edición: 2785 , Martes, 20 agosto 2019
20/04/2012
La vinculación al riesgo soberano hipoteca el futuro de la banca

Banca y Gobierno de acuerdo en que no bastará con sanear

La factura de “la barra libre” del BCE se paga en desconfianza
Juan José González

A tenor de los primeros resultados trimestrales del sector financiero conocidos estos días –Banesto y La Caixa-, todo indica que el saneamiento de los balances –al parecer sólo en marcha y en serio en las dos entidades citadas- no será suficiente. En medios empresariales y políticos se afirma que la liquidez y la confianza, aunque son asuntos distintos, están íntimamente relacionados. El primero de ellos –la ausencia de financiación en el interbancario- es el producto de la desconfianza mutua entre los bancos. El segundo va mucho más allá porque la reestructuración bancaria dará origen a nuevas entidades que al mismo tiempo serán herederas de los problemas actuales. La morosidad, la mortalidad empresarial, el valor real de los activos, hoy por debajo del reconocido en los balances –por el inmobiliario- y otros problemas como el del tamaño del sector ante las nuevas exigencias de la demanda, dibujan un horizonte nada halagüeño para el negocio bancario.

Pero resulta que los problemas han tomado una deriva por la que los bancos se han visto seducidos por la mecánica de las inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo a un precio irrepetible e irrenunciable, lo cual ha servido, además de salvar las cuentas en el presente y en el futuro, para enredarse en una peligrosa vinculación de los bancos al riesgo soberano, al utilizar buena parte de la liquidez tomada en el BCE en la adquisición de bonos públicos. Y es ahora cuando comienzan a escucharse algunas reflexiones en medios bancarios que apuntan a que si la recesión se prolonga más de lo previsto (más allá de 2013) es más que posible que el valor de los activos siga sin recuperarse, es decir, que sigan valiendo menos de lo que recogen sus balances.

Este hecho es lo que reflejan a la perfección las cotizaciones de la banca europea en general, pero que será más evidente en el caso de los bancos españoles. El mantenimiento de los activos tóxicos en los balances bancarios y el remedio para corregir y limpiar las cuentas pasa por aplicar el saneamiento del Real Decreto Ley de 2 de febrero de 2011. Aunque con cierto retraso, las principales entidades han comenzado a provisionar y reconocer en su totalidad esos activos, lo que provocará la caída del beneficio, como ya reflejan Banesto y La Caixa en sus cuentas trimestrales, con ganancias testimoniales, aunque pasajeras.

Las dudas, en todo caso, surgen entre los grandes inversores, esos que en función de una décima o milésima de margen, añaden o borran de su lista de apuestas, países enteros. Se pone en duda la economía española por su prima de riesgo, déficit, desempleo y demás, pero se ponen en duda también las empresas y los bancos. Testigo de la magnitud de la duda es la salida de 96.000 millones de euros que han abandonado la economía española en el último año, y que recoge el Boletín Económico mensual del Banco de España. 70.000 millones corresponden a la venta de renta fija soberana, 18.000 millones a acciones de empresas cotizadas y líneas de liquidez a la banca por valor de 8.000 millones. Hay que aclarar que se trata de capital extranjero, no nacional, sino habría que hablar de fuga de capitales, otro problema diferente.

Para los expertos, las cifras citadas en el Boletín del Banco de España significan desconfianza hacia la economía, las empresas y la banca. En el caso del sector financiero, la incertidumbre se cierne sobre si el saneamiento aplicado por el Gobierno será suficiente para superar la desconfianza, mejorar el valor de los activos, sanear los balances y recuperar los márgenes: deberán demostrar que son fiables. En principio, se tenía bastante confianza en que la superación de la crisis en Europa –porque parecía financiera- pasaba por la banca, como una parte de la solución, y sin embargo, la dinámica señalada de tomar liquidez para adquirir deuda pública –al menos en el caso español- lleva camino de convertirse en un problema cada día mayor, en una nueva burbuja.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...