edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
11/02/2015

La organizaciones internacionales señalan que la baja cotización desalienta la producción de crudo

OPEP y AIE advierten que la menor inversión actúa con retraso mientras Citi vaticina más caídas
Carlos Schwartz
La fuerte reducción de torres de perforación en operación ha provocado la alegría de los precios en el mercado de futuros del crudo en las últimas dos semanas. Por segunda semana consecutiva la empresa de servicios petroleros Baker Hughes ha anunciado una reducción en las torres con una caída de 87 equipos en operación la semana acabada el seis de febrero comparada con la de 94 en la semana anterior. La cantidad de torres en operación ha caído al mínimo desde 2011 y refleja una reducción del 29% desde octubre. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que ha hecho público su informe mensual del mercado para el mes de febrero prevé un aumento en la demanda de su producción equivalente a 430.000 barriles diarios. Por el contrario prevé que la producción de sus competidores fuera de la OPEP se va a reducir en 420.000 barriles diarios en 2015. Es decir que el incremento en la demanda de petróleo producido por el cartel se haría a expensas de los competidores externos a él. Sin embargo, tanto la Agencia Internacional de la Energía (AIE) como la OPEP afirman que el traslado de las menores inversiones en el sector petrolero se hará con gran lentitud a la esfera de la producción.
Mientras, los analistas de Citi señalan que el reciente repunte de precios ha sido un engendro del intelecto y que los precios del crudo pueden caer hasta los 20 dólares por barril. El analista jefe de Citigroup para materias primas Edward Morse señaló que la producción estadounidense sigue creciendo a pesar de los recortes de la inversión.

Entre tanto, apunta, Rusia y Brasil aumentan producción y Arabia Saudita, Irán, e Iraq luchan por mantener su cuota de mercado con recortes de precios para sus clientes en Asia. El mercado esta inundado de excedentes y la capacidad de almacenamiento está cercana a su límite lo cual supone que hay que vender crudo. De acuerdo con este informe no hay perspectivas de que los recortes se hagan sentir hasta el tercer trimestre de este año. En este contexto el barril de WTI que cotiza en torno a los 52 dólares puede caer hasta los 20 dólares “durante cierto tiempo” antes de que se registre una reacción más profunda en los precios según Morse. En opinión de Citigroup la revolución del crudo no convencional habría privado a la OPEP de su capacidad de gobernar los precios y maximizar los beneficios para los países exportadores.

Por su parte la AIE tras señalar el rebote en los precios del crudo de finales de enero llama la atención sobre el hecho que los excedentes son todavía abundantes y que “llevará tiempo para que los recortes en la inversión hagan algo más que una pequeña mella en la producción” mientras los stocks continuarán aumentando hasta llegar a mediados de este año a los niveles récord de 2.830 millones de barriles alcanzado en agosto de 1998 poco antes de que el precio promedio mensual del crudo West Texas Intermediate (WTI) cayera hasta los 11,22 dólares. “No es inusitado que en una corrección de mercado aparezca una brecha entre las expectativas del mercado y las tendencias reales. La naturaleza cíclica del mercado del petróleo es tal que el pleno impacto físico de la respuesta a la demanda y la oferta puede tardar en sentirse meses, sino años. Mientras que las caídas de precios tan acusadas como las que hemos vivido recientemente piden medidas urgentes por parte de los partícipes del mercado las consecuencias de esos pasos pueden contar más en los próximos cinco a seis años que en el futuro próximo en la medida que las decisiones de inversión tomadas ahora se reflejarán dentro de años en la realidad de la oferta y demanda física”, señala el informe titulado El Mercado del Petróleo en el Medio Plazo 2015, y que se concentra en estos efectos mediatos.

La AIE dice sin embargo haber hecho un hallazgo: “mientras que el efecto retardado de las menores inversiones será el marchamo del nuevo equilibrio al igual que en los episodios de anteriores décadas con la caída de precios, el retraso de esta última respuesta del mercado puede ser menor de lo usual. Gracias al reducido espacio de tiempo y efecto en cascada que tiene la necesidad del gasto en el sector del Crudo Ligero No Convencional (CLNC) estadounidense la oferta externa a la OPEP se ha hecho en promedio más sensible al precio que en las anteriores caídas de precios”. Dicho de otra forma los recortes en el sector del CLNC pese a ser sólo una fracción de la oferta total no OPEP serán los primeros en sentirse. La OPEP da una opinión distinta en su informe mensual anunciado esta semana: “La producción petrolera de las principales cuencas no convencionales en los 48 estados más al sur del país se ha reducido en noviembre de 2014, con la excepción de Texas y Dakota del Norte, en los que el principal crecimiento en crudo ligero proviene de las cuencas de Eagle Ford, Permian Delaware, Permian Midland y Bakken.

Los datos de la Administración de Información de la Energía y las cifras de producción de crudo estadounidenses indican que el total de la producción del CLNC creció entre agosto y noviembre incluido. Se espera que esta tendencia se mantenga en los próximos meses”.

“La actividad de perforación en tierra firme tanto en los sectores maduros como en los emergentes declinó en 288 torres entre su máximo de 1551 a principios de octubre y 1263 en enero a causa de una rentabilidad poco atractiva. A pesar de que esta reducción de torres de perforación se puede reflejar en la producción, dos factores impiden que la producción no convencional caiga. El primero es un incremento en la perforación horizontal de pozos comparado con la vertical y la direccional utilizadas en la mayor parte de las áreas productoras de crudo dulce, la segunda es que el proceso de completar un pozo desde que se inicia la perforación es de al menos tres meses”, señala el informe de la OPEP. En los hechos de acuerdo con los datos de producción reflejados en su documento la muy leve reducción de la producción estadounidense se originó en el Golfo de México. Pero esas mismas cifras demuestran que el CLNC crece de forma menos acusada mes a mes desde septiembre. Conclusión, los recortes harán efecto pero en el largo plazo, y el rebote deberá esperar hasta el último trimestre de este año sin que por ello los precios vuelvan a superar los 70 dólares por barril.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...