edición: 2787 , Jueves, 22 agosto 2019
28/10/2013

Bale es más problema que solución para Ancelotti

Antonio Cubero
Carlo Ancelotti llegó al Real Madrid como un entrenador de prestigio y bajo el palio de la pacificación tras la turbulenta travesía de tres años por las aguas. blancas del gruñón Josér Mourinho. Pero el italiano también llegó precedido por el sambenito de ser un hombre sumiso a sus superiores aunque vayan en contra de su pensamiento futbolístico. Todo un empleado ejemplar a las órdenes de caprichosos amos de clubes como Silvio Berlusconi, en el Milan, Román Abramovich, en el Chelsea, y Nasser Al-Khelaifi, en el PSG.

En Italia siempre se recuerda que en más de una  ocasión Berlusconi se entrometía en la pizarra táctica de Ancelotti para confeccionarle la alineación del Milan.  Fue en febrero de 2004 cuando en unas de sus muchas excentridades ‘Il Cavaliere’ impuso a su entrenador que el equipo debía jugar sí o sí con dos delanteros y practicar un fútbol más ofensivo: "El técnico del Milan, de ahora en adelante, debe jugar obligatoriamente con dos atacantes, si no lo hace entonces que renuncie a sus funciones”. Esta orden expresa de Berlusconi llegó justo después de que el Milan remontara un 0-2 al Inter en un derbi lombardo.

No parece que, al menos por ahora, la situación de Ancelotti en el Madrid sea parecida a la que tuvo que someterse en el club ‘rossonero’ porque el estilo de Florentino Pérez no es tan autoritario como el de su colega Berlusconi. Aunque también se cuenta por los mentideros madridistas que en alguna ocasión también tuvo alguna que otra recomendación a su entonces entrenador, Manuel Pellegrini, paraque no hiciera rotaciones en el once titular, tal y como acostumbraba a hacer en los primeros partidos de Liga.

Es cierto que ya hay algún que otro runrún, pero aún no hay noticias de que Florentino haya aconsejado a su empleado Ancelotti la conveniencia de dar un mayor protegonismo en el once titular al galés Gareth Bale, su caprichosa apuesta fichado precio de oro que. El  presidente blanco no actúa que se sepa como Berlusconi. No impone por las bravas, aunque si es presidente al que le gusta acudir al mercado de fichajes con la cesta de la compra y la chequera en ristre, aunque se equivoque a veces como en el caso de Bale, que lejos de ser un refuerzo necesario, puede convertirse en el principio del fin del técnico italiano, incapaz de encontrarle una ubicación idónea sin fastidiar el sistema ofensivo del equipo como este pasado sábado en el Clásico del Camp Nou donde Di María, Cristiano Ronaldo y el propio Bale estuvieron sin encontrar el sitio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...