, llevó a que esas condiciones se eliminaran de la mayor parte de los contratos. Lo cual supone un deterioro del riesgo porque los bancos no pueden cancelar las líneas de liquidez. “La escasa demanda de crédito ha tenido un papel en esta situación del mercado porque estas operaciones son muy rentables por contrapartida al riesgo que comportan”, señala la fuente.

Algunos de los fondos con mayores riesgos en su cartera intentan liquidar su stock de obligaciones de deuda directamente en el mercado con el objetivo de cancelar las posiciones deudoras con los bancos antes que se inicie la cadena de impago de tramos de las obligaciones. Ellington es uno de los casos más peculiares, porque además opera en el mercado de mayor riesgo de estos instrumentos denominado 'Enhanced CLO' que podría traducirse como CLO Potenciado… la mejoría consiste en que el riesgo es más alto. Intento liquidar un paquete de créditos por 70 millones de dólares para cerrar una línea de crédito con Barclays, de acuerdo con fuentes del mercado. Todo parece que este es un frente de tormenta que habrá que tener en cuenta.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...