edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
20/05/2015
Más ajustes, menos sucursales

Banco de España apuesta por una nueva reorganización bancaria

Sugiere ajuste de la capacidad, incorporación de tecnologías y competir por servicios
Juan José González
Es el nuevo estatus del Banco de España, que en la nueva etapa de transmisor delegado del BCE, debe trasladar la idea de que la reestructuración financiera no está terminada, que faltan flecos. Confirma también que vendrá nueva normativa prudencial, y que está preocupado por la rentabilidad del sector. Mensajes que suenan a que las reglas del juego son otras y que viene mayor ajuste. Desde Fráncfort presionan para que los supervisores locales transmitan con urgencia y contundencia el mensaje que advierte a las entidades financieras de que las futuras quiebras no se cargarán ni repararán con cargo al Estado, a las arcas públicas. Las nuevas reglas del juego.
Nuevo estilo de transmisión de órdenes, un formato de comunicación del supervisor bancario local en su función de gregario o delegado de la autoridad monetaria; del Banco Central Europeo. Desde el comienzo de la etapa de Luis Mª Linde al frente del Banco de España, la visibilidad y puesta en escena de la institución eran dos problemas pendientes. El banco, limitado ahora por ley y por el BCE, despojado de un buen puñado de importantes funciones de control, juega otro papel, nuevo y distinto, pero sobre todo, desprovisto del poder y peso que le asistía en el pasado.

Las intervenciones de Gobernador y del subgobernador se han reducido a las comparecencias en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, en foros de moda o en sesiones de trabajo a puerta cerrada en Bruselas y Fráncfort. Por tanto, sus posibilidades de comunicación públicas con el sector financiero se han adaptado al papel de supervisor local al que le ha relegado la legislación europea. Para mostrar públicamente que sigue conservando el papel de vigilante y supervisor delegado, no rechazan intervención pública que se les ofrezca. Es una buena forma de comunicar sus objetivos y también de reafirmar una posición institucional.

Dentro de esas nuevas reglas de juego, el banco advierte que en adelante, habrá unos requisitos mínimos de absorción de pérdidas, que provocará cambios en las cuentas y balances de las entidades. Entre otros, ya nos será tan sencillo utilizar productos convertibles porque la nueva normativa establecerá limitaciones y problemas para las emisiones de deuda convertible. La primera consecuencia de esta nueva actividad es que la industria bancaria será más costosa como difícil su rentabilidad. Y uno más otro se traducirá en una menor libertad para la actividad financiera, lo que previsiblemente estimulará la creatividad bancaria.

Los mensajes del Banco de España, fieles a las nuevas directrices del BCE, vienen a poner un mayor énfasis en la necesidad de ajustar la capacidad del sector bancario español a la realidad del mercado. Y aquí el supervisor local advierte de nuevo sobre el riesgo financiero que supone para el negocio bancario unos tipos de interés bajos que además se prolongarán por más tiempo que el deseado. En este punto, se hace una sugerencia directa al sector para que, dada la coyuntura, las entidades modifiquen algunos puntos en la estrategia de productos. Es el caso de las comisiones cero que muchas entidades vienen aplicando como eje principal de la relación con la clientela y en la comercialización de algunos productos financieros. Sugiere el supervisor que a partir de ahora se haga hincapié en la prestación de servicios como argumento de competencia.

Pero el punto donde los responsables del Banco de España no dejan de mostrar su preocupación es por el tamaño del sector, el volumen de oficinas. El supervisor no parece dar por concluida la reestructuración del sector si en su discurso sigue incluyendo la necesidad de un ajuste de la capacidad. Mantiene que la rentabilidad del sector, además del rendimiento de buenos servicios, puede venir de la incorporación de los avances de la tecnología, asunto en el que están volcadas la mayoría de las entidades. También parece claro que el desarrollo de la operativa digital provoque más cierres de sucursales que, en último extremo, es lo que trata de comunicar, sin éxito, el supervisor. Quizás no es consciente de que el ajuste de oficinas y sucursales conlleva una fuerte reducción de empleos en el sector. Y esto sí que resulta difícil, por embarazoso, transmitir.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...