edición: 2325 , Miércoles, 18 octubre 2017
24/07/2013
Rinden cuentas

Banca y Gobierno presentan sus balances por separado

Primer semestre para la banca y aniversario del MoU para el Gobierno
Juan José González

Julio es el mes escogido al azar que hace coinicidir la presentación de, llamémosles, dos balances de actividad significativos para la economía. Por un lado, las entidades bancarias dan cuenta de sus resultados trimestrales que se transforman por acumulación en semestrales, medio ejercicio anual, y por otro el Gobierno hace también balance de un año desde la solicitud a la Unión Europea de rescate bancario. Dos balances con sus luces y sus sombras, con mejoras y avances, pero también con incumplimientos y riesgos para el futuro. La intención del Ejecutivo, como la de la banca, de presentar el final de la recesión, no significa, sin embargo, la salida de la crisis que unos y otros se apresuran a presentar ya como un logro de gestión política y financiera.

Por el lado del sector financiero, la banca parece haber cubierto los cerca de 56.000 millones de euros que indicaban los test de estrés como necesidades de recapitalización mediante la inyección de recursos públicos. Lo cual no quiere decir que en este proceso se hayan eliminado todos los flecos que amenazan la credibilidad del discurso público sobre el fin de la reestructuración bancaria, ya que, como se sabe, dos entidades con peso significativo en el sector, como son, NCG Banco y Catalunya Banc, siguen en situación de disponibles a la espera de un socio financiero. Por tanto, la reforma del sector, muy avanzada y materializada, no oculta la dificultad de colocar finalmente las dos entidades fuera de la titularidad del Estado. Asimismo, la banca que ha recibido recursos públicos, básicamente las antiguas cajas de ahorros, han limpiado en gran parte sus balances de activos improductivos con destino al banco malo.

Son mejoras que el Gobierno puede presentar como gestor de su compromiso con el Memorandum of Understanding acordado con la UE, que contempla el  cumplimiento de 32 condiciones y que a día de hoy pueden darse por cubiertas. Luego, el balance del Ejecutivo, en lo referente al compromiso con Bruselas y al término del año de la solicitud de ayuda financiera, puede decirse que se salda en positivo. Dentro del balance del Gobierno puede incluirse también una mejor gestión del Tesoro Público, adelantando el calendario en algunos meses y reduciendo tipos (bono a diez años al 4%) y ampliado los plazos. Como señala un analista, hace apenas doce meses, con los mercados de emisión cerrados, el panorama no hacía presagiar que un año después varias empresas españolas (Repsol o Telefónica) llegaran a emitir a precios por debajo de los tipos del Tesoro. Y todo en un ambiente sustancialmente distinto a julio de 2012, hoy con menores tensiones en los mercados financieros y con una prima de riesgo a la mitad, avances sin duda debidos a esa mejor gestión.

Para la banca, sin embargo, el escenario del semestre que termina deja más sombras que luces. No se esperan resultados sorprendentes porque el sector ha provisionado cerca de 200.000 millones de euros pero deberá seguir provisionando porque la morosidad seguirá la alza y porque la cartera de créditos obligará a prolongar la fase de saneamiento. Por otro lado, el sector desarrolla su actividad en un entorno en el que, aunque con menores tensiones financieras, sigue acusando la falta de actividad económica y, por tanto, no se genera empleo. En líneas generales, las cuentas del sector sufre también la falta de actividad económica en un escenario en el que sigue inmersa en la limpieza de balances y con muchas dificultades, por no decir imposibilidad, de crecer orgánicamente.

Algunas estimaciones recientes, hechas por las casas de análisis, apuntan a que el sector presentará a lo largo de los próximos días mejores resultados trimestrales, con avances significativos para Caixabank y menores para Santander y BBVA, mientras que Popular y Sabadell mantendrán ralentizadas sus ganancias, Bankinter presentará un fuerte avance (el mejor del sector) y Bankia continuará en la línea de recuperación del  beneficio adelantada por la entidad hace pocas semanas.

La lectura de los resultados semestrales del sector, no va a conseguir ocultar las dificultades que tiene por delante para la segunda mitad del ejercicio, donde se seguirá notando el esfuerzo en la adaptación a los cambios regulatorios, la falta de actividad económica, la recta final de la reestructuración financiera y, en particular, la morosidad al alza. Pero también se esperan avances en la recuperación de los márgenes en la medida en que se siga avanzando en la reducción del tamaño, de costes así como un menor nivel de saneamientos que será efectivo para el próximo ejercicio.

Con todo, no habrá que perder de vista los mensajes de los consejeros delegados sobre la marcha del ejercicio pero, sobre todo, de las previsiones de un semestre más incierto que nunca, con menor inestabilidad financiera pero más incertidumbre política y social. Seguramente, en diferente longitud de onda, el Gobierno presente su particular balance en base a los avances de recuperación económica y haciendo hincapié en la diferente situación actual respecto a la de hace un año, cuando se daba por hecho la salida del euro de varios países así como la intervención de la economía española.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...