edición: 2495 , Lunes, 25 junio 2018
23/02/2015
Financiación pendiente

La banca ya espera la llamada de Podemos

Los primeros acercamientos y declaración de intenciones no esconden sus temores hacia la formación política
Juan José González
La banca está preocupada por el futuro, especialmente el corto plazo. Las elecciones legislativas suelen traer propuestas que se plasman en los programas electorales que, finalmente, suele imponer el vencedor de forma individual o, si es el caso, en coalición. Se conocen muy pocas opiniones de los máximos responsables bancarios respecto a lo que pueda deparar el horizonte político, pero se advierte una clara coincidencia: a todos preocupa Podemos, lo que piensa y lo que vaya a (poder) hacer. Algunas voces del sector vienen sugiriendo la idea (peregrina) de un Podemos de derechas. Otros como Josep Oliú, presidente de Banco Sabadell, no oculta que la formación de `izquierda radical´, "asusta un poco". El resto del sector bancario, se han mostrado más diplomáticos y han evitado la opinión directa.
La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín, salvó cualquier referencia directa a la nueva formación política con un "todavía no se han reunido con nosotros", aunque ya se conocen algunos movimientos de la banquera que muestran su disposición a tender puentes como unas declaraciones el pasado noviembre cuando aseguró que "la banca y los partidos deben trabajar juntos para lograr el crecimiento", "tenemos un interés común", afirmó. Este era el segundo mensaje del Santander a la formación de Pablo Iglesias, pues el exceo Javier Marín, más locuaz y sincero que Botín, aseguraba estar dispuesto a reunirse con representantes de Podemos.

Pero lo cierto es que todavía no se conocen ni citas ni contactos entre el sector bancario y la formación de Iglesias, que ya estaría pensando en una fecha `conveniente´ para un primer contacto con la patronal AEB. Las entidades descartan y desmienten hasta la fecha cualquier contacto individual. Se sabe que las formaciones políticas necesitan de recursos para financiar sus campañas. Que estas no se cubren con las aportaciones de los militantes, grupos afines o fundaciones y demás subterfugios habituales. Necesitan créditos y en abundancia porque las subvenciones estatales no se producen en tanto no alcancen resultados electorales. Las previsiones pueden ser el aval para justificar el volumen del préstamo, pero nada más. La banca ya conoce las paupérrimas cifras de rentabilidad del `negocio político´.

Coinciden también algunos banqueros en la idea de Botín de contemplar el presente ejercicio como un enigma, una incógnita "con riesgos más políticos que económicos", señaló en una reciente reunión. Riesgos políticos son los derivados de la situación de Grecia en la Unión Europea, como también de otros acontecimientos políticos que puedan surgir en los países emergentes. Pero lo que se dice riesgo, sin lugar a dudas, hay que interpretar que la presidenta de Santander se puede estar refiriendo a las elecciones locales, autonómicas y generales de su mercado interior, de España. El banco de Botín ya cuenta con una tradición en la relación con las fuerzas políticas, con el poder. Desde la UCD hasta el PSOE, pasando por AP primero y PP después han `despachado´ con el fallecido Emilio Botín.

Ha sido siempre, de una u otra forma, una visita (despacho) obligada, una tradición rota en parte por el actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy (una foto que confirmaba las buenas relaciones entre el presidente electo y líder bancario, entre el político y el banquero, el poder y el dinero) lo cual no ha evitado que se hayan producido contactos y sintonías, puentes y apoyos institucionales entre el PP y, en este caso, el Santander. En esta ocasión, las convocatorias del presente ejercicio, las primeras entrevistas, las de tanteo, ya tienen fechas aproximadas. Las primeras se producirán en marzo, serán de menor intensidad, como corresponden también a unos costes menores; los de una campaña local y autonómica representan una cuarta parte del gasto (o inversión) de unas generales.

Pero todas las formaciones deberán llamar a las puertas de la banca para solicitar financiación, apoyo económico. La incógnita más enigmática, una suerte de adivinanza, gira en torno a Podemos. La nueva formación viene acreditando intenciones de voto y un seguimiento popular que levanta pasiones y temores entre los sectores empresariales y bancario. Temores no tanto debidos a que se perfila como un claro ganador en las elecciones, si no a que contará, seguramente, con notable influencia sobre la elaboración legislativa y presupuestaria futura. Por tanto, es probable que cuenten con capacidad suficiente como para devolver el crédito que soliciten. Aunque la banca piense que el político no es un negocio rentable, es probable que en esta ocasión se vea obligado a tenerlo en cuenta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...