edición: 2783 , Viernes, 16 agosto 2019
26/03/2015
banca 
El hipotecario puede esperar

La banca da prioridad al crédito más rentable, el de consumo

Débil demanda real que contrasta con la nueva versión de la guerra del crédito
Juan José González
Las campañas promocionando créditos hipotecarios y para el consumo a familias y empresas, han comenzado a vestir los escaparates de los bancos españoles. Parecen confirmar el optimismo más reciente que afirma la recuperación de la economía. En esta primera fase de las campañas, todo apunta a que en los próximos meses, contando con el viento a favor del escenario económico, se va a desarrollar una nueva versión de la guerra del crédito. Los departamentos comerciales cuentan con sus armas engrasadas y listas para un combate que va a tener una referencia en otra guerra similar a la desarrollada por las compañías de telefonía móvil: agresivas, atractivas en precios pero igualmente con los ingredientes precisos para robar clientes a la competencia.
No parece que en esta ocasión las entidades financieras se lancen a hacer volumen, es decir, generar ingresos como sea y al precio que sea. Ahora se imponen los ingresos que capaces de aportar rentabilidad, clientes solventes, no se tratan de repetir, y productos financieros con margen elevado y dejando a un lado la obsesión de la precrisis que sólo venía crédito hipotecario. Hace falta rentabilidad, el flanco más débil y necesitado de las cuentas bancarias. El sector trabaja en productos dirigidos a su negocio recurrente para recuperar la rentabilidad de antaño. Se lanzarán campañas, como las que ahora se exhiben en los escaparates bancarios, con productos de la actividad típica bancaria, crédito y productos con remuneraciones referenciadas a la vinculación del cliente con el banco.

En esta nueva fase de venta comercial, las entidades han aprendido que los productos complejos, preferentes, subordinados, etc, traen numerosos problemas, daños directos en las cuentas, por indemnizaciones, multas y otras devoluciones; daños colaterales de ética y buen -mal- gobierno, y, finalmente, sin rentabilidad financiera. En este sentido, la banca pasa página tras el saneamiento y la reestructuración del sector en los tres últimos años. Ahora el trabajo se centra en acercarse a los clientes, particulares, empresas y autónomos -categoría en renovada ebullición para la banca- y acercarse a los colectivos que demandan crédito en la nueva etapa de reactivación económica. La apuesta del sector parece estar bien clara, y sólo falta comprobar el repunte del crédito en este primer trimestre del año.

Lo cierto es que la banca está en campaña. Es el objetivo que de forma obsesiva se han marcado los responsables del sector. Ha comenzado a diferente velocidad, se supone que debe ser también una estrategia: primero comercializar los hipotecarios para, a continuación, atacar con los créditos al consumo. En esto sí que no cabe duda de la falta de originalidad, puesto que ya sucedió en los tres años que precedieron a la crisis, con ofertas atractivas para el crédito de consumo, pero sin olvidar que la guerra también alcanza al crédito hipotecario.

Santander lo ha tenido claro desde el principio y con la primera red de distribución del mercado ha apostado por igualar las ofertas de ING Direct y de su familiar Bankinter, situando los diferenciales del producto hipotecario por debajo del 1,50% sobre la referencia del euribor. Las estrategias de la banca en los segmentos de crédito parecen dibujar dos grandes grupos. Por un lado, los que se posicionan en consumo en niveles por debajo del 8% y los que parten de esta cifra. En este segundo grupo figuran los más prudentes Santander, Caixabank, Popular, Sabadell, Deutsche Bank y Bankinter, mientras en el más agresivo se posicionan ING, BBVA, Evo Banco y Bankia, entre otros.

Desde el punto de vista de la demanda, habrá que esperar un poco más, dejar pasar el tiempo (salvo que la necesidad sea de tal calibre que obligue a firmar un préstamo) porque en esta nueva oleada prestamista, las entidades financieras cuentan con margen suficiente como para bajarlos del 5%. El grifo gotea desde noviembre pasado, exhibe una fina hilera desde enero pero apenas se mueve, mientras que el trimestre avanza para los bancos que sí necesitan empezar a reflejar en las cuentas un crecimiento del crédito que les asegure la rentabilidad esperada. Así que a esperar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...